Archive for the 'Periodismo' Category

Lleno en Sol

El Sr. Monedero se apresuró a retirar este “Tweet” cuando se percató de haber utilizado las portadas matutinas de los diarios para increparles la no publicación de un hecho sucedido en la tarde del día de autos; le faltó tiempo para calificarlos de “medios basura” (suponemos que la información verz y la auténtica democracia vienen proporcionados desde La Tuerka) y también de que se atribuyese la culpabilidad de la omisión a la “gente”, si bien no  entiendo en absoluto qué quiere decir con eso.

Por si fuera poco, enuncia el podemita que la tercera fuerza del Parlamento llena la Puerta del Sol; una verdad a medias, pues si bien es cierta la primera parte -en números Podemos representa la tercera fuerza política- lo de “llenar” la Puerta del sol es un eufemismo, mal que le pese a los esfuerzos del Sr. Iglesias para que no fuese así. Efectivamente, se trató de conseguir un respaldo popular masivo, no conseguido pese a fletar autobuses -supongo que pagados con dinero venezolano- desde diferentes partes de España para evitar un sonoro fracaso. El Sr. Ojeda se lo explicó con su gracejo Andaluz: Cinco mil personas en Sol y veinticuatro mil en Las Ventas, tampoco los diarios se hicieron eco en primera página del lleno taurino, seguramente la indiferencia es más rentable a los aficionados, que pueden ver prohibida la fiesta en nombre de la libertad que nos imponen las formaciones emergentes.

Alba Carrillo

Las dos instantáneas corresponden a la misma muchacha, eso sí, tras pasar por quirófano en la inferior, en la que se aprecian cambios sustanciales en los pómulos y en la nariz, especialmente, además de verse modificada la proporción del óvalo facial. Alba Carrillo resulta más atractiva, desde mi punto de vista, en la imagen superior, en la que, por cierto, guarda un extraordinario parecido con una excelente amiga mía, que seguramente leerá esta entrada. No siempre es bueno elegir la imagen como seña de identidad, sobre todo si la cambia uno artificialmente, aunque parece resultar imprescindible en el amarillismo de unos medios que muestran cualquier cosa, menos la triste realidad que suele esconderse tras bambalinas. Una pena. Me gusta más en la primera imagen, insisto.

“Tweetera” condenada

Es una vergüenza que en el país en el que la corrupción es una forma de Gobierno, alguien pueda ir a la carcel por bromear en un tuit.

Después de las imágenes, el “Tweet” de Pablo Iglesias al respecto. Merece pocos comentarios.

Efectivamente, uno que es liberal, que escucha las críticas del progresismo militante y se ve acusado de fascista por defender la libertad de expresión, se extraña profundamente del cambio experimentado por el Sr. Iglesias con tales opiniones. Si piensa que los medios de comunicación deben controlarse desde el gobierno ¿como defiende la actuación de Cassandra Vera (no se merece el “doña”)? ¿Tal vez porque sus ideas son próximas a las que tiene el líder morado? ¿Quiere eso decir que uno es libre para expresar segun qué opiniones?. ¿Qué sucedería si alguien desease la muerte al Sr. Echenique o afirmase que Errejón tiene la boca seca de chupársela a Pablo?. No quiero pensarlo, también es cierto que jamás se me ocurriría expresarme de tal modo por varios motivos; el primero por una cuestión de principios, educación y cultura. Y en segundo lugar porque, pese a todo mi carácter liberal, entiendo que deben existir límites a la libertad de expresión.

Lenguaje sutil del Sr. Iglesias

Preparando esta pregunta llegaba a la conclusión de que usted me iba a responder que el informe de los letrados le traía sin cuidado, pero como usted maneja la prosa de Lope con destreza, he estado reflexionando sobre la expresión que utilizaría usted”, continuaba el líder de Podemos. Era entonces cuando Iglesias le daba a Rajoy “varias opciones” para su contestación: “Me importa un comino el informe de los letrados, me importa un pimiento, un huevo, un rábano o me importa un pepino. O incluso tiene usted otras fórmulas más directas: me la trae floja, me la suda, me la trae al fresco, me la pela, me la reflanfinfla…“.

Hubo un tiempo en el que la oratoria parlamentaria despertaba la envidia o la admiración de quienes la escuchábamos, líderes como González, Fraga, Suárez e incluso Calvo Sotelo; quien fuera alcalde Madrid, D. Enrique Tierno y tantos otros, solían expresarse con corrección, no siempre exenta de ironía; gracias a las formaciones emergentes, a la desaparición del bipartidismo, a la auténtica democracia que nos trae el Sr. Iglesias, gracias a todo eso, digo, disfrutamos de mujeres dando el pecho en el Congreso, de ver como dos diputados -ambos varones- se besan en los labios, observarlos subir a la tribuna descamisados y arremangados -ejerciendo una notable falta de respeto hacia la institución y hacia sí mismos- y más recientemente oir al lider morado expresarse en términos tan inteligibles -sobre todo para sus conspicuos- como “me la suda, me la trae al fresco” o “me la bufa”. Luego crticaríamos al Sr. Trillo pur su simpático “manda huevos”, con la notable diferencia de que el político popular creía tener cerrado el micrófono, mientras el líder morado se dirigía al presidente del gobierno en pie, a micro abierto y retransmitido en directo por diferentes medios de comunicación, sí, esos que él quiere cerrar o controlar desde el gobierno. Increíble.

Terrorismo y democracia

25% de paro y Amancio Ortega tercero en el ranking mundial de ricos. Democracia ¿Donde? Terrorista ¿Quien?“.

