Archive for the 'Uncategorized' Category

La ausencia

Es difícil explicar la razón por la que uno se aparta de los hábitos adquiridos, por la que se renuncia a la válvula de escape que, para su autor, representa la libre expresión a través del blog, en un ejercicio de comunicación impensable hace pocos años; más complejo resulta aún justificar casi seis meses de silencio más que administrativo, pese a lo que-las estadísticas no engañan- tampoco ha descendido significativamente el número de visitantes, con lo que mi agradecmiento a los escasos habituales, se multiplica.

Han sucedido muchas cosas a lo largo de este tiempo; el gobierno ha cambiado de color, quedando a cargo de una formación política cuya representación parlamentaria no llega mucho más allá de los ochenta diputados, lo que constituye una excepción en nuestra historia democrática, y obliga a pagar el peaje del apoyo brindado por partidos poco afines al cumplimiento de nuestra Carta Magna, haciendo verdaderos equilibrios de funambulista para mantener ese carácter nacional e integrador de un partido socialista que puede comprometer su futuro electoral a corto y medio plazo.

La política es un entretenimiento, un “hobby”, que dirían los sajones; nunca esperé nada de ningún gobierno, nada me han dado, mientras contribuí con las cargas impositivas derivadas de las exigencias fiscales de todas las formaciones que llevaron las riendas del país durante los últimos treinta y cinco años. La cortina de humo, más densa que el fútbol y los toros, atribuidos al antiguo dictador, es contar el incumplimiento sistemático de las promesas electorales por parte de los diferentes líderes políticos, desde Zapatero a Sánchez pasando, indudalmente, por el gallego impasible, D. Mariano, verdadero experto en hacer lo contrario de los propuesto en su programa electoral. Mientras tanto, los bancos, multinacionales y grandes empresas, se convierten en los auténticos depositarios del poder. Tampoco es esencialmente malo, pues entre el capitalismo feroz que critica el progresismo y el socialismo bolivariano, tengo pocas dudas a la hora de escoger. Pocos estadounidenses desean ardientemente disfrutar de las libertades ni nivel de vida venezolanos, mientras miles de ellos buscan un futuro mejor entre las naciones adalides de ese modelo político y económico que tanto critica el Sr.Maduro.

La instantánea que ilustra nuestra entrada de hoy, es una fotografía de Marte tomada de la página de la NASA. Invita a la reflexión sobre lo efímero de nuestra existencia y lo irrelevante de la civilización en un espacio infinito (¿o no?) al que apenas hemos conseguido asomarnos con instrumentos rudimentarios. La verdad, como decía Arthur C. Clarke, y como de costumbre, será mucho más extraordinaria. Hasta entonces, buenos días a todos de nuevo.

 

Corrida

20229385_10207986899464945_8448360350076503973_n

La imagen se corresponde con el aspecto de la céntrica calle gijonesa allá por el año mil novecientos setenta y tres, según reza en la página “Gijón en el recuerdo”, de la que fue tomada la instantánea. Me trasladó a otros tiempos, conocidos, con imágenes en blanco y negro, como la fotografía; el toldo de la derecha, donde se ubicaba el “Yuste” que durante esa década servía copas humeantes de nombres exóticos. A la izquierda estaba la cafetería “Oriental” con una escalera que facilitaba el acceso a la planta superior y recordaba la del Titanic; abajo, una cabina de fichas, nos permitía avisar “en casa” de que llegaríamos algo más tarde de las diez, hora habitualmente límite para los muchachos -y por supuesto, muchachas- de diecisiete años; por la misma acera, algo más adelante, se localizaba la camisería “Carbajo” que se anunciaba en los cines -recuerdo el “Ideal” a cuatro o cinco pesetas en entresuelo-. Al fondo, aún no se había construido el edificio Alcazar, que alojaba en sus bajos la cafetería del mismo nombre; aquellos años, la calle cerraba al tráfico durante los veranos, ofreciendo a propios y extraños una de las terrazas de mayor superficie en la zona norte, y que fue decayendo con el paso del tiempo, a medida que negocios como la cafeterìa Tívoli, y otras, se convirtieron en ruinosos que fueron cerrando sus puertas poco a poco, abandonando a su suerte un fragmento de calle, que es historia de Gijón, y que, en la nostálgica y humilde opinión del que suscribe, ha perdido enteros y atractivo estas últimas décadas.

Barcelona

Una de las imágenes de la manifestación de Barcelona que más ha circulado por las redes, no es otra que la de nuestro monarca -el de los catalanes también, aunque les pese- con un individuo a pocos metros luciendo una pancarta con la siguiente leyenda (traducida al español, obviamente): “Felipe, quien quiere la paz, no trafica con armas”.

Me parece muy bien. Es más, estoy de acuerdo. ¿Llama traficante de armas al rey?. Institucionalmente, pese a representar la instancia máxima en nuestro país, carece de poder ejecutivo alguno para tomar tal tipo de decisiones; deberíanos, en tal caso, preguntar al Sr. Zapatero como conjungaba la defensa de los palestinos cara a la galería, mientras vendía armas a Israel, por poner un ejemplo, el mismo presidente del gobierno que afirmó aceptar cualquier estatuto que saliese del parlamente catalán; así nos va.

Pero además, el sujeto en cuestión, formó parte del comité de bienvenida a Otegi, conocido terrorista -al margen de sus actividades políticas- que no traficaba con armas, las utilizaba directamente contra quienes no pensaban como él y representaban, por tanto, al “Estado opresor”, ese mismo que tanto daño hace a la amadísima Cataluña de nuestro protagonista. Las ideas radicales suelen ser propias de gente con pocas luces, mientras la tolerancia va más unida al conocimiento, no solo de la forma de pensar propia, sino de justificar la ajena, hasta en lo que consideramos errores en los demás. Alguien debería decírselo al orgulloso portador de la pancarta.

Hoy follo mañana a juicio

Revienta el ánimo saber que el lema «Hoy follo, mañana a juicio» se estampa en camisetas para fiestas universitarias. Ha sido en Valencia, en un botellón multitudinario con 25.000 entradas organizado por una empresa privada. Lo reproduzco porque aquí no hay lugar para el humor, ni siquiera para una media sonrisa intergeneracional, ni para el pasotismo, ni para la indolencia. Aquí estamos asistiendo a una apología pública de la violación, convertida en motivo popular de chanza colectiva. «Hoy follo, mañana a juicio». Y una foto en la red del grupo de amiguetes, con sus cubalitros en la mano, enlazados por los hombros, posando para la posteridad de la idiotez, la crueldad física y la hediondez moral. ¿Por qué van a ir a juicio «mañana», si no es por haber mantenido relaciones sexuales sin el consentimiento de sus víctimas? Pues así estuvo la fiesta valenciana, con sus buenas paellas y sus facultades representadas por sus camisetas, como es el caso de Medicina —«Médico de buena fama, mejor aún en la cama»–, Odontología –«Si te pillo, te cepillo»- o Ingeniería Aeroespacial –«En tu ojete, mi cohete»-, un grado de la Politécnica de Valencia, convirtiendo a la mujer no ya en objeto de la sexualidad pública, que también, sino en trabajadora sexual, en una prostituta al alcance de todos: «Si quieres trabajo, cómeme lo de abajo», se podía leer en otra camiseta. O sea: todas las chavalas universitarias que estudian en Valencia, según los hacedores de los lemas de estas camisetas, cuando acaben sus licenciaturas, o antes, tendrán que hincar rodilla en tierra para poder acceder a cualquier puesto de trabajo.

La banalización del sexo es casi tan peligrosa como la de la bebida, sobre la que comentamos en este mismo espacio anteriormente. No es casualidad la imagen del ayuntamiento navarro en la entrada, pues los pasados sanfermines, un grupo de cinco jóvenes abusó, supuestamente, de una muchacha, que sostuvo relaciones con todos ellos, al parecer, no consentidas. La versión de los muchachos, no más creíble, es que, lejos de ser forzada, se ofreció a mantener sexo con ellos y con más si venían, en una especie de Magaluf navarro remojado en cubalitros de alcohol difícilmente bebible. La meta de la fista no es la diversión, sino la borrachera, del mismo modo que la finalidad del sexo no es disfrutarlo, sino anotar sus resultados como en un partido de fútbol o de baloncesto, en el que se suman más puntos si se juega fuera de casa. Noto que me hago exceisvamente mayor porque todavía no alcancé el desencanto que pueda conducirme a emborracharme antes de haber pisado la calle, a sufrir los decibelios en locales donde es imposible la comunicación verbal; esos sitios que embotan los sentidos hasta para quienes pretenden desinfectar sus heridas, solos en la madrugada, en el fondo de un vaso vacío.

Toxo

Este primero de Mayo es el último que pasará el líder sindical al frente de Comisiones; acertadamente decide su jubilación a la edad de sesenta y cuatro años y procediendo del franquismo como activista de la organización. En 1.972 ya fue condenado a cinco años de cárcel por la Hulega de los astilleros de Ferrol, en la que fallecieron cinco trabajadores, y vivió en la clandestinididad hasta 1.977. Desde entonces, forma parte activa de CCOO, lo que significa que lleva enganchado más de cuarenta años al carro de la actividad sindical, que últimamente resultó gratificante, compartiendo con su homólogo de UGT estupendas comidas así como un envidiable nivel de vida durante los últimos años. Este pasado primero de Mayo se apuntó al carro de “combatir la corrupción galopante del PP”, posiblemente porque el discurso de los sindicatos está tan manido como desfasado, y se recurre a la política con minúsculas, identificando corrupción con PP y vendiendo la imagen de los delincuentes como la de la formación a la que pertenecen.

Sr. Toxo: En primer lugar entiendo que debería de hablar vd. de asuntos sindicales -los suyos- más que políticos; en segundo me parece que la corrupción es un delito tipificado en el código penal que los jueces y la fiscalía persiguen de oficio en un país democrático, como el nuestro, como queda demostrado por la detención de incontables miembros del partido en el gobierno, como ejemplo de salud democrática. Por otro lado, lidera vd. una formación, hermana de UGT, que estafó a miles de trabajdores que confiaron en un sindicato para acceder de forma más económica a una vivienda; estafa que fue quedando diluida en el olvido sin que la mayoría de los cooperativistas recuperasen nunca su dinero. Finalmente, le recuerdo que el partido con mayor volumen de dinero implicado en corrupción es el Partido Socialista Obrero Español, que vd. olvidó en su discurso, del mismo modo que pasó de puntillas con la incipiente, pero objetiva, que interesa la formación morada, con empresas creadas a destiempo, becas que no se cumplen y dinero ingresado en una cuenta personal del Sr. Iglesias en un paraíso fiscal. Con los datos objetivos que le facilito, debería hacer vd. lo que la Sra. Aguirre le dijo en su día a Gallardón: Estar calladito, no meterse en una política que no es cuestión suya, y abandonar la actividad haciendo un discreto mutis por foro izquierda. La militancia y la historia se lo agradecerán.

Pechonalidad

La chica de la fotografía, que responde por Martina, abandona su profesión de azafata para ser modelo, modelo de pechos grandes queremos decir, y resulta obvio a simple vista. Su pareja, expiloto, parece ser que abandonó los controles de la aeronave por ejercer como “manager” de la muchacha, que, aunque no está nada mal, no termina de agradar con semejante delantera; cada una de las defensas pesa sobre los tres kilos y pretende alcanzar los cinco, inyectándose sucesivamente suero fisiológico a través de cierto sistema que desconozco.

En Estados Unidos todo es a lo grande, desde los rascacielos a las pantallas del cine, los desiertos e incluso los melones -no frutales- de la modelo propuesta. No me parecen estéticos, ni llaman la atención más que como anécdota de gusto dudoso, pero no todo va a ser política en este espacio. Eso sí, espero que la próxima instantánea sea de más gusto e incluso disparada por el propio Pumarino.

Ada Colau expedienta a un guardia urbano por llevar una muñequera de España

No es infrecuente, menos entre los miebros de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, ver lucir la enseña nacional en pulseras, relojes o, como sucede en el caso de Barcelona, la estelada en el arma reglamentaria.

Dª Ada Colau no hizo absolutamente nada por cambiar el despropósito de sancionar a quienes rotulen sus negocios exclusivamente en español, lengua oficial del Estado -me pregunto como puede ser motivo de denuncia la utilización de mi lengua en mi propio país-, pero en este caso, apoyó una denuncia al agente que lucía la bandera española, que al parecer, lucía “ostentosamente” lo cual supone “un perjuicio” para la imagen del cuerpo. Mejor se hubiese ocupado de retirar las esteladas que llevan muchos números de la policía local y autonómica en el arma, claro que tratándose de un símbolo catalán, no representan “perjuicio” alguno.

Establece la Constitución que una supuesta independencia catalana debería ser votada por todos los españoles, y ya se comentó en este mismo espacio cual sería el resultado de una supuesta consulta. Mientras la mayoría de catalanes -hay pocos que hacen mucho ruido- probablemente apoyaría la permanencia de su autonomía en el seno de nuestra nación, es más que probable que el resto de ciudadanos de este país deseásemos una Cataluña libre e independiente, fuera lógicamente, del euro, con una liga propia en la que Messi se enfrentase al Granollers y convertida en la primera república bananera del Mediterráneo, con un Artur Mas al frente, enarbolando la bandera de la libertad.


noviembre 2018
L M X J V S D
« Oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 26 seguidores