Pablo Iglesias (VII).


Nuestro recién estrenado líder europeo, ha cosechado aplausos, que están prohibidos, en su primera rueda de prensa en Estrasburgo, con su carismática coleta y su camisa a cuadros, que terminan por conformar un uniforme con más atavismos que los trajes perfectos de Armani. Vende populismo barato y muchos ciudadanos desencantados compran el castigo a los grandes partidos, muchos de cuyos conspicuos son corruptos, más que la ilusión de un seguro desencanto con la utopía infantil que ofrece esta izquierda trasnochada y bolchevique. Me aterra que muchos votantes pretendan, no la victoria de su líder carismático, sino la desgracia común y generalizada de los regímenes que admira el Sr. Iglesias, como el cubano, en el que solo los privilegiados de la casta dominante y poderosa, sufren los placeres del capitalismo que niegan a su afortunada ciudadanía, pletórica de derechos y prebendas. Un peligro.

Por cierto, el automóvil está estacionado en la plaza número 87.

0 Responses to “Pablo Iglesias (VII).”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




junio 2014
L M X J V S D
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: