Cuestión de fe


No tengo nada particular contra la hermana del Rey, no la conozco y mi interés en hacerlo es más buen escaso, de modo que a quien suscirbe le importa más bien poco el futuro de la Sra. de Urdangarín, que se sentará en el banquillo tras la instrucción del juez Castro. Me alegra, eso sí, comprobar que las instituciones en este país funcionan, que queda algo de independencia judicial y que las altas esferas no están libres de recibir todo el peso de la ley en caso de que incumplan las normas establecidas. Este es el ejemplo. Esto hace recuperar parte de la fe perdida en la especie humana. Por lo demás, enhorabuena al Sr. Castro y toda suerte de venturas a Dª Cristina de este punto en adelante.

0 Responses to “Cuestión de fe”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: