Las energías renovables no son rentables sin subvención a no ser que se elimine el impuesto al sol


Fue por Real Decreto hacia Octubre de 2.015 cuando nuestra administración decidió que las empresas eléctricas debían seguir cobrando a los “no usuarios” que se decantasen por las energías renovables; una especie de impuesto “al sol” y “al viento”.

En el año 1.984 se impuso en nuestra ciudad la tasa de aparcamiento por utilizar los lugares destinados a tal efecto, en el centro de la ciudad. El resultado fue inmediato y espectacular, apenas se vieron automóviles estacionados en las principales calles durante una buena temporada, que fue dando paso a la asunción indiferente por parte de la ciudadanía de esta suerte de impuesto revolucionario que, según ciertos profesionales del Derecho, supondría una violación de ciertos principios, toda vez que ya pagamos un impuesto -la “viñeta”- por circular y utilizar las vías públicas de la villa con nuestro vehículo. Esta indiferencia llevó más lejos la avaricia de nuestros representantes públicos que encontraron, no una forma de regular el número de plazas disponibles para optimizar su uso, sino una forma sencilla de hacer caja a costa del sufrido contribuyente. Así, la zona “azul”, de pago por aparcamiento en espacios públicos, se fue extendiendo -lo que le hace perder su finalidad inicial, de incrementar el número de espacios disponibles en el área centro- alcanzando la periferia y barrios especialmente alejados, siendo prácticamente necesario pagar en todos los sitios disponibles en la plaza.

Algo así sucede con las “renovables”, gravando con un impuesto -a todas luces injusto- la utilización de la luz solar. No hace falta ser profesional del Derecho para entender que la luz del astro rey es propiedad de todos y de nadie, hace posible la vida en la tierra, y no puede ser modificada, alterada, disminuida o eliminada a voluntad y deseo de ser humano alguno; de continuar así, no nos extrañaría que se crease un impuesto especial por respirar. El aire es imprescindible para la oxigenación de la sangre y -¿como no?- se arrogará el Estado su propiedad, para pasar la correspondiente factura a la ciudadanía que precise su utilización. Como quiera que la alternativa es muy mala, en un plazo no excesivamente largo de tiempo, viviremos resignados, pagando por el aire que respiramos, sin apenas pensar en ello, o simplemente, lo que es peor, sin darle importancia alguna.

0 Responses to “Las energías renovables no son rentables sin subvención a no ser que se elimine el impuesto al sol”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




octubre 2016
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: