Límite de la libertad de expresión


El Sr. Cuervo es otro ejemplo de la violencia contenida de la especie humana, que se canaliza frecuentemente a través del anonimato en internet. No hay interlocutores delante. No se sabe si el nombre es real o no. Incluso en este espacio, Alejandro Pumarino no deja de ser un seudónimo, un nick, o como quiera llamársele, si bien se intenta en todo momento, ser respetuoso con los demás. D. Aitor propone pegar tiros en la nuca a los banqueros y despellejar a quienes tienen una idea política diferente a la suya; ignoro profundamente si su partido o formación son del mismo talante democrático y ejercen la misma tolerancia que su acólito, pero el caso del Sr. C. Taboada ejemplifica como los extremos se tocan y se puede instaurar la más extrema de las dictaduras mediante la prohibición en nombre de la libertad.

0 Responses to “Límite de la libertad de expresión”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




mayo 2014
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: