La mona Laia


Los restos de un primate, la mona Laia, con unos once millones y medio de años, en tierras catalanas, llevó a periodistas regionales a preguntarse, y hacerlo a los científicos, si era posible que españoles y catalanes descendidiésemos de diferentes monos.

Supongo que la cuestión trataba de reforzar el hecho diferencial, aldeanismo moderno consistente en remarcar siempre lo que nos separa, generalmente algo menos sólido y vinculante que todo lo que nos une y que ciertos sectores de la sociedad catalana no entiende demasiado bien.

Un gobierno autonómico que financia a una institución cuyo fin es publicar que Cirstóbal Colon o Erasmo de Rotterdam eran, en realidad, catalanes, no extraña que defienda el diferente origen del ser humano para ellos mismos y para el resto de comunes mortales. Lo malo es que el Sr. Artur Mas ha tenido que pedir dinero para pagar a los farmacéuticos que no están dispuestos a seguir financiando la medicación de los pacientes, que no  liquida a sus proveedores. El dinero, lógicamente, vendrá de la España que les roba y que igualmente sufraga los absurdos y perniciosos gastos de las soflamas independentistas. Vergonzoso.

 

0 Responses to “La mona Laia”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: