El barrio


Lo lleva dentro, impreso como un tatuaje; la elegancia se tiene o no se tiene, la clase no se hereda ni se adquiere, es un don de la naturaleza, como la estatura o la inteligencia. La de San Blas carece de todo ello, es basta, inculta, grosera, no posee buen gusto y se gana la vida vendiendo sus intimidades a voz en cuello por diferentes platós televisivos. La comparación de las dos imágenes pone de manifiesto un crecimiento marcada de los atributos, de las poderosas razones, casi en la misma medida que la falta de acierto en la indumentaria. Son evidentes unos kilos de más, sin contar el peso de la silicona o bótox labial, que es cosa fina. En fin, sobre la crítica al país que la mantiene como princesa del pueblo con elevados índices de audiencia en los reality shows, mejor correr un tupido velo.

1 Response to “El barrio”


  1. 1 José Sirgo 3,mayo,2016 en 12:59 pm

    Por mucho que invirtamos en I+D+I, no será fácil desprenderse esta fauna. Lo triste es que, al igual que comentabas lo del menor de los Rivera, esta gente saca mucho dinero por NO HACER NADA DE PROVECHO y siempre amparado por los seguidores “GILIPOLLER” (que tanto te gustó).
    Además del aumento de atributos, inversamente proporcional al cerebro, las últimas intervenciones quirúrgicas la dejaron más parecida a un Barden que a los Esteban……….. O no!!!!???????


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: