Archive for the 'Fotografía' Category

Otoño

Dos preciosas fotografías del otoño para la entrada de hoy. Tomadas de http://www.elmundo.es.

Plaza del Seis de Agosto

En fechas recientes se publicaba en este espacio una instantánea coloreada de la Plaza del Seis de Agosto de Gijón; el edificio de Correos y Telégrafos era nuevo, la estatua de Jovellanos ocupaba el medio de la plaza y apenas de distinguían automóviles o autobuses. Buceando en las publicaciones de Gijón en el Recuerdo, encontré esta imagen que se fecha en 1.926 y que sorprende, a mi por lo menos, por el solar que ocuparía años más tarde Correos. Estremece ver Fernández Vallín, los locales que ocuparían después la zapatería y el Palacio de Cristal, o el antiguo edificio, al fondo de la imagen que se correspondería con el antiguo teatro Arango, actualmente cerrado.

No sé quien es nadie entre los peatones que circulan por la calzada y aceras prácticamente sin urbanizar; por la edad ya nos deben haber dejado, llevando en su recuerdo imágenes como esta, que nos resulta a día de hoy tan alejada como el Precámbrico. Cosas del tiempo.

Plaza del Seis de Agosto

No conozco el año en que se disparó la instantánea que generaría la postal de Garcìa Garrabella, pero recuerdo los edificios -desaparecidos hace ya años- frente a Correos y Telégrafos -entonces todavía existía telégrafo- y la ubicación de Jovellanos casi en el centro de la plaza del Seis de Agosto. Sorprende que no se vea un solo automóvil; aunque mis recuerdos sean en blanco y negro -como dije otras veces en este mismo espacio- no faltaban los Seat 1.200, el “cuatro-cuatro” y los antiguos taxis negros con una banda lateral verde, color de la costa de la que Gijón es orgullosa capital. Como decíamos ayer, han cambiado poco las cosas en estos años -escasos en cualquier caso- siendo objetivo, eso sí, el envejecimiento del cuerpo con achaques y limitaciones en las que ni siquiera pensabamos mientras correteabamos entre las vendedoras de verdura y los carros que bajaban de Somió.

Constance Queniaux

Constance Queniaux, en la imagen inferior, parece ser la propietaria del sexo femenino que muestra el óleo de la fotografía superior. Es curiosa la historia de esta mujer:

Nacida en 1832, hija de una madre soltera, trabajadora de la industria textil de Saint-Quentin, en el norte de Francia, Quéniaux entró en el cuerpo de bailarinas de la Ópera de París a los 14 años. En una época en la que las estrellas era italianas o rusas, la joven provinciana tuvo que conformarse con papeles de segunda fila, una “mediocre carrera” truncada por problemas de rodilla.

“Estas jóvenes necesitaban protectores y, con frecuencia, se convertían en cortesanas”, explica el escritor, que ha podido documentar como Quéniaux lo fue de Khalil Bey, que la consideraba “un amuleto que le daba suerte en el juego”. El agradecimiento del turco, además del de otros protectores, le granjeó cierta fortuna, que la joven supo conservar y hacer fructificar.

“Acabó su vida como una dama respetable y acomodada”, asegura Schopp, que la considera “un ejemplo de éxito, de alguien que supo romper el techo de cristal social de la época”. “Sufrió a los hombres, pero vivió rodeada de mujeres“.” Los últimos años de su vida parece haberlos dedicado a la filantropía, habiendo pasado a cierto anonimato, al menos para mi, que desconocía su historia, la totalidad de su vida. Cortesanas, eufemismo de prostitutas, y óleos precursores de la actual pornografía, el mundo ha cambiado poco estos últimos siglos.

 

Batman

Las instantáneas superior e inferior que ilustran nuestra entrada de hoy se corresponden con dos versiones diferentes de “Batman”, en una futura publicación más destinada al público adulto, habiendo sido censurada la primera de ellas por mostrar el órgano sexual del superhéroe. Por arte de magia (o de Photoshop), se ha oscurecido la región genital hasta hacerla prácticamente invisible, y no es que la imagen superior resultase escandalosa (de hecho la publiqué en este espacio en el que procuro especial cuidado con este tipo de asuntos) ni muchísimo menos.

Pues esta diferencia da para un debate en los Estados Unidos.

Manda huevos.

 

La Dársena

Conocí los tiempos en los que un barco viejo hacía las veces de discoteca, antes de verse dragada la dársena, cuando compartía espacio con lanchas y embarcaciones pesqueras; recuerdo todavía las grúas con su caseta de madera circulando sobre una vía algo por detrás de los norays, de los que tardé tiempo en ver que eran viejos cañones que tuvieron en el puerto de Gijón un fin pacífico y útil. Todavía guardo en la memoria los paseos con mis padres, antes de que la barandilla ofreciese seguridad al viandante cauto y temeroso que fui en la infancia. Una Cimadevilla oscura y misteriosa -misteriosa para mi, claro- se abría paso más allá de la Colegiata, del Palacio y de la plaza del Marqués. Ahora se han ido los barcos pesqueros, casi no recuerdo desde cuando se retiraron las grúas y el barrio alto, reurbanizado, es más turístico que pescador. Parece que fue ayer, pero han pasado más de cuarenta años, durante los que vi pasar amigos, crecer generaciones y envejecer pensando que el tiempo no discurría y que todavía guardaba algo de aquel chiquillo que paseaba por los jardines de la Reina con pantalón corto, en ese recuerdo que guarda mi memoria en blanco y negro.

La ausencia

Es difícil explicar la razón por la que uno se aparta de los hábitos adquiridos, por la que se renuncia a la válvula de escape que, para su autor, representa la libre expresión a través del blog, en un ejercicio de comunicación impensable hace pocos años; más complejo resulta aún justificar casi seis meses de silencio más que administrativo, pese a lo que-las estadísticas no engañan- tampoco ha descendido significativamente el número de visitantes, con lo que mi agradecmiento a los escasos habituales, se multiplica.

Han sucedido muchas cosas a lo largo de este tiempo; el gobierno ha cambiado de color, quedando a cargo de una formación política cuya representación parlamentaria no llega mucho más allá de los ochenta diputados, lo que constituye una excepción en nuestra historia democrática, y obliga a pagar el peaje del apoyo brindado por partidos poco afines al cumplimiento de nuestra Carta Magna, haciendo verdaderos equilibrios de funambulista para mantener ese carácter nacional e integrador de un partido socialista que puede comprometer su futuro electoral a corto y medio plazo.

La política es un entretenimiento, un “hobby”, que dirían los sajones; nunca esperé nada de ningún gobierno, nada me han dado, mientras contribuí con las cargas impositivas derivadas de las exigencias fiscales de todas las formaciones que llevaron las riendas del país durante los últimos treinta y cinco años. La cortina de humo, más densa que el fútbol y los toros, atribuidos al antiguo dictador, es contar el incumplimiento sistemático de las promesas electorales por parte de los diferentes líderes políticos, desde Zapatero a Sánchez pasando, indudalmente, por el gallego impasible, D. Mariano, verdadero experto en hacer lo contrario de los propuesto en su programa electoral. Mientras tanto, los bancos, multinacionales y grandes empresas, se convierten en los auténticos depositarios del poder. Tampoco es esencialmente malo, pues entre el capitalismo feroz que critica el progresismo y el socialismo bolivariano, tengo pocas dudas a la hora de escoger. Pocos estadounidenses desean ardientemente disfrutar de las libertades ni nivel de vida venezolanos, mientras miles de ellos buscan un futuro mejor entre las naciones adalides de ese modelo político y económico que tanto critica el Sr.Maduro.

La instantánea que ilustra nuestra entrada de hoy, es una fotografía de Marte tomada de la página de la NASA. Invita a la reflexión sobre lo efímero de nuestra existencia y lo irrelevante de la civilización en un espacio infinito (¿o no?) al que apenas hemos conseguido asomarnos con instrumentos rudimentarios. La verdad, como decía Arthur C. Clarke, y como de costumbre, será mucho más extraordinaria. Hasta entonces, buenos días a todos de nuevo.

 


noviembre 2018
L M X J V S D
« Oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 26 seguidores