Ese es el contenido de un “Tweet” que el Sr. Iglesias publicó en dicha red social, concretamente el día 7 de Agosto de 2.012, y que cobra hoy especial interés, a tenor de unas declaraciones que el líder morado ha realizado en Onda Cero entrevistado por el Sr. Alsina. Afirma D. Pablo que lo sucedido en Alsasua con los guardias civiles, es una “pelea de bar” (sic) y que es imprescindible tener mucho tiento en qué se califica de terrorismo, dada la relevancia que tiene el concepto en sí mismo. Olvidó el Sr. Iglesias su propia filosofía cuando calificó de terrorista al Sr. Ortega, empresario de éxito que da trabajo a decenas de miles de personas en España y centenares en todo el mundo; supongo que teniendo idéntica exquisitez y tacto lingüísticos, calificar de terrotista al dueño de Inditex es tan aberrante como inmoral.

Pero es mayor aún la perversidad del líder podemita cuando se pregunta donde está la democracia. La respuesta es bien sencilla, está aquí, en el momento que se publican tales declaraciones y que un servidor puede escribir este comentario; tendrá sus imperfecciones, como todo, pero es el menos malo de los sistemas políticos. Claro que el carácter torticero de la formación morada es de amplios límites; ellos nos ofrecen la “verdadera” democracia, o la aumentan en cantidad: “Más democracia”. ¿Lo que disfrutamos ahora no lo es?. ¿La libertad de opinión y de prensa existente es molesta para D. Pablo, que prefiere medios de comunicación controlados por el gobierno?. ¿O fue democráticamente como se purgó a la cúpula y conspicuos del partido que fueron proclives a las ideas errejonistas?. Mucho me temo que la mano estalinista del Sr. Iglesias resulte más patética que la libreta azul del Sr. Aznar y, sobre todo, más peligrosa, porque la ofrece envuelta en esa piel de cordero que representaría la participación auténtica y verdadera, condicionada a la mordedura del lobo que oculta bajo ella.

Todos contra el Ibex (heréticamente)

El próximo miércoles, el Sr. Iglesias, entre otros conspicuos de su formación, acudirá a la presentación del libro: Ibex 35, una historia herética del poder en España”.

Curiosamente, el Ibex es la fórmula reproducida anteriormente en la que I(t) es el valor del índice en el momento t, Cap es la capitalización bursátil del free float de las compañías que integran el índice y J es un coeficiente usado para ajustar el índice para que no se vea afectado por ampliaciones de capital, etc.

La pregunta que me he hecho tantas veces al oir a Pablo Iglesias, es ¿como se puede estar en contra de un índice?. El líder morado lo repitió hasta la saciedad en la campaña de las pasadas elecciones, sin llamar la atención entre la mayoría de sus partidarios; entiendo que uno puede estar en contra de la política laboral de las empresas que conforman el índice, pero enfrentarse a tal dato es algo así como decir que uno está en contra de la raíz cuadrada, verbigracia.

En cuanto al libro, herético quiere decir algo relativo a la herejía, que a su vez significa algo que se aparta de las normas de una doctrina o religión, lo cual me lleva a preguntarme de nuevo ¿qué tiene que ver el índice bursátil en todo esto?. ¿Puede un valor resultado de aplicar un cálculo matemático ser herético?. Mucho me temo que no.

Admito las metáforas, aunque no acabo de entender la que nos ofrece el autor, Sr. Juste, relacionando las puertas giratorias con la herejía y el Ibex 35, sin embargo, estoy casi seguro de que el núcleo irradiador errejonista podría ser de gran utilidad en este caso, confesando mis dudas en su utilización particular, desde que el joven político fue víctima de la purga estalinista del Sr. Iglesias. Se quedó atrapado heréticamente en alguna puerta giratoria. Seguro.

Juan Carlos Monedero (II).

La discusión en los programas donde está el “periodista” Eduardo Inda están alcanzando un patetismo y unas formas que en la academia se explican como “telebasura”. Somos ya muchos los que nos sentimos expulsados de La sexta noche por culpa del mal hacer de Inda.

Una de las características de la formación morada, es su constante deseo de eliminar la pluralidad informativa. Uno ni admira a Inda ni a Ferreras, pero es evidente el sesgo informativo de cada uno de ellos. Cada uno, a día de hoy, tiene la libertad de elegir la opción que más le agrade, o bien escuchar a ambos y sacar conclusiones propias, que sería lo más deseable. El Sr. Iglesias y a lo que se ve D. Juan Carlos, pretenden terminar también con esa perniciosa libertad; recuerden la fras del líder supremo referida a su deseo de terminar con los medios privados de comunicación, debiendo existir, por tanto, un control estatal de los mismos. O sea, más o menos lo que sucede en Venezuela y lo que pasó en España durante la dictadura franquista. Como decíamos ayer, los populismos se tocan por sus extremos, aún siendo de signo contrario. Nuevo ejercicio de libertad por parte de Podemos.

¿Qué democracia es la nuestra que hace que alguien de esta calaña tenga espacio privilegiado en los medios españoles?

Pues ya ven, otro de los sitemas utilizados por los populismos es, precisamente, la creación de un enemigo imaginario en cuya defensa, los mesías de la patria recortan algunos derechos y libertades; la democracia auténtica no es la que disfrutamos actualmente, permitiendo a un sujeto como Eduardo Inda ejercer el periodismo, no, la auténtica es aquella ofrecida por el equipo de Monedero, dejando la totalidad de los medios de comunicación en manos del Estado. Como diría Trillo, manda huevos.