Archive for the 'Humor' Category

Terrorismo nacional

Por fin un integrista de origen nacional, como el jamón ibérico o el queso Cabrales, aunque en este país, capaz de mofarse de su propia sombra, no quede exento el muchacho de toda suerte de memes en las redes sociales. Va el ejempo con estos tres que fueron virales.

Tania, ávida lectora

La exnovia del mesiánico lider podemita, “tuiteó” el mensaje anterior, criticando al Sr. Rajoy por reclamar “convate” contra la corrupción. Hace buena la frase del Sr. Rajoy, “cuanto peor, mejor”, la Sra. Melero porque, de lo que se trata es de manejar los arquetipos manidos hasta la saciedad, como “cultura”, “compromiso” y “solidaridad”; Dª Tania, como no puede ser de otro modo, es una “ávida lectora” y es que no cabe otra condición en todo podemita que se precie, aunque se conoce que ese hábito no hace al monje de la ortografía, pese a la rápida corrección del texto.

Lo peor de todo, es que no cabe disculpa; puso “n” antes de la “v”, lo que demuestra premeditación y alevosía en el error; del mismo modo, no utilizó un corrector, cualquiera, pues jamás hubiese permitido la aberración ortográfica anterior. Igual son cosas del corazón roto que no la dejan pensar en la s normas gramaticales.

Pablo Iglesias

En unas recientes declaraciones, el ilustre líder de la oposición a la oposición y al gobierno, confunde el wahabismo, versión rigorista de los suníes, con el wasabi, conocida verde salsa picante que se consume, habitualmente, en los restaurantes orientales. El Sr. Iglesias tiene un gran dominio del tono y la imagen ante los medios, y cualquier cosa, dicha con la suficiente seriedad, seguridad y rictus de rigor, tiene cabida como expresión del conocimiento y dones que adornan al irrepetible politólogo vallecano. Le sucedió algo así con una conocida auditora, PriceWaterhouseCoopers, actualmente PwC, pese a lo que el incidente fue ocasión de menos chanzas que el “cuanto peor, mejor” de D. Mariano, que suele liarse con el pueblo, el alcalde, quien lo vota y como llega a ser edil municipal; este wasabi se le atragantó a D. Pablo, pero no fue popular, tal vez con relación a esa especial tolerancia que los seguidores del líder morado tienen con sus conspicuos, a diferencia de que suele suceder con los simpatizantes de otras formaciones.

Kiko Rivera (otra vez)

Ignoro el tipo de cirugía que el Sr. Rivera refiere haber llevado a cabo, pero confiesa que, gracias a ella, es un hombre nuevo. Por supuesto que, para celebrarlo, se fue con su familia a París acompañado por sus hijos, de diferentes mujeres, y su actual esposa. La imagen que ilustra la entrada de hoy no permite apreciar verdaderamente una significativa pérdida de peso en D. Francisco, quien luce una espléndida calva sin cubrir por la habitual gorra, casi inseparable del artista discotequero, mientras permite apreciar que el tipo de dieta no es excesivamente saludable para la obesidad. Efectivamente, una hamburguesería, o establecimiento de comida rápida, la presencia de patatas fritas y refrescos (salvo que se tratase de productos “light”), no invita precisamente a la prudencia alimenticia ni a la dieta hipocalórica. Unas piezas de fruta, productos vegetales, agua y ejercicio, son mejores compañeros de viaje en la larga ruta hacia el normopeso. Sigue confirmando el hijo de la ilustre Sra. Pantoja, su proximidad a las teorías de Darwin, en las que juega el papel… bueno, el que le corresponde, que es suficiente.

Adriana Abenia

Ni tan siquiera tengo demasiada idea de quien es la bella muchacha que despierta de tal guisa a sus seguidores de Instagram, pero no me importaría empezar el día con una instantánea tan reconfortante y sugerente, como la de esa extremidad inferior izquierda discurriendo a lo largo de la sábana, más allá de donde pierde su casto nombre la espalda. Me resití a publicar otra instantánea similar de Alba Carrillo, y es que, desde mi punto de vista, las comparaciones son odiosas, más allá de la natural belleza que la madre natura otorgó a cada una de las féminas. En todo caso, escoger entre lo bueno y lo mejor, puede resultar verdaderamente difícil, sobre todo si, como sucede muchas veces, lo primero supera a lo segundo. Buen día.

¿Lavandería?

Corre por los mentideros cibernéticos la copia de la factura que ilustra nuestra entrada de hoy, y en la que, en un restaurante factura un euro con setenta y cinco céntimos por servicio de lavandería, suponemos que del mantel y servilletas, salvo que el establecimiento prestase otro tipo de servicios. Sorprendidos se quedaron los clientes, aunque antes debería haberles llamado la atención el precio del tiramisú, algo elevado con relación al resto de ítems, excluido el curioso cargo por la limpieza de la coldada. Vivir para ver.

Uñas vagina

A través de Instagram proliferan las imágenes de esta nueva moda sobre la estética ungueal, que cuando menos, parece cuestionable. Algunas de las instantáneas obtenidas son de un realismo sorprendente, hasta tridimensional, que implican un trabajo extraordinario a la estilista o manicura, o catedrático de anatomía, que tanto da. A mi, personalmente, la imagen de la instantánea no es de mi agrada; tal vez la edad -avanzada- me haga preferir el rojo pasión de toda la vida, la manicura francesa o el simple brillo, elegante a la par que discreto.