Archive for the 'Libertad de expresión' Category

Felpudos

El golfista Fernández Castaño publicó un “Tweet” en el que decía: “Vosotros pitais nuestro himno una vez al año. Yo utilizo vuestra bandera de felpudo a diario”, compañado de la instantánea que ilustra nuestra entrada del día.

En aras de la libertad de expresión, es menos ofensivo el “Tweet” que la institucionalización por parte de ciertos sectores de la afición culé, de las sonoras -nunca mejor dicho- pitadas al himno nacional; al fin y al cabo, el Fútbol Club Barcelona podría no participar en esta competición, o solicitar su inclusión en la liga francesa, incluso competir estrictamente en el ámbito de su autonomía. La actitud del Sr. F. Castaño es menos ofensiva que la pitada, al fin y al cabo, se restringe a su domicilio particular, lejos de expresar públicamente y en masa, hasta donde puede alcanzar la estupidez humana.

Isidro López

Isidro López -le faltan méritos para anteponer el “don”- ha sido indentificado por haber coaccionado a varios agentes durante una protesta junto a un edificio okupado este fin de semana en el centro de Madrid, coacciones negadas a EFE por fuentes del partido.

Según fuentes policiales, los hechos ocurrieron a raíz de una concentración en la calle Gobernador en apoyo a una veintena de personas procedentes de varios colectivos que habían accedido a un edificio municipal que ya había sido anteriormente okupado por el colectivo Patio Maravillas en 2015.

Debido a que la concentración impedía el tránsito de vehículos y el acceso de los agentes al inmueble para verificar si había existido una irrupción por la fuerza, y además no se había notificado a la Delegación del Gobierno, los agentes trataron de identificar a varias de las personas que se encontraban en la zona.

Las mismas fuentes apuntan que, cuando se dirigieron a la representante legal del grupo, esta se encontraba con tres diputados: uno de la Asamblea y dos del Congreso.

De acuerdo al relato de los agentes, el diputado en la Asamblea Isidro López se negó a enseñar su DNI y, tras mostrar su identificación de diputado en la Asamblea, les dijo: “De hecho tú estás bajo mi mando y te tienes que cuadrar, vosotros lo que tenéis que hacer es aprenderos las leyes, yo estoy aforado y no podéis hacerme nada”.

El hecho no pasa de ser una anécdota, pero impropia de un diputado; es extraordinariamente más parecida al capricho de un niño mal criado que guarda en la manga el as de su aforamiento para restregarlo por la cara del primer sujeto que se le ponga por delante, en este caso, un funcionario público en el ejercicio de su trabajo. Me parece lamentable. Como siempre, la conjugación del verbo dimitir es la asignatura pendiente de los políticos españoles, sean del partido que sean y tengan el cargo que se trate; en cualquier caso, y a la vista de la imagen que ilustra la entrada de hoy, la ciudadanía parece representada por un suido venido a menos, a menos que un pobre artiodáctilo paquidermo, quiero decir.

Ya hablamos de este ilustre político en este espacio en otra ocasión. Reproducimos su “Tweet” de entonces, en un debate con un rival político:

La CUP distribuye una caricatura del alcalde de Tarragona y un diputado del PP sodomizándose

Hay hechos que se califican por sí solos y en los que sobra todo comentario. La doble vara de medir, herramienta extraordinariamente útil entre el progresismo militante, permite el humor de trazo grueso sobre todo aquello que resulta políticamente incorrecto por no adscribirse al pensamiento único, lógicamente propio de morados y adláteres. Reflexionen ustedes un minuto sobre el resultado de realizar una caricatura similar con el Sr. Iglesias y Echenique, y claro, que el responsable de la chanza fuese un partido político y no una publicación satírica. Curiosa forma de ejercer la libertad, aunque sea la de expresión.

Sexo, porno y feminismo

Sobre la actriz popularmente conocida, del cine “X” ya habíamos hablado en este espacio y vuelve a ser noticia de portada arrastrada por las hordas podemitas que acaban de organizar un evento sobre “sexo, porno y feminismo” cuya instantánea ilustra la entrada del día. A mi me cuesta especial trabajo conjugar el “hardcore” de toda la vida, con el feminismo; basta bucear en media docena de páginas de internet subidas de tono, para descubrir que el trato recibido por la hembra de la especie en este tipo de producciones, suele ser degradante, con un perfil de relación sexual encaminada, exclusivamente, al placer del macho. Algunos sitios, conscientes del material que guardan, aclaran entre los títulos de crédito, que se trata de relaciones consentidas y que los protagonistas son actores, sin tratarse necesariamente de páginas especializadas en sado-maso. De todos modos, la cuestión se centra en que nuestra actriz -nuestra por su nacimiento-, se confesó progresista y adepta a Podemos, con lo que su profesión quedó automáticamente beatificada por el progresismo militante, que critica e impide la participación de azafatas en el Gran Premio de Jerez, como comentábamos unos días atrás. Preciso la luz podemita para entender como asociamos el feminismo a las producciones “X” y consideramos “cosificar” a la mujer la imagen de las azafatas en un evento de motociclismo. Pablo Iglesias gusta de cabalgar sobre sus contradicciones, pero me parece que se le empezaron a desbocar hace demasiado tiempo, y esto es solo otro ejemplo, e irrelevante, de ello.

“Tweetera” condenada

Es una vergüenza que en el país en el que la corrupción es una forma de Gobierno, alguien pueda ir a la carcel por bromear en un tuit.

Después de las imágenes, el “Tweet” de Pablo Iglesias al respecto. Merece pocos comentarios.

Efectivamente, uno que es liberal, que escucha las críticas del progresismo militante y se ve acusado de fascista por defender la libertad de expresión, se extraña profundamente del cambio experimentado por el Sr. Iglesias con tales opiniones. Si piensa que los medios de comunicación deben controlarse desde el gobierno ¿como defiende la actuación de Cassandra Vera (no se merece el “doña”)? ¿Tal vez porque sus ideas son próximas a las que tiene el líder morado? ¿Quiere eso decir que uno es libre para expresar segun qué opiniones?. ¿Qué sucedería si alguien desease la muerte al Sr. Echenique o afirmase que Errejón tiene la boca seca de chupársela a Pablo?. No quiero pensarlo, también es cierto que jamás se me ocurriría expresarme de tal modo por varios motivos; el primero por una cuestión de principios, educación y cultura. Y en segundo lugar porque, pese a todo mi carácter liberal, entiendo que deben existir límites a la libertad de expresión.

Colau

Catalana, natural de Barcelona, se dedicó desde muy temprana edad a ayudar al prójimo, liderando en principio, movimientos contra la guerra de Irak y después colocándose al frente de la plataforma de afectados por la hipoteca, desde donde fue catapultada a la alcaldía de la Ciudad Condal, compaginando hasta entonces, su actividad, con la de dirigir cierta ONG dedicada a la ayuda al inmigrante latinoamericano; en ambos casos -plataforma y ONG-, la ayuda brindada por nuestra lideresa no era altruista, sino extraordinariamente bien remunerada; según se comenta en ciertos mentideros, de tres mil novecientos euros mensuales en la PAH y una cantidad de siete cifras desde la institución que generosamente ayuda a los menos favorecidos. Tanto trabajo le impidió terminar sus estudios, quedando a treinta créditos de obtener el grado en Filosofía y Letras.

Pues esta señora, dechado de virtudes, generosidad y altruismo, ha cedido un local para que Otegi con su formación abertzale celebrase un acto público y se la denegó a las víctimas del terrorismo para una finalidad similar. Como decíamos hace escasas fechas, posiblemente también crea que Amancio Ortega sea un terrorista -de hecho su correligionario Iglesias lo dijo- y que su enriquecimiento no fue democrático. Seguramente lo fue el suyo, medrando puestos en instituciones en las que primaba el altruismo, término que no figura en el diccionario de la lideresa progresista y solidaria.

Lenguaje sutil del Sr. Iglesias

Preparando esta pregunta llegaba a la conclusión de que usted me iba a responder que el informe de los letrados le traía sin cuidado, pero como usted maneja la prosa de Lope con destreza, he estado reflexionando sobre la expresión que utilizaría usted”, continuaba el líder de Podemos. Era entonces cuando Iglesias le daba a Rajoy “varias opciones” para su contestación: “Me importa un comino el informe de los letrados, me importa un pimiento, un huevo, un rábano o me importa un pepino. O incluso tiene usted otras fórmulas más directas: me la trae floja, me la suda, me la trae al fresco, me la pela, me la reflanfinfla…“.

Hubo un tiempo en el que la oratoria parlamentaria despertaba la envidia o la admiración de quienes la escuchábamos, líderes como González, Fraga, Suárez e incluso Calvo Sotelo; quien fuera alcalde Madrid, D. Enrique Tierno y tantos otros, solían expresarse con corrección, no siempre exenta de ironía; gracias a las formaciones emergentes, a la desaparición del bipartidismo, a la auténtica democracia que nos trae el Sr. Iglesias, gracias a todo eso, digo, disfrutamos de mujeres dando el pecho en el Congreso, de ver como dos diputados -ambos varones- se besan en los labios, observarlos subir a la tribuna descamisados y arremangados -ejerciendo una notable falta de respeto hacia la institución y hacia sí mismos- y más recientemente oir al lider morado expresarse en términos tan inteligibles -sobre todo para sus conspicuos- como “me la suda, me la trae al fresco” o “me la bufa”. Luego crticaríamos al Sr. Trillo pur su simpático “manda huevos”, con la notable diferencia de que el político popular creía tener cerrado el micrófono, mientras el líder morado se dirigía al presidente del gobierno en pie, a micro abierto y retransmitido en directo por diferentes medios de comunicación, sí, esos que él quiere cerrar o controlar desde el gobierno. Increíble.