Archive for the 'Fotografía' Category

Irene Montero

La imagen -un montaje- muestra justas a la alcaldesa de Madrid, la “señá” Carmena, junto a Irene Montero, que pasó de las alabanzas podemitas a la persecución por cometer sacrilegio junto a Errejón, del mismo modo que aquellas obras migraban en una noche de las musas al teatro, que se decía entonces. Pero lo meritorio de la instantánea es el rictus de Dª Irene, entre niña bien enfadada y preocupación profunda de progresista militante por los problemas sociales de clases inferiores, a las que nunca peteneció, frecuentó o conoce actualmente. La fotografía demuestra una auténtica profesional, pero no de la política, sino del teatro, de la impostura, de la actuación; no me sorprende el apoyo de la formación morada a los titiriteros de turno, puede que sea una suerte de pago en especie de las clases particulares que reciben.

Errejón cabalga de nuevo

El silencio fue el arma mortífera con la que atacó al Sr. Iglesias, tan pagado de sí mismo que no supo de donde provenían los golpes. Guardó silencio cuando fue desterrado de la portavocía, cuando se le condenó en Vistalegre y urdió un plan tan frío como calculado, para asestar un golpe al reino de D. Pablo en el momento más oportuno. La imagen que ilustra la entrada de hoy nos muestra una pareja de amigos que terminó separada por la influencia de Yoko Ono, mujer en discordia; ignoro si Irene tiene algo que ver en todo esto, bueno en una parte sí, o que se lo pregunten a la señora Tania si la encuentran tras la columna en el Congreso de los Diputados. Que les vaya bonito.

Plaza de los Mártires

Tal era el nombre que tenía entonces, allá por el año 1.969, cuando todavía estaba detrás en la imagen, la estación de ferrocarril del Langreo, sobre el que comentamos en este espacio cuando adquirió -hacia esa fecha- una suerte de Talgo de segunda mano, que venía traccionado por aquella antigua y lenta locomotora de gasoil. Recuerdo aquellos automóviles, el restaurante Mercedes, entrando por Libertad a mano derecha, en el que jamás llegué a entrar -prohibitivo para los medios de mi familia- y los veranos como el que se muestra en la imagen, en los que pescábamos arrimados al muro de San Pedro o en Lequerica. ¡Juventud, divino tesoro!

La Habana

Ejemplo de la modernidad en Cuba y de los logros del dictador después de sesenta años de régimen. Miles de cubanos abandonando Estados Unidos para dirigirse a la paradisíaca isla caribeña, a disfrutar del sol y el bienestar social conseguido tras décadas de comunismo. Adalides en tecnología automovilística. Ejemplo internacional de conservación arquitectónica. ¡Viva Cuba Libre!

La cara oculta de la luna

La imagen que ilustra nuestra entrada de hoy muestra la cara oculta de la luna; fue tomada por una sonda, enviada por la NASA, allá por el 2.011 y, hasta ahora, es la de mayor calidad obtenida del rostro escondido de nuestro satélite. La agencia espacial china, con el secretismo habitual y propio de las democracias progresistas que representa el comunismo, colocó un satélite espejo, que permitiese la comunicación con una nave que alunizó hace escasas fechas. Tomará muestras e imágenes de ese lado secreto que inspiró tanta literatura y, con un poco de suerte, darán a conocer al resto del mundo sus avances en este sentido. Son necesarios. Es más, son imprescindibles. No puede cercenar el egoísmo ideológico la libre difusión del conocimiento, más en un tema como este, que nos muestra la pequeñez de todo cuanto nos rodea en comparación con la magnitud del universo, aún del cono de luz más próximo que es todo lo que alcanzamos a ver.

Un recordatorio dedicado a la cara oculta de la luna:

And if the dam breaks open many years too soon
And if there is no room upon the hill
And if your head explodes with dark forebodings too
I'll see you on the dark side of the moon

CAT

Todavía se adivinan las mayúsculas “CAT” bajo el luminoso horizontal de “supermercado” en la fachada principal del mercado San Agustín; la foto parece estar fechada en los años sesenta. Recuerdo haber acompañado a mi madre en la compra a aquel sótano, en el que un pequeño autoservicio me parecía enorme, y pedirle siempre alguna cuchería, cuando las chocolatinas “Plin” eran un tesoro entre los chiquillos. Tendría, muchos años más tarde, mi primer trabajo en Gijón en la calle San Agustín, en un deificio que no se había ni siquiera proyectado entonces. En estos primeros compases del año, las imágenes antiguas me hacen sentir más viejo de lo que en realidad soy, algo parecido a lacaricatura del abuelo Cebolleta en versión playa.

Comparaciones

Median décadas entre ambas instantáneas. Algunos edificios son los mismos, otros fueron derruidos sustituyéndose por impersonales bloques que restaron carácter y belleza a la villa; tampoco faltaron inmuebles que se reconstruyeron siguiendo el antiguo patrón con una nueva y moderna estructura. Yo recuerdo el tiempo en el que iba a Fomento a pescar “xorra”, antes de dirigirnos a Lequerica, donde entraba “el panchín” y nos agrupábamos un montón de adolescentes en el extremo del espigón. La zona era tranquila, con alguna pensión antigua, escasa iluminación nocturna y nulo interés turístico, a diferencia, por desgracia, de lo que sucede ahora, rebosante de establecimientos hosteleros donde corre más blanco que la espuma de la cerveza y hay más ruido del recomendable para la salud y el descanso hasta de los propios peces.