El pájaro


De El Cairo a Heathrrow hay mucha distancia, excesiva hace apenas un par de miles de años, como para ocupar una vida, pero se conoce que ahora uno va como si nada, para cambiar la niebla londinense por el calor mediterráneo, a la sombra de las pirámides, o de la esfinge, que tanto da. El avión que los traía de regreso a la capital británica colisionó, en su maniobra de aproximación, con un pajarraco, a tenor de la imagen, algo mayor que un gorrión, parece ser, y ocasionó un boquete considerable en el morro de la nave, lo que no le impidió aterrizar con más problemas que el susto generalizado, imagino que empezando por el de la tripulación.

Uno se pregunta que hubiese sucedido si el ave despistada se hubiese topado con el cristal o con la turbina, imagino que con bastante más peligro que el agujero surrealista en el fuselaje del avión. Y reflexiona sobre lo próxima que pasa la desgracia cada día, sin que nos percatemos apenas de ello, y situando la distancia entre la vida y la muerte en apenas dos docenas de centímetros.

1 Response to “El pájaro”


  1. 1 José Sirgo 25,marzo,2016 en 2:37 pm

    Lo del pájaro grande me cuesta creerlo, yo me inclino mas por un parapentista que tuvo la mala ocurrencia de pasar por allí, no te parez????? Esi agujeru “surrealista”, como tú dices, parezme demasiao grande……..


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: