Archive for the 'Religión' Category

Ambigüedad

La ANC celebró un acto independentista en la mezquita de la que era imán el líder de la célula islamista que ocasionó, en recientes fechas, decena y media de muertos en Barcelona. Puede -estoy seguro- ser casualidad, pero la proximidad a ciertos personajes, medios o grupos, es cuando menos, políticamente inconveniente. Publicamos, hace años , en este mismo espacio, una feroz crítica a un político popular, por aparecer en una fotografía con un acompañante que, años después, resultó ser un delincuente; la aplicación de la misma vara de medir en este caso, llevaría a la sospecha, pardójica desde luego, de que la ANC representa una facción terrorista dentro del panorama político catalán. Por supuesto, no es esa mi opinión, más bien creo que conforman el resultado de una formación cultural errónea propiciada por políticos de medio pelo, más interesados en conservar su poltrona que en el bienestar de la ciudadanía, de tales polvos, estos lodos, y así nos van las cosas.

¿Se imaginan vds. que un acto político del partido popular hubiese tenido por sede la mezquita de referencia?

Si estos son los políticos que nos enseñan la “auténtica” democracia, la “verdadera” democracia, lo están haciendo desde una ambigüedad peligrosa, para ellos mismos y para el resto de la ciudadanía a la que representan; históricamente el Islam ha ocasionado problemas no solo en la conviencia con otras confesiones religiosas, sino entre ellos mismos, en países en los que corrientes distintas representan porcentajes elevados de población. Tal vez sería momento de entender que se trata de una religión que supone un retraso de medio milenio respecto a la situación que vivimos hoy en día en occidente, que es profesada por millones de fieles que, descontentos con sus países, emigran a los nuestros, para tratar de convertirlos en aquello que abandonaron previamente. Cuesta entenderlo, pero es así.

Contra la Virgen del Rocío

Lo han intentado una y otra vez, por todos los medios y con todos los pretextos posibles. Podemos ha intentado reventar, sin éxito, la inauguración del monumento a la Virgen del Rocío que ha tenido lugar en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

La imagen es obra del escultor gaditano Pepe Lanza, tiene ocho metros de altura y pesa cinco toneladas. Y no ha costado ni un sólo euro público: fruto de una iniciativa popular impulsada por la Comisión Pro Monumento `Sentir rociero´, será financiada íntegramente mediante aportaciones particulares.

“No consideramos oportuno ni adecuado que las personas que vengan a Sanlúcar sean recibidas por un monumento religioso en la rotonda de la entrada principal a nuestra ciudad. La Constitución española defiende la aconfesionalidad del Estado en su artículo 16″, señalaba su manifiesto, que sólo logró reunir 2.000 firmas.

Posiblemente, si se hubiese tratado de un símbolo musulmán, confesión iconoclasta por otro lado, es casi seguro que se hubiese consentido en nombre de la multiculturalidad, porque las prohibiciones a las que nos tiene acostumbrados la formación morada, en nombre de la libertad, suelen tener siempre una connotación transgresora contra las raíces, tradiciones o principios de nuestra cultura. España es un estado aconfesional, pero de rancia tradición cristiana, y está cuajado de catedrales, celebraciones, pinturas y toda suerte de expresiones culturales, en línea con dichas costumbres, que, creencias al margen, forman parte del patrimonio cultural europeo y mundial.

 

El coño insumiso

Piden 3.000 euros de multa para los responsables de la procesión del “coño insumiso”, burla de poco pelo de los pasos católicos de nuestra Semana Santa. Obra y gracia, en este caso, del progresismo militante, que desprecia todo lo que no comulgue -perdón- con el ideario políticamente correcto, que induce a la mofa de la tradición cristiana y subvenciona el Islam -confesión paradigma de la libertad- al que considera multiculturalidad, en uno de los ejercicios de hipocresía política y social, propios de las formaciones emergentes, tristemente condenadas a vivir en la transgresión absurda de todo lo que se etiqueta ideológicamente incorrecto.

Inteligencia social (gracias Sr. Sirgo)

Said Lachhab, el primer supuesto yihadista retornado a Euskadi que fue detenido la pasada semana en Vitoria, estuvo cobrando de forma irregular durante los últimos meses cerca de 1.800 euros mensuales. Una cantidad que se deduce de sumar las distintas ayudas sociales que percibía al encontrarse en riesgo de exclusión social (Renta de Garantía de Ingresos y Prestación Complementaria de la Vivienda) con el dinero que ingresó durante al menos tres meses de una mutua por una baja laboral. Retribuciones que son irregulares en la medida en que, según la normativa de Lanbide, el Servicio vasco de Empleo, un ciudadano no puede percibir este tipo de prestaciones sociales mientras cobra cierta cantidad de dinero por una baja laboral.

Lachhab, ciudadano marroquí de 41 años residente en el barrio Judizmendi de Vitoria, fue arrestado la pasada semana por la Policía Nacional en una de las primeras detenciones que se produce en España contra uno de los denominados retornados, como se conoce a los radicales islamistas que viajaron a combatir a las guerras de Siria e Irak.

Mientras los españoles sin recursos duermen en cajeros -que ahora les cierran algunas entidades-, los terroristas perciben ayudas sociales por encontrarse en riesgo de “exclusión social”.

Somos gilipollas.

Miguel Angel Pérez Ramírez

Miguel Angel Pérez Ramírez, el sujeto que figura en la instantánea que ilustra la entrada de hoy, es un español, reconvertido al Islam a través del matrimonio, ejemplo de tolerancia, como se puede ver a través de los “Tweets” reproducidos más arrriba, es candidato por una de las marcas de Podemos en Cataluña, creo que “Barcelona en Comú”, para ocupar un cargo público.

¿Sería posible que un sacerdote católico fuese en la lista de uno de estos partidos, para dejar sentada la evidencia de su multiculturalidad?. Mucho me temo conocer la respuesta de antemano y que este tipo de formaciones emergentes se especializan en la prohibición en nombre de la libertad. Curioso ejercicio de la verdadera democracia.

El presente franquista de la Semana Santa

La instantánea que ilustra la entrada de hoy, muestra la imagen del general Queipo de Llano al frente de una cofradía sevillana en la postguerra inmediata. El título de la entrada es el que el diario “Público” colocó sobre la fotografía.

Entiendo la necesidad que tiene el progresismo militante, de resucitar al antiguo dictador a cada paso; que Franco lleve cuarenta y dos años muerto, parece carecer de toda relevancia, especialmente si sigue presente, como indica el medio, el la Semana Santa sevillana.

Más allá de creencias, costumbres, fe o tradición, la Semana Santa en numerosas ciudades españolas, es un espectáculo único e irrepetible, que atrael decenas de miles de turistas y de curiosos. Que la religión despierte la curiosidad, incluso entre agnósticos, ateos o creyentes de otras confesiones es tan frecuente como razonable, y resulta absolutamente normal encontrar turistas en la catedral de Burgos, la Mezquita de Córdoba, el Taj Mahal o admirando los Budas tailandeses. Por otro lado, España estuvo sometida a una dictadura militar entre 1.939 y 1.975, con lo que la presencia del ejército en eventos sociales no debería sorprender a nadie y menos a los pseudoprogresistas que -como fue el caso del PSOE- apoyó primero el régimen del general Primo de Rivera y después guardó un silencio conveniente -y tal vez connivente- durante buena parte del régimen franquista.

En definitiva, desde este medio queremos ilustrar a los articulistas de “Público” que Franco lleva cuarenta y dos años fallecido, que su régimen -afortunadamente- es historia y que debe existir escasez de recursos y de noticias para precisar la resurección del dictador cada dos por tres, para calificar la Semana Santa o tildar de franquista a quien manifieste disidencia con el pensamiento políticamente correcto encarnado en la línea editorial del diario.

Calle Trinidad

La instantánea recoge la imagen de la calle Trinidad en la procesión del Corpus de 1.985. Más tarde encontraríamos en la calle el museo Barjola, el restaurante Calixto con su célebre merluza a la cazuela, al otro lado nacerían el Astrolabio, una edición temporal del Tívoli Club, la actual pizzeria y una larga colección de etcéteras.

Me entretiene profundizar en la imagen, la gente, la moda; los niños y quienes no lo son tanto, en ese día festivo en que acompañó -cosa infrecuente- el buen tiempo. Y después me paro a pensar que todos, todos y cada uno de los individuos de la fotografía, están ya muertos, y hace bastantes años. Otros pasearán por nuevos Astrolabios y pizzerías y ocuparan el sitio en el que nos toca vivir, de prestado, como siempre, a nosotros mismos. Que nos esperen, estén donde estén, el mayor tiempo posible.