Archive for the 'Política municipal' Category

Arturo Fernández

Yo soy consciente de lo poco que le gusto a Podemos, y lo entiendo, porque ellos a mí me gustan menos”. Arturo Fernández no tiene pelos en la lengua a la hora de defender tanto su trabajo como su postura ideológica. Ante las críticas manifestadas por el concejal Orlando Fernández, de Xixón Sí Puede, por las seis representaciones que ofrecerá en el Teatro Jovellanos, el actor gijonés instó a la formació morada a revisar las cifras de sus anteriores espectáculos. “Aquellas compañías que actúan dos o tres días van a caché y no quieren ir a taquilla más de ese tiempo porque es exponerse, ya que el teatro actualmente no va bien. Esto es lo primero que tenían que haber averiguado”, apuntó Fernández.

“Me pregunto quiénes son estos para decidir lo que tiene que ver y hacer con su dinero el público”, cuestionó. Así, lanzó una pregunta retórica: “¿Quién tiene que ir al Jovellanos? ¿Los titiriteros de Madrid que hacían apología del terrorismo de ETA? Seamos serios”. Asimismo, aseguró que la marca local de Podemos quiere “acabar con la libertad de opinión, como buenos comunistas stalinistas que son“.

No lei en profundidad el problema de nuestro popular gijonés con la organización del Teatro Jovellanos, pero da la sensación de que las trabas surgen en función del interés “kultural” quie tenga la obra en cuestión; así, mientras ciertas propuestas tienen vía libre para desarrollar sus proyectos, otras se ven sometidas a una vigilancia más estrecha por quienes reparten carnets de intelectualidad. Arturo Fernández -el actor- llevó a su Gijón y su “chatina” como estandarte de una asturianía bien entendida y, considerando la edad y trayectoria del personaje, debería facilitársele al máximo su trabajo en nuestra ciudad. El interés de ciertos colectivos por el tipo de representación que favorezca un adoctrinamiento mal entendido, retrata la verdadera catadura democrática de quienes se autoerigen en salvadores de la libertad, empezando por la de expresión, que en general, no suelen respetar ellos mismos.

Kichi

José María González, “Kichi” es alcalde de Cádiz por obra y gracia de un PSOE en horas bajas, y ha traído a la capital andaluza la verdadera democracia que alcanzamos solamente gracias a la política de las formaciones emergentes de corte comunista que defienden la transversalidad. Uno de los problemas que acuciaban a los gaditanos, era la ausencia de una bandera republicana -inconstitucional- en el centro de la ciudad, problema que solucionó rápidamente el novio de la responsable podemita en Andalucía, Teresa Rodríguez, que naturalmente, nada tuvo que ver en la candidatura de su pareja a la alcaldía: Un profesor de literatura, liberado sindical y vocal de una chirigota eran las cualidades requeridas para ser edil en la tacita de plata. Las puertas giratorias y el nepotismo son defectos propios de la “casta” o de la “trama”; la facilidad con la que allegados y familiares de conspicuos podemitas alcanzan puestos preeminentes -y extraordinariamente bien pagados- no se debe a influencia personal alguna, sino a la valía individual de los aspirantes, que suele asdquirirse por inducción o cosanguinidad en no pocas ocasiones.

El Sr. González, “Kichi” le cerró el micrófono a la concejal popular por pedir la retirada de un cartel en el pleno municipal, en el que se tachaba de corrupto y lacayo, textualmente, al Partido Popular. Siguió la leyenda, pero quien no pudo continuar hablando, fue la adversaria política del liberado cantante sindical. ¿Hubiese sucedido lo mismo en caso de que se calificase así a Podemos? (Podría hacerse, Iglesias cobra en un paríso fiscal de Venezuela, Echenique paga en negro, Monedero falsea cuentas al fisco, Errejón cobra una beca sin trabajar). Obviamente, la pregunta es retórica, no espera respuesta alguna, porque todos sabemos que hubiese sucedido: Sería retirado de forma inmediata el cartel y calificado de fascista quien lo portase. Un día Franco va a morir de verdad y terminará por dejar sin discurso a la izquierda progresista y militante que, huérfana de ideas, se disgregará luciendo las banderas de una república corrupta que jamás conoció ninguno de ellos.

Colau

Catalana, natural de Barcelona, se dedicó desde muy temprana edad a ayudar al prójimo, liderando en principio, movimientos contra la guerra de Irak y después colocándose al frente de la plataforma de afectados por la hipoteca, desde donde fue catapultada a la alcaldía de la Ciudad Condal, compaginando hasta entonces, su actividad, con la de dirigir cierta ONG dedicada a la ayuda al inmigrante latinoamericano; en ambos casos -plataforma y ONG-, la ayuda brindada por nuestra lideresa no era altruista, sino extraordinariamente bien remunerada; según se comenta en ciertos mentideros, de tres mil novecientos euros mensuales en la PAH y una cantidad de siete cifras desde la institución que generosamente ayuda a los menos favorecidos. Tanto trabajo le impidió terminar sus estudios, quedando a treinta créditos de obtener el grado en Filosofía y Letras.

Pues esta señora, dechado de virtudes, generosidad y altruismo, ha cedido un local para que Otegi con su formación abertzale celebrase un acto público y se la denegó a las víctimas del terrorismo para una finalidad similar. Como decíamos hace escasas fechas, posiblemente también crea que Amancio Ortega sea un terrorista -de hecho su correligionario Iglesias lo dijo- y que su enriquecimiento no fue democrático. Seguramente lo fue el suyo, medrando puestos en instituciones en las que primaba el altruismo, término que no figura en el diccionario de la lideresa progresista y solidaria.

¿ETA?

Respuesta en las redes sociales de una edil de Morata de Tajuña al comentario de otro “camarada”. Al parecer, haría falta ETA para frenar a Rajoy; no llego a alcanzar si compara al líder popular con los terroristas, o si directamente desea que sea su víctima. En todo caso, me parece una descarada apología de la violencia y un paso atrás en el entendimiento y la concordia. Tenemos, por desgracia, el país que nos merecemos con los políticos que nos merecemos, porque somos nosotros quienes los hemos votado.

Puigdemont

Esta es la copia de la carta enviada por el Sr. Puigdemont a D. Mariano, en la que excusa su asistencia a la Conferencia de Presidentes, entre otras razones porque, como buen independentista, lo que pretende no es ser diferente, sino ser más.

Se han marcado en fosforito los errores cometidos, a razón de uno por párrafo, esto es, cuatro por página.

En la línea del líder catalán, enviaré una misiva a nuestra alcaldesa comunicándole que nuestra comunidad de vecinos se declara municipio independiente tras un referéndum en el que hemos ganado por mayoría absoluta. Que recaudaremos nuestro propio IBI y administraremos los recursos comunitarios, si bien cedemos al Ayuntamiento algunos asuntos básicos, como el agua o las basuras.

MNDHVS

Más Carmena

La web del Ayuntamiento de Madrid recoge los horarios ampliados por exámenes de las bibliotecas regionales que, por tanto, dependen de la Comunidad de Madrid. Un hecho que ha dejado “de piedra” a la oposición y en particular la edil Mar Espinar del PSOE.

Y no es para menos, pues en caso de utilizar esta ponderada medida con intención de obtener rédito político, hubiese sido a los populares a quienes correspondería haberlo hecho. La Sra. Carmena, como buen militante de izquierda (unca fue comunista, pero figuró en sus listas electorales) asocia biunívocamente la cultura con formaciones de su ideología; apropiación de términos habitual entre los conspicuos de tales partidos: Cultura, progresismo, solidaridad, son palabras que necesariamente van unidas a sus principios, convirtiendo de paso a quienes no comulgamos con su ideario en incultos, insolidarios y retrógrados.

Me vienen a la memoria unas declaraciones de la ilustra alcaldesa de Madrid, en las que se alegraba por aquellos inmigrantes que habían conseguido entrar ilegalmente en nuesro país saltando la valla de Melilla, hecho absolutamente impropio en una alcaldesa de nuestra capital; la misma que optó por no poner Belén -no todos los madrileños son católicos- pero sí participar activamente en el orgullo gay luciendo la bandera multicolor -no quiero creer que todos mis amigos madrileños sean homosexuales-; en fin que empieza a entender uno el término “carmenada” tan habitual en, desgraciadamente, numerosas noticias de la actualidad.

Echenique II

El Juzgado de lo Social número 5 de Vigo ha condenado a una concejal de Podemos en Cangas (Pontevedra) Tania Castro Paredes por el despido improcedente de su empleado, al que pagaba un sueldo de 413 euros al mes por trabajar 12 horas diarias.

La dirigente podemita puso en la calle a su trabajador nada más conseguir el acta de concejal, en las elecciones locales de mayo de 2015. En la actualidad, Tania Castro es responsable de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Cangas y está considerada como una persona muy próxima a la secretaria general de Podemos en Galicia, Carmen Santos.

Tania Castro Paredes es arquitecta y gestionaba la cafetería del Colegio Oficial de Arquitectos en Vigo. La sentencia considera probado que tuvo a uno de los camareros de la cafetería trabajando sin contrato y sin darle de alta en la Seguridad Social durante tres meses, desde noviembre de 2014 a enero de 2015.

Por fin, el 3 de febrero de 2015, concedió a su empleado un contrato temporal como ayudante de camarero a tiempo parcial: le pagaba 413,88 euros al mes por trabajar, teóricamente, tres horas al día. En realidad, según la sentencia, el camarero trabajaba jornadas de entre 12 y 14 horas diarias.

El título de nuestra entrada de hoy, responde al compotamiento de la edil gallega, similar al de su compañero ideológico el Sr. Echenique, que percibiendo una asignación estatal, disponía de un asistente sin asegurar. En el caso de Dª Tania, un testigo afirmó que el trabajador, en fechas en las que no tenía ni contrato, atendía tanto en horario de mañanas como de tardes; después la demandada, cerró la cafetería al recoger su acta de concejal. Uno, la verdad, empieza a apreciar cada día más, sustanciales diferencias entre el discurso teórico de estos muchachos bolcheviques y el comportamiento real y particular de cada uno de ellos. El Sr. Iglesias, con unos ingresos declarados públicamente, de ciento veinte mil euros anuales, vive en una vivienda de protección oficial en Vallecas (que lógicamente, no puede ser ocupada por alguien que realmente la necesite) y tal vez, hasta tenga un asistente cobrando en “B” y sin asegurar. Vaya vd. a saber.