La Acerona


La instantánea de hoy recoge una cola para subir al autobús en “La Acerona” allá por el año 1.966. En aquellos tiempos correteaba Alejandro Pumarino por la calle Calvo Sotelo, mientras autobuses urbanos, como el que se muestra en la fotografía, repostaban en el Garaje Sporting, esquina a la calle Caveda, con una vieja carpintería, casi toda al aire libre, se situaba en frente; también al raso, en la actual Manuel Llaneza, vendía su producto una carbonería, surtiendo las cocinas que echo de menos a día de hoy. Entonces, pasear hasta Palacio Valdés, a coger el antiguo Carreño (hoy FEVE) a Noreña, era toda una excursión para un chiquillo que empezaba a abrir los ojos al extraño y maravilloso mundo que nos rodea. Hoy, que han pasado tantos años, me evoca esta imagen los tiempos de mi infancia, muy especialmente por el anuncio de detergente Persil, que lleva el autobús urbano…

0 Responses to “La Acerona”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: