Archive for the 'Política' Category

Rufián

El Sr. Rufián se pone en evidencia con una proposición no de ley para la retirada de una enseña, la Cruz de San Andrés, de las aeronaves del ejército español. Como bien conoce ERC, era un tema que causba honda preocupación entre el pueblo a quien dicen representar.

El encargado de ridiculizar a Rufián –aunque el diputado no ha defendido la PNL que registró, sino que lo ha hecho su compañero Joan Olòriz– ha sido Guillermo Díaz, que forma parte de Ciudadanos. Tras explicar los antecedentes históricos de la Cruz de San Andrés y recordar que lleva en uso por parte de los ejércitos españoles desde 1506, se ha preguntado cómo era posible que los parlamentarios de ERC pidiesen la eliminación de ese símbolo al tiempo que alababan su uso.

“Esto nos deja tres posibilidades. Una, que sean ustedes un partido sorbedor-soplador, que propone una cosa y pide otra. Dos, que quieran facilitar el derribo de la aeronaves españolas. O tres, que hayan copiado su exposición de motivos en alguna parte, sin tan siquiera leerla, para percatarse de que recomiendan lo contrario de lo que piden”, ha planteado Díaz.

“Y leyendo la exposición de motivos he encontrado de dónde lo han sacado. Miren, esta es la propuesta de ERC, de aquí a aquí –ha dicho mientras mostraba el folio con el texto de la PNL–. Pues bien, la primera parte la han copiado del libro de Rafael Ángel Permuy, coma a coma, no han cambiado ni una palabra. La segunda parte la han copiado de Wikipedia. Por eso su exposición de motivos dice lo contrario de lo que piden”, ha continuado el parlamentario de Ciudadanos.

Si quieren que se les tome en serio hagan su trabajo y no un copia-pega que ni siquiera han leído”, ha concluido Guillermo Díaz.

Más Podemos

Una de las últimas propuestas de la formación morada fue una proposición de Ley para modificar el Código Penal, en el que pide elevar las penas por todo tipo de “maltrato animal” –incluyendo tanto fauna salvaje como animales domésticos–, hasta los dos años y medio de prisión. En la práctica, esto supondría acabar con la caza y la pesca, según alertan desde estos colectivos.

No solamente por la cinegética; uno, desde el más profundo respeto a la experimentación con seres vivos, concluye que es preferible el sacrificio de perros o monos, al de seres humanos, y que, como se dice por estos pagos, los experimentos con gaseosa, y no creo que los conspicuos podemitas se ofrezcan voluntarios para sustituir a los chimpancés o a los cobayas. La solidaridad bien entendida, empieza por uno mismo

Portavozas

D. Pablo, el líder mesiánico, ha lanzado otra campaña publicitaria mediante la deliberada utilización por parte de su pareja sentimental, del término “portavozas”, una auténtica barbaridad gramatical cuyo único fin es devolver a la formación morada la relevancia que la intención de voto le va restando. Defienden ahora la igualdad a ultranza, la igualdad por decreto ley, la igualdad por encima de la lógica más elemental del lenguaje, como es el caso y poniendo ahora el término en el lugar que ocuparon antes  la “casta” o la “trama”. Curioso, porque de los diecisiete líderes regionales que tiene Podemos, solamente cuatro son mujeres, aunque eso entra dentro de la doble vara de medir tan habitual entre el progresismo militante, mientras sus adeptos y simpatizantes, aplauden con las orejas.

“Cosificando”

El progresismo militante utiliza con experiencia y eficacia la doble vara de medir en numerosas ocasiones, con el aplauso y connivencia de sus adeptos, capaces de ver la paja en el ojo ajeno con una sospechosa facilidad. El Gran Circo de la Fórmula uno hubo de deshacerse de sus azafatas porque “denigraban” al sexo femenino, a la mujer, a la hembra o como quiera llamársele para no salir de lo políticamente correcto; supongo que no pensarán del mismo modo las muchachas que sacaban un dinero extra de esta actividad tan execrable que “cosifica” a quien la practica.

