El Celler de Can Roca


Coral: en una cucharilla, ostra ying-yang sobre mar de salsa de ajo negro. Ceviche de dorada para iluminar (aún más) el plato…

Salmonete marinado con kombu, espuma de higo chumbo, anémona, salicornia, lima y vinagre de katsuobushi.

Así se come en el considerado el mejor restaurante del mundo, El Celler de Can Roca, donde las reservas se hacen para el sábado… dentro de un año. Personalmente no me atrae en exceso la literatura que conforma el nombre de cada uno de los platos, de hecho, el vinagre de katsuobushi jamás falta en mi despensa; pero lo que me ocasiona un rechazo frontal es la cantidad ofrecida de cada una de las especialidades. Sé que son once platos, pero la realidad es que no pasan de once bocados, con lo que la “explosión” de sabores, dado el número de la oferta y la complejidad de cada creación, se convierten en un “potpourri” para olfato, gusto y tacto (referido a las texturas), capaz de enloquecer al comensal más experto.

Por otro lado, resulta imposible conocer si las creaciones del extraordinario “chef” están bien o mal elaboradas, pues en ningún otro restaurante del mundo, que yo sepa, se ofrecen estos platos. Una lubina a la espalda puede degustarse en miles de restaurantes y casas de comidas con menos pretensiones, a lo largo de esta vieja piel de toro, y ello permite al viajero comparar el pescado gallego con el valenciano y la elaboración vasca con la asturiana, por poner varios ejemplos. Difícil tenemos tal extremo con los restaurantes de “nueva expresión”, creador cada uno de sus muy particulares platos, que convierten en artistas a los cocineros. Dar de comer es una necesidad, convertirlo en arte es la evidencia de que tenemos todo lo necesario y hacemos del esnobismo una virtud.

P.D.: Para saber lo que era la salicornia tuve que mirar la Wikipedia.

1 Response to “El Celler de Can Roca”


  1. 1 José Sirgo 15,marzo,2016 en 2:14 pm

    Querido amigo, creo que ni yo podría haberlo expresado mejor. Oralmente de acuerdo. Como tú bien sabes, estoy en las antípodas de estas mal llamadas nuevas “cocinas” o de expresión (otra parida moderna).
    Eso de no poder ir el día que quieras o te apetezca y esperar un año!!!! para que te permitan ir a este show, donde no sabes lo que comes ni si está bien preparado, pero te lo cobran como si de piedras preciosas se tratase…..eso me demuestra, una vez más, que un bobu fai un cientu.
    No sé yo si sabria hacer un rubíel/besugu o lubina al horno, un pulpu con patatines, o cualquier guisu de los que tú y yo sabemos.
    No cambio esos peces que compartimos en mi casa, por todos los inventos que ofrece esta gente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 384 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: