El precio


La madrugada del pasado 25 al 26 de Junio, más concretamente a las siete y media de la mañana, un joven de diecinueve años la emprenció a mazazos contra una marquesina en una parada de autobús, concretamente la situada frente a El Estanco en Mareo. Visto por un ciudadano, llamó a la policía y fue detenido gracias a su descripción, un tiempo más tarde.

Lo tristemente dramático del hecho es lo absurdo del vandalismo, que en nuestro país, es además, extraordinariamente barato. Hace dos o tres años, unos jóvenes españoles destrozaron unas banderas en un país centroeuropeo, hecho por el que terminaron con sus huesos entre rejas y sorprendidos por la pena impuesta. “No sabíamos que era para tanto” fue la respuesta de los chicos, algo parecido a lo que contestará en autor del destrozo en Mareo dentro de poco tiempo, porque a más descaro, son sobradamente conocedores del alcance de sus actos.

Una pena de privación de libertad, una pena breve, se entiende, medida en días simplemente, es más que bastante para disuadir a nuestros simpáticos viandantes de destrozar papeleras, paradas de autobús, farolas o lo que encuentren a su paso, tratándose de una medida convincente, al menos para quien cuando sale por la noche y ve las flores en un jardín, siente más deseo de arrancarlas que de admirarlas.

 

2 Responses to “El precio”


  1. 1 José Sirgo 9,julio,2016 en 1:06 pm

    Esto que mencionas hoy en tu blog, es algo que, por tan repetido, ya se ha convertido en un deporte estupido y propio de una sociedad que va en declive en cuanto a valores se refiere. Como digo siempre: FALTA DE EDUCACIÓN. Tanto los destrozadores que mencionas, como los grafiteros guarros (porque existen los artistas, aunque menos) son plagas que podrían erradicarse con una autoridad bien posicionada, lógica y que de verdad se preocupe del bienestar ciudadano, pero eso da miedo por la posible pérdida del “voto joven”…… y del buenismo. Todos ellos candidatos al desfibrilador de Imbeciles.
    No es por dar pistas, pero veras lo que va a pasar muy pronto con la nueva fachada de la antigua Escuela de Comercio, hoy denominada por los cursis Bussines School……..cuando quiten las vallas de la “obra eterna”. Mi idea sería instalar cámaras de vídeo vigilancia y pillar a los “Dalí-mierdas” y actuar contundentemente, como le pasó al erasmus español que tuvo la ocurrencia de pintar un banco de un jardín en Florencia,……

  2. 2 Alejandro Pumarino 9,julio,2016 en 1:37 pm

    Con él Gijon ultra por cierto. Unos meses de mili venían como anillo al dedo, y una autoridad más acorde con su razón de ser, lo mismo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: