Reflexiones irreflexivas (I)


Hoy puede ser un buen día, hoy como otro cualquiera, quiero decir, y retomar el espacio que lleva un mes silenciado por el trabajo, la ansiedad, una absoluta falta de tiempo y otros males tan frecuentes como innecesarios, a poco que reflexionemos sobre el particular. Treinta largos días en los que ha sucedido un poco de todo, sin que se viese trasladado a esta pequeña ventana al mundo exterior que comparten conmigo media docena de amigos, fieles seguidores, a quienes desde aquí, les vuelvo a agradecer su fidelidad.

Amaneció en Asturias un día gris, triste, con bastante lluvia y viento, que no invitaba siquiera a ser festivo, pese a las calles vacías, sin atisbo de celebraciones, de banderas, grímpolas ni las mal llamadas señas identitarias tan propias de una fecha señalada. Me alegro. Esta región agoniza en lo económico, retrasada su comunicación con la meseta, en un letargo crónico, enfermizo, resignado, tan alejado de ciertos tiempos incendiarios en los que se miraba al norte con respeto en vez de con una melancólica indiferencia. Que cambie para mejor.

3 Responses to “Reflexiones irreflexivas (I)”


  1. 1 Amelia 13,octubre,2015 en 12:54 pm

    El ritmo que la vida nos impone, en la mayoría de las ocasiones, se asemeja a la dictadura ,a la cualquier sustancia , someten a los drogadictos, siempre pidiendo más y más, sin verse satisfechas nunca. Deshabituarse es complicado. Mientras tanto , esta Asturias nuestra evoluciona lenta, quizá, reservando su encanto para, que en el momento en que nos sea permitido disfrutarla , la veamos como en otros días pasados.
    Siempre es un placer leerle .

  2. 2 José Sirgo 13,octubre,2015 en 1:54 pm

    Hola amigo: Bienvenido de nuevo al mundo!!!!!!!. Es evidente que tienes una prosa y lenguaje agradable, no exento de determinados conocimientos, a veces muy profundos. Pero eso no tiene nada que ver con lo que cuentas en tu “renacido” blog.
    Te lo he dicho miles de veces ( igual fueron novecientas, perdón): trabajas mucho y de forma compulsiva. Junto con el IPhone, el trabajos en general es tu otra droga. Y recuerda: solo se vive una vez y aveces dura poco…..
    Por tu bien y por el de los amigos que te queremos, haz el puñetero favor de levantar el pie!!!!! Joderrrrrrrr!!!!!!
    Pues eso.

    • 3 Alejandro Pumarino 13,octubre,2015 en 3:58 pm

      A ver…
      Uno hace lo que puede, o más bien lo que le dejan. El trabajo no es malo, pero la sobredosis resulta nociva a cualquiera, sin ser una cuestión de dependencia, más bien de imposición, muchas veces innecesaria, pero sin que quien suscribe tenga aún el discernimiento para delegar lo superfluo. Espero que sea uno de esos asuntos que el tiempo se encargará de resolver.
      Muchas gracias a los dos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: