Archive for the 'Viajes' Category

Ultima Thule

Ultima Thule, un objeto más allá de Plutón, a unos seis mil cuatrocientos millones de kilómetros del sol, acaba de ver pasar a tan solo 3.500 kilometros la sonda New Horizons, sonda controlada por la NASA que ha llegado más lejos. Tanta distancia es infinitamente pequeña, aún comparándola con nuestro limitado cono de luz, y es que el ser humano apenas balbucea en un espacio exterior que nos viene grande técnica y científicamente. El desconocimiento es más estremecedor que la comprensión de la verdadera realidad, cuyas soluciones suelen ser sorprendentemente más simples, como el juego deslumbrante de un prestidigitador trasnochado, que termina por mostrarnos el truco de la verdad.

Egeo

Escuché en una ocasión que quien no conoce el Egeo no sabe qué color es el azul marino. La instantánea está disparada desde un barco, en un atardecer transparente, con los pueblos blancos encaramados en la montaña. Son típicas la subida en burro a Santorini, los mollinos de Mikonos y el viento que riza con frecuencia un mar tranquilo. La comida a bordo no está mal, y aumentar de peso es tan inevitable como placentero.

Pájaro blanco

Era la ostentosa forma de llamar un tren de tres ejes por cada dos vagones, tipo Talgo, que adquirió Ferrocarriles de Langreo a finales de los años sesenta de segunda mano, quiero recordar que fueron traidos de Canadá, y se utilizaron en la línea de Gijón a Pola de Laviana, traccionados por una vieja locomotora de gasoil que circulaba muy despacio entre Gijón, Pinzales, Bendición, Noreña… Era yo un chiquillo que abandonaba el convoy en El Berrón para ir a pie hasta Hevia y Santa Marina, pasando sobre el Nora a través de un puente viejo con la barandilla desvencijada. Muchos recuerdos, excesivos para ser joven; encontrar la instantánea que ilustra la entrada de hoy, me trasladó a aquel tiempo en el que jugaba en las aceras de Calvo Sotelo, en Gijón, cuando no teníamos responsabilidades y la felicidad vivía en el kiosco de la esquina

A 350 1000

El nuevo A 350-1000 que opera en España trasladando pasajeros a Hong Kong desde Madrid, es una de las mayores aeronaves comerciales del mundo, concebida para llevar a cabo vuelos de larga distancia, como el señalado antes, en el que emplea algo más de doce horas. La instantánea de hoy muestra un habitáculo destinado al reposo -en horizontal- de la tripulación, durante las largas horas de viaje