Internet


Un amigo mío, ingeniero de profesión, me preguntó una vez si sabía yo lo que era internet, definiéndolo en dos palabras. Mis respuestas, que si una red, la red o similares, se acompañaron de una socarrona sonrisa por parte de mi interlocutor que me respondió:

-Un negocio.

Whatsapp, adquirida por Facebook, deja de cobrar a sus usuarios el dolar anual -no es una cifra excesiva- que venía percibiendo por la prestación de sus servicios. Si consideramos que unos novecientos millones de usuarios emplean este programa, la renuncia a otros tantos millones de dólares, no me parece moco de pavo ni mucho menos.

Tampoco termino de creer que la empresa actúe movida por la generosidad o el altruismo, tristemente escasos en este mundo occidental que nos rodea; más bien pienso que los datos facilitados a las multinacionales, los hábitos de navegación, la publicidad encubierta en mayor o menor medida, tienen un valor sensiblemente superior al del servicio que ofrecen “gratuitamente”.

Mi preocupación no estriba en que Machachussets sea conocedor de mi costumbre de apostar al partido del domingo, o que visito alguna página de adultos, me aterra la injerencia que pueda tener sobre nuestra libertad, el exceso de información que determinadas empresas comerciales tengan sobre nuestras vidas, especialmente sobre esa parte de ellas que no comentamos diariamente con nuestro vecino de puerta. Todo termina en una especie de globalización masiva en la que nuestras necesidades dejan de ser propias para determinarse por parte de los intereses que determinadas compañías tengan en el crecimiento de ciertos departamentos. Y el ejemplo que nos ocupa es claro: Hasta hace diez años, vivíamos perfectamente sin las redes sociales ni la mensajería instantánea, mientras que a día de hoy es imposible departir con los amigos tomando unos culetes de sidra, porque la mayoría de nosotros estamos, inducidos por esa necesidad creada, tecleando estúpidamente mensajes que no son necesarios, dirigidos a gente a quien, las más de las veces, tampoco les interesan.

2 Responses to “Internet”


  1. 1 José Sirgo 27,enero,2016 en 2:50 pm

    Querido amigo, no entiendo cómo es que has tardado tanto tiempo en llegar a esta conclusión, máxime cuando te considero un “friki” de las nuevas tecnologías, de las que haces abundante uso.
    Si bien entiendo que por tu trabajo, empresas, etc es algo que puede resultar casi obligado, cuando estás en tu tiempo libre, te pasas dos pueblos dandole al dedo y creo que muchos de esos mensajes son de VICIO y no de comunicación comercial……
    Yo sigo siendo bastante aldeanu en muchas cosas y recurro a ti cuando tengo dudas, pero reconocerás que tengo razón, no?

    • 2 Alejandro Pumarino 27,enero,2016 en 3:44 pm

      Estimado Sr. Sirgo:
      Qué duda cabe. Efectivamente, caemos en la necesidad creada por los demás, una suerte de mundo feliz de Huxley, en el que la libertad de comunicación, por ejemplo, no quiere decir más conocimiento ni más libertad del individuo. A título de reflexión, claro…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: