La esclavitud


Pillada in fraganti, con la mano en el sobaco primero y en la nariz después. Trató de ser un gesto discreto, una comprobación rápida del olor corporal. En el salón de plenos del parlamento catalán hace calor y la moda tribal de la CUP pasa por ponerse dos camisetas, una de manga larga y otra de manga corta, generalmente reivindicativa, por encima.

No critico a la Sra Gabriel, al menos no lo hago con relación a ese discreto gesto para verificar si aún funcionaba su desodorante o si, cansada de todos los aromas, había regresado a la salvaje fragancia de sus axilas, parafraseando aquel famoso “Fa” de hace tantos años (y los limones salvajes del Caribe). No, porque es una preocupación natural en un medio como aquel en el que se desnevuelve nuestra activista revolucionaria e independentista, y porque implica además, un respeto al resto de sus compañeros. Un respeto que desprecia con su indumentaria transgresora, con su peinado, con las leyendas reivindicativas de sus camisetas, pese a suponer una esclavitud a la moda -a la suya, por supuesto- mucho más severa que la de quienes usamos -clásicamente- traje y corbata el desempeño de nuestra actividad laboral. El Sr. Iglesias acudió en mangas de camisa, como suele mostrarse siempre en público, a varias recepciones dadas por el rey, lo que expresa un profundo desprecio por la institución que representa, más que por la persona que ocupa el cargo; vistió una suerte de smoking en los premios Goya, haciendo pública de esa manera, su forma de expresar las prioridades. La camisa del Sr. Iglesias me preocupa casi tanto como las camisetas y el flequillo de la Sra. Gabriel; sistemáticamente la misma imagen, perfectamente estudiada y sobre la que son aleccionados por expertos en el particular, han de suponer necesariamente, un gran esfuerzo personal, a la vez que una absoluta ausencia de libertad para elegir lo que gusta o lo que apetece a cada cual en cada momento. Lo paradójico es que se preconiza el desenfado desde el más rancio encorsetamiento, algo también muy propio del progresismo solidario y comprometido que prohíbe en nombre de la libertad y para evitar males mayores. Se mira frecuentemente con desprecio a quien viste clásicamente -traje y corbata- pero se requiere un curso completo con master universitario, para adoptar la imagen de la izquierda implicada en la prolemática social de los desfavorecidos, ejercida desde la atalaya de camisetas “made in” Asia y zapatillas deportivas Nike o similar, con actitudes tan grotescas como el trasnochado signo de la ceja. Son esclavos que arrastran sus atavismos al grito de ¡vivan las cadenas!.

3 Responses to “La esclavitud”


  1. 1 J. L. Del Valle 16,octubre,2016 en 10:08 am

    Es la dura esclavitud de la imagen, que tan de moda está en el tiempo presente, donde prima el continente sobre el contenido.

  2. 2 Jose 16,octubre,2016 en 1:24 pm

    Es evidente, al menos para mi, que esta señora no aromatiza a sus compañeros de bancada solo con la “doble capa”. Creo que eso ya viene en los genes, porque por mucha moda que quieran ellos poner, la falta de limpieza es primordial, para uno mismo y su salud, como para aquellos con quienes compartes espacios. Otro de mis dichos, con perdón, es que “el que naz cochin, muere gochu” y el aspecto del personal, no tiene que ver con las prendas, sino de cuanto tiempo las pones y cuando te las quitas y las lavas.
    Como la educación en general, lo de la limpieza, necesita un reciclado.
    Y luego, que Dios te de pelo pa esto??????? señorrrrrr!!!!

  3. 3 Alejandro Pumarino 16,octubre,2016 en 6:37 pm

    Son dos aspectos, dos caras de la misma moneda; el término “perroflauta” se acuñó en su día para designar a asamblearios que, al margen de su carácter progresista o las razones de su política, no tenían una relación fluida con el agua, por la causa que fuese. Después, esa indumentaria quedó registrada como uniforme, siendo casi imprescindible a día de hoy, para diferenciarse del resto de comunes mortales, y convirtiéndose, como decía el Sr. del Valle, en una esclavitud de la imagen en la que prima en continente sobre el contenido. De todas formas, la higiene de las rastas que lucen algunos podemitas, se me antoja cuando menos complicada, y ahí debo suscribir la opinión del Sr. Sirgo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: