Dimite el jefe de la Policía Local del pueblo donde murió la niña de 12 años por coma etílico


Era previsible. Contaba las horas para que sucediese algo similar, para que alguien, persona o colectivo, vociferase contra el responsable de esta tragedia, encontrándolo, como no, en la administración, entre los políticos o, como sucedió en este caso, en la jefatura de la policía municipal. La chiquilla, pese a sus doce años, ya había sido devuelta al hogar paterno por parte de agentes del cuerpo, en estado ebrio, ya se reconoció por parte de su progenitor entonces, que no era la primera vez que sucedían hechos similares, pero la culpa de esta muerte absurda y triste, más triste que otras contando la edad de la fallecida, se encuentra entre los agentes municipales que no evitaron el botellón. Difícil lo tenemos, cuando a las fuerzas de orden público se les retira la fuerza, cuando un cachete a tiempo -sana medicina educativa- es considerado delito y supone una oden de alejamiento del padre de varios meses y cuando finalmente acabamos reclamando a un sistema pervertido por nosotros mismos, las garantías que no puede alcanzar porque interfiere con una libertad mal entendida.

2 Responses to “Dimite el jefe de la Policía Local del pueblo donde murió la niña de 12 años por coma etílico”


  1. 1 José Sirgo 23,noviembre,2016 en 1:55 pm

    Lo que realmente me parece vergonzoso es que todavía se pasen la pelota todas las partes implicadas. TODOS!!!!!, pero fundamentalmente los padres, son culpables de este triste resultado final. Hace muchos años que, sin ser restos del botellon, me encuentro con niños y niñas de edades similares que salen de “bebederos” autorizados, en condiciones lamentables. Si estos chicos no tienen que les hagan un control de su estado en su propia casa, la cosa ya empieza a fallar ahí. En cuanto a la vigilancia policial, inducida o consentida desde los Ayuntamientos, no es menos lamentable. Yo, personalmente he tenido hace poco una reunión con el responsable de nuestra seguridad ciudadana por otros motivos y se escuda en la “falta de agentes” para vigilar. Vd. que me conoce, no pondrá en duda la contundencia con la que le respondí y argumenté lo cómico de sus explicaciones. Eso merecería otra entrada.
    La conclusión: entre todos la ayudaron, desprotegieron y no educaron y ella sola se murió. Muy triste

  2. 2 Alejandro Pumarino 24,noviembre,2016 en 7:18 pm

    Totalmente de acuerdo, Sr. Sirgo. Además, tiene vd. una larga y dilatada experiencia en esta ciudad, a tenor de la fotografía que se publicará mañana…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: