La gayola (o paja)


image

No quiero criticar, por mi desconocimiento, los métodos pedagógicos modernos, pero me parece un poco excesivo que se aleccione en la técnica de como hacerse una paja en los centros de enseñanza. La sexualidad es tabú, especialmente para quienes consideran que no lo es, o sea que sí, y pese a aprenderse del mismo modo natural que uno se lleva los alimentos a la boca, resulta que ahora precisa sistematizarse, como la geografía, o la física cuántica. Dibuja tus genitales, y si dudas acerca de tu homosexualidad, prueba; vamos, que para averiguar si uno es adicto a la cocaína o al hachís, es suficiente con probar, porque nada hay más natural en el mundo que proporcionar un momento de placer al cerebro, ese que entre impulsos eléctricos y hormonas, controla nuestra vida por encima de lo que llamamos voluntad, paja incluida. A él no le hacen falta lecciones de técnica, le basta con todo lo impreso en sus circuitos por siglos de evolución; estamos aquí casi a pesar nuestro, después de que hace unas decenas de miles de años un mono se puso definitivamente de pie; se conoce que así tenía una mano libre para meneársela, pero ahora, tantos siglos más tarde, hacemos pedagogía de la masturbación, como si la hubiesen descubierto nuestros abuelos en plena represión eclesiástica. La culpa de todo la tienen la derecha y la iglesia, que son intercambiables en sus responsabilidades sociales y políticas; la libertad del progresismo nos hará mejores, aunque sea cascándosela por ese placer que está en mis manos, o por ahuyentar los fantasmas con la cocaína, por eso de probar.

El Sr. O’Flahertie, que ni siquiera sé si está bien escrito, murió alcoholizado y homosexual en París hace ya bastantes años; no precisó lecciones de nadie para conocer su condición sexual y coger afición a la compra de paraísos artificiales en el fondo de un vaso vacío; fue, tal vez, el mejor escritor de la historia viviendo en una Inglaterra de té a las cinco y Dios salve a la reina. Su ironía exquisita –la única diferencia que existe entre un capricho y una pasión eterna es que el capricho suele durar algo más de tiempo- y su peculiar estilo precisaron una educación clásica, que terminó por alumbrar a un genio. De haber vivido en Trujillo, cuna de conquistadores, podría haber escrito “como hacerse una paja en tres sencillos pasos” en vez de “el retrato de Dorian Gray”. Saber donde está el punto G es más importante que leer a D. Camilo, el del premio y aumentar la intensidad de los orgasmos autoprovocados llegará a ser un tema para la tesis doctoral. Seguro que perdemos el lirismo, pero tendremos mejores corridas… de toros.

4 Responses to “La gayola (o paja)”


  1. 1 MOBA 18,noviembre,2009 en 10:59 am

    Como tantas veces, Pumarino, Ud. con sus tesis de rechazo a todo lo que no se parece o coincide con lo que le enseñaron y aprendió. Ahora ataca la idea de la enseñanza de la “sexualidad” y seguro que lo hace porque Ud. como la mayoría de los ciudadanos de ayer y de hoy, crecieron en la “ocultación” y a veces en la negación del sexo. Entre curas y no curas, pero siempre entre gente represora del sexo, se desplegó todo tipo de mentiras y falsedades, que en mucha gente hizo efecto y crecieron con los lógicos problemas, que luego pudimos observar y que aun persisten. No le voy a relatar ejemplos ni a demostrar nada, pero su postura no va más allá que la que adoptaría el Martínez-Camino. La sexualidad considero que es materia de enseñanza, aunque les pese a los represores y reprimidos de nuestra sociedad. Es lamentable que se cuestione esa necesidad, con independencia de que el personal docente fuere o no idóneo por su preparación o formación. Pero, aun con ese dato, si hubiera existido, de siempre, una docencia válida sobre la sexualidad, hoy, todos, estaráimos mucho mejor preparados para las relaciones y para relacionarnos. Lo penoso de todo es que siempre hubo enseñanza de sexualidad, pero impartida por curas y monjas, que lo único que nos enseñaron fue a negarnos y reprimirnos el sexo. ¿Es eso lo que Ud. pretende defender, Sr. Pumarino?.

    Y recuerde, Pumarino, masturbarse le puede dejar ciego. ¿O no era eso los que nos enseñaron en nuestros tiempos?

  2. 2 Alejandro Pumarino 18,noviembre,2009 en 1:54 pm

    Sr. Moba:
    Soy profesional y defensor de la educación sexual, de la evitación de embarazos no deseados, prevención de enfermedades sexuales y entender las relaciones como placer, no como medio de reproducción que dice esa iglesia que vd. critica tanto.
    Que la delegada de la tienda “Los placeres de Lola” de una charla sobre como hacerse una paja, es tomadura de pelo, porque entre la educación y la chanza, hay a veces una línea tan delgada como entre el amor y el odio. Existen cosas que no precisan especial enseñanza, aunque tengan que formar parte de esa educación a la que le hice referencia. ¿Probar por probar?. Como no sé si soy homosexual, pues pruebo… ¿Hacemos lo mismo con la cocaína?. Anda ya, hombre!!!!

  3. 3 PILAR LORENTE LORENTE 22,abril,2017 en 12:34 pm

    Quizás sea excesivo lo de los colegios.
    Aun asi a mi q también soy amante de la literatura y el romanticismo también me alegra saber q cada vez podemos conocer mejor como funcionamos y como podemis mejorar nuestra sexualidad al igual q aperendemos a amar…Si ,tenemos una base .estoy de acuerdo con usted..aunque mejorable q colaborará a ser más humanos cada vez…gracias a la curiosidad insaciable del ser humano.

  4. 4 Alejandro Pumarino 23,abril,2017 en 9:37 am

    Estimada Pilar:
    Muchas gracias por su participación en este espacio. Me llama la atención lo de la curiosidad, efectivamente, así empieza la “Introducción a la Ciencia” de Isaac Asimov, y convengo con vd. en que todo es curiosidad, como base del progreso de nuestra especie. La curiosidad con los límites exigibles por una mínima prudencia; de ahí el comentario irónico anterior sobre la cocaína, mejorar es tan posible como deseable aunque insista en mi escepticismo sobre la capacidad de progreso que se derive de este tipo de cursos, aún defendiendo, como hice con el Sr.Moba, una educación lo más completa posible a todos los niveles, incluido el sexual.
    Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: