La cabina


La fotografía está disparada en los antiguos jardines del Náutico, antes de cometer la barbarie arquitéctonica que vino pocos años más tarde. La cabina, verdadera protagonista de la instantánea, es un plastón urbanístico con tintes surrealistas, pero nos salvó tantas veces de la formidable bronca paterna avisando cinco minutos antes de la hora límite, que su presencia llegó a hacerse familiar entre los adolescentes de los años setenta. Los recuerdos de aquella época permanecen en mi memoria a todo color, casi como si hubiesen sucedido ayer; años antes, las imágenes de un chiquillo repeinado paseando junto a un hombre mucho más joven que yo ahora mismo, no llegan más allá del blanco y negro de las fotografías que no me atrevo aún a publicar.

0 Responses to “La cabina”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: