Archive for the 'Televisión' Category

Aidita

De la popular serie Aida, el cambio de la niña, incorporada en una temporada avanzada de la misma. Pese a todo, el cambio es sustancial. Vean comparen y…

Jordi Evole

Jordi Evole ha manipulado las imágenes obtenidas en una granja porcina convirtiendo un reportaje sobre la cría del ganado, en todo un alegato contra la empres “El Pozo”, consiguiendo que tres empresas belgas dejen de adquirir estos productos. Resulta curioso por cuanto, lejos de un análisis profundo del sector, utilizó un sensacionalismo de perfil populista que perjudica a la empresa matriz y a uno de sus mejores clientes -Mercadona- modelo en el ámbito alimentario. Seguramente los trabajadores de la cárnica no piensan como el periodista transgresor, pues serían los primeros afectados en caso de que la producción o las ventas se vean significativamente mermadas, aunque, naturlamente, esto le preocupa poco al activista de “La Sexta” con unos ingresos -no publicados- entre uno y dos millones de euros al año. Por ese dinero casi me voy a vivir con los pobres gorrinos.

Tal y Tal

La imagen se corresponde con un programa casposo -Las Noches de Tal y Tal- presentado por Jesús Gil, a la sazón alcalde de Marbella, en un “jacuzzi” rodeado de espectaculares mujeres en bikini. ¿Es políticamente correcto?. Desde luego que a día de hoy no lo sería, y hubiese producido una reacción en cadena en Tweeter, Facebook, otras redes sociales y por supuesto, los “mass media” adscritos a la inquisición de lo que es adecuado y lo que no, siempre desde el punto de vista del progresismo militante. Las “mamachicho” de aquella época representaban otro ejemplo del más de lo mismo, y otros muchos programas de televisión de apenas hace veinticinco años. La demonización del pasado es una forma de complicar el camino hacia el futuro.

Belén Esteban

La de San Blas está desaparecida desde hace algunas semanas, casi como el ilustre Sr. Iglesias, que se tomó veinticinco días de vacaciones en Navidad -como cualquier español- en la misma línea que su socio y correligionario, el Sr. Garzón, viajando a New Zeland, también en otro ejercicio práctico común a tanta gente de la calle; en fin, Belén Esteban, digo, se encuentra apartada de las pantallas -amigas o no- y pese a ser reclamada por parte de sus incondicionales, no alcanza un acuerdo con la cúpula de la cadena, acuerdo económico, se entiende, permaneciendo en un ostracismo “volugatorio”. Una de las causas esgrimidas por la productora, es el menor tirón de la princesa del pueblo, con caídas del “share” que pueden finiquitar el personaje público, pasando a ser uno de tantos fantasmas que encontramos en los refritos navideños que todas las cadenas ofrecen para ahorrar tiempo y dinero, en es época en la que la caja tonta, más que nunca, es convidado de piedra a la cena de  langostinos y cava. No deseo tal desaparición a “la Esteban”, es fuente de inspiración y modelo en este espacio, desde hace ya muchos años; esperamos verla de nuevo ofreciendo sus lágrimas y sus sesudas reflexiones en todas las sobremesas y algún sábado en “prime time”, como no puede merecer menos el nivel de los programas en que participa y protagoniza en más de una ocasión.

Campanario

Es bueno reincorporarse, a lo que sea, el regreso es la prueba más evidente de que uno, por lo menos, sigue vivo, que es más bastante que poco. Las noticas políticias y sociales, desde los despropósitos de ANC hasta la salvajada del atentado en Barcelona, no invitan a una reflexión ponderada, de forma y manera que nos perderemos en el universo de la prensa amarilla, que conlleva cierto humor, aunque siga siendo difícilmente digerible. Le toca el turno a la Sra. Campanario, cuyo mérito para aparecer en el papel couché un día sí y otro también, no es otro que el abrirse de piernas con el torero de moda -de moda en su día- del mismo modo que hizo en su momento la Sra. Esteban, quien pasó a convertirse en una auténtica -y muy bien remunerada- profesional de las sobremesas somnolientas y mañanas desiertas de plató en plató. Se cuestiona el ingreso con relación a fibromialgia de la esposa del torero, con bastante razón, y se habla de un trastorno obsesivo compulsivo, que es bastante más serio, desde el punto de vista de los desórdenes mentales, se entiende. Cuando se tiene todo lo necesario, no hay nada más necesario que lo superfluo, y sorprende que, tantos años después, sigan existiendo preocupaciones o inquietudes sobre ciertos particulares que deberían haberse visto muy superados; conocer el fondo de la cuestión tendría el morbo propio del medio, pero haría perder el encanto a la flamante dentista que, posiblemente, dejaría traslucir una vulgaridad impropia de su carácter popular.

La libertad de prensa

Si fuera por Pablo Iglesias, ustedes no podrían leer estas líneas, ya que OKDIARIO no existiría. Tampoco su director, Eduardo Inda, podría escribir o aparecer en tertulias televisivas por la cantidad de veces que le ha tratado de silenciar, censurar y amordazar de todas las maneras posibles: a través de campañas organizadas en redes sociales, vetándolo en entrevistas o, directamente, con insultos y descalificaciones en programas de televisión. La última vez ha sido este pasado domingo, cuando se ha referido a él como: “Basura informativa”. He aquí los modos de un político cuya máxima aspiración es representar a todos los españoles. No obstante, la oportuna denuncia de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) demuestra que la obsesión del secretario general de Podemos amenaza a todos los periodistas y medios críticos que se atreven a hacer de la libertad de expresión la base de su día a día.

El texto anterior, tomado de una editorial de OK diario, tiene la razón de las contradicciones que abundan en la formación morada, especialmente comprometidas en lo referente a la libertad de expresión y de prensa. Efectivamene, fue el propio Pablo Iglesias, en una entrevista concedida cuando aún no era tan famoso, que sería feliz si le dieran el control de un medio de comunicación, como televisión española o similar; en otras declaraciones, afirmó que no consentiría medios de información privados porque donde aparece tal término, automáticamente existe corrupción y, lógicamente, vicia la calidad o la veracidad, informativa. Solo cabe creer que un “mass media” dirigido por el Sr. Iglesias, sería libre e independiente por completo, consintiendo las opiniones discordantes en el mismo, a las que daría la misma relevancia que las impuestas por la dirección del medio, pero esta creencia es tan utópica como esperar la llegada de Papá Noel o los Reyes Magos, especialmente después de ver lo que conspicuos de la formación morada dicen o hacen con profesionales del periodismo que no resultan afines al progresismo militante. Claro que nada tiene excesiva importancia, porque la mordaza que tanto agrada a los podemitas, se ata con la cuerda dela verdad, del pensamiento políticamente correcto que se arrogaron hace ya años.

Amarillismo

La instantánea que ilustra nuestra entrada de hoy, prensa amarilla en estado puro, nos ilustra con una competencia feroz para alcanzar el título de princesa del pueblo, que poseía Belén Esteban por derecho propio, gracias a Andreíta y las aves de corral. Ahora, lo que ha cambiado la vida, la célebre concejal socialista de Los Yébenes, arrebata el trono a la madrileña, tras alcanzar la fama enviando un video pornográfico a su amante; antes las princesas dormían prolongados sueños, de los que eran despertadas por el ósculo puro y casto de un varón enternecedor; ahora se proporcionan placer ante la cámara con más pena que gloria, o arrastran el calentón puro y duro por encima de los automóviles, para vender sus miserias en programas de televisión culturales. En fin, la culpa, como tantas otras veces, es de quienes consumen -o consumimos- en mayor o menor medida, este tipo de subproducto de la información, curiosidad malsana, morbo en estado puro, todo ello con banda sonora original de la Pantoja, pinchada por Paquirrín. Una delicia.