Pero, sin embargo, no sucede lo mismo con el grupo Femem, muchachas -y otras no tanto- que aparecen por sorpresa, se despelotan y, tetas al aire, portan sus soflamas en grueso texto sobre sus propios cuerpos que, por supuesto en este caso, no se consideran “cosificados” ni utilizados. Si se tratase de sostener una sombrilla o un paraguas en una carrera de bólidos, es inadmisible, pero si la cuestión es defender unas ideas -que serán, cuando menos, cuestionables- alcanzan las más altas cotas de dignidad. Ver para creer.

De Guindos

“Vergonzosa”, “desacertada”, “mala idea”, “un desprecio a las mujeres”, “una broma macabra”… así ha calificado la izquierda española el anuncio de la candidatura de Luis de Guindos . La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, ha asegurado que la decisión “supone un desprecio a las mujeres” y pone de relieve que el Gobierno de Rajoy ha “optado por la desigualdad más absoluta”. “Lamentamos profundamente que, habiendo tantas mujeres técnicamente tan preparadas, una vez más el Gobierno de Rajoy haya hecho un desprecio a las mujeres y haya propuesto a Guindos”. 

Para las féminas del progresimo militante, el nombramiento del Sr. de Guindos es un atentado contra la igualdad de género; se conoce que la elección de una dama no sería perjudicial para el masculino como sexo, por eso de que procedemos del heteropatriarcado reclacitrante y dictatorial, y que lo relevante, no es la valía del candidato para el puesto, sino su condición de género, que nos ha de orientar antes que otras cualidades personales o porfesionales. La paridad por imposición es absurda, debiendo encontrar situaciones en las que las mujeres sean más numerosas que los hombres y viceversa, entender que esta proposiciòn ahonda en la desigualdad es tan falso como irresponsable por parte de unos políticos que deberían defender la elección del candidato más adecuado para sostener la represnetación española en instancias supranacionales.

D. Pablo y la gala.

El Sr. Iglesias fue fotografiado de nuevo en la gala de los Goya, siendo portador de un abanico reivindicativo -como no podía ser de otro modo- y lucía un frac demodé pero con pajarita, ofreciendo un respeto por los titiriteros que no le merece ni la corona ni el Congreso de los Diputados, donde se le ve más preocupado de los complementos en la muñeca, que del uso habitual de la indumentaria procedente. Tiene su punto transgresor el comportamiento provocativo del político emergente y asambleario, da ese toque rebelde y revolucionario que demandaba una España cabreada por la criris y la corrupción, pero que va perdiendo fuelle, poco a poco, en forma de sangría de votos y tensiones internas. Hace bien D. Pablo en acompañarse por el argentino rehabilitado en España, es de los pocos fieles que le quedan entre correligionarios que se apuñalan por la espalda con poco disimulo, de modo propiciado por el liderazgo mesiánico de las purgas estalinistas. Su formación se encamina hacia el carácter residual de la izquierda extrema y lo veremos en breve acompañando al Sr. Garzón, de etiqueta en las fiestas y disfrutando de los viajes intercontinentales privativos de clases elevadas, en el ejercicio de las contradicciones que caracterizan el progresismo militante, pero con el escaso apoyo popular que ve desmoronarse cada día.

Okupas

La imagen que ilustra la entrada del día se corresponde con una finca urbana “okupada” en Valencia, que no se corresponde de forma exacta con la que referiremos el día de hoy, situada en Mallorca, de unos quince mil metros cuadrados y que fue invadida por una familia de etnia gitana, quien la utilizó como almacen de chatarra para su negocio. Cuando el propietario se percató de la situación, fue denunciado por los “okupas” por amenazas.

Algo empieza a funcionar mal en este país cuando tienen más derechos los invasores que los invadidos, cuando los inmigrante ilegales acceden a servicios sociales superiores a los de españoles que han cotizado toda la vida, mientras la aportación de aquellos ha sido nula, cuando el deshaucio resulta cada día más dificultoso para el propietario que pretende ejercer sus derechos, ejerciendo la administración el buenismo absurdo hacia quienes incumplen la ley y violan las elementales normas de convivenia, aún no escritas, de nuestro modelo social.