Pechonalidad


La chica de la fotografía, que responde por Martina, abandona su profesión de azafata para ser modelo, modelo de pechos grandes queremos decir, y resulta obvio a simple vista. Su pareja, expiloto, parece ser que abandonó los controles de la aeronave por ejercer como “manager” de la muchacha, que, aunque no está nada mal, no termina de agradar con semejante delantera; cada una de las defensas pesa sobre los tres kilos y pretende alcanzar los cinco, inyectándose sucesivamente suero fisiológico a través de cierto sistema que desconozco.

En Estados Unidos todo es a lo grande, desde los rascacielos a las pantallas del cine, los desiertos e incluso los melones -no frutales- de la modelo propuesta. No me parecen estéticos, ni llaman la atención más que como anécdota de gusto dudoso, pero no todo va a ser política en este espacio. Eso sí, espero que la próxima instantánea sea de más gusto e incluso disparada por el propio Pumarino.

1 Response to “Pechonalidad”


  1. 1 Jose 19,noviembre,2016 en 1:46 pm

    Efectivamente son excesivos. Su pareja no debía de tener muy claro su trabajo como piloto para dedicarse a navegar con estas dos moles, que además dudo que tenga sensibilidad para disfrutar de ellas…..en fin, no me gustan nada, estamos de acuerdo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




noviembre 2016
L M X J V S D
« Oct   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: