Harry


El novio de Meghan es, al menos para mi, bastante menos atractivo, desde luego, mucho más mediático y también -por qué no decirlo- más afín, como uno mismo, a la cosa esta de la juerga, la “dolce vita” y la fiesta en general. Parece ser que Harry pasa la Semana Santa en nuestro país, bien asesorado por los consejos de su novia, que residió entre nosotros, y que su paso por la capital tendrá el carácter discreto de la realeza británica, solo salpicado por escándalos puntuales, de los que en buena parte, fue responsable el padre de la criatura. Inglés o guatamalteco, tanto da, sabe donde encontrar buena comida, atractivas damas y mejores caldos, asuntos en los que resulta verdaderamente difícil superar la oferta nacional; el Sr. Iglesias se empeña en que no representa un futuro prometedor vender sol y turismo de calidad a los foráneos, pero Harry piensa de forma diametralmente opuesta. Seguramente, si fuera ciudadano español en vez de príncipe británico, no votaría al Sr. Iglesias, como tampoco lo hago yo, y conmigo, cada vez menos desencantadas personas -no voy a decir gente- que ven en el populismo un futuro más oscuro que incierto.

0 Responses to “Harry”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: