Más Belén Esteban


María de Mora fue famosa por poner en contacto a caballeros adinerados con damas de reconocido prestigio o popularidad, para cenar juntos, a cambio, eso sí, de insultantes cantidades de dinero. Nadie habló explícitamente de sexo, pero, como señaló en la entrevista “cada una era libre de hacer lo que le pareciese”. Al parecer, la de San Blas, la princesa del pueblo, la plañidera tronista de plató en plató, recibió una de esas llamadas, sugiriéndole la posibilidad de cenar con un señor árabe, también con compensación económica de por medio, afirmando la Sra. Esteban haber declinado la invitación.

Uno, en su ignorancia, solo puede concluir dos cosas: La primera, que nuestro caballero oriental desconocía, en el momento de la proposición, el alcance intelectual de Dª Belén, aunque tal vez no fueran tales luces las que pretendía encender nuestro mecenas. La segunda, que el puterío está mucho más extendido de lo que parece y que, siguiendo las directrices de Dª Carmena, que pretende acabar por decreto ley con el oficio más antiguo del mundo, nuestro amigo árabe debería verse denostado públicamente en los medios, y la buena de Belén, defendida de los explotadores sexuales, miserables aves rapaces que andan sueltas, acechando a pobres muchachas, como la que nos ocupa. Una auténtica pena.

1 Response to “Más Belén Esteban”


  1. 1 J. L. Del Valle 24,enero,2017 en 2:50 pm

    Desconozco si a día de hoy en nuestro país, el oficio más viejo del mundo, tanto en su versión femenina como masculina, es una actividad legal, ilegal o alegal, pero lo que si es un hecho incontestable es que es una realidad cierta, que no se puede esconder bajo la alfombra con hipócritas fariseismos. A igual que en algunos países del norte de Europa, este sector económico, y sus trabajadores, deben de cotizar tanto a las arcas de la Seguridad Social como a las de Hacienda, y tener un riguroso control sanitario para el ejercicio de su profesión. Todo lo demás es hipocresía y negación de una realidad que está alcance de cualquiera de nosotros, tanto en su versión femenina como masculina. Lo que más nos molesta a algunos ciudadanos es la pretendida superioridad moral de quienes se creen con derecho a pontificar sobre aquello que se sale de su ideario político, y se consideran con el derecho de enviar a la hoguera mediática a todo aquel que no opine como ellos, al más puro estilo de los autos fe que promovía la Santa Inquisición.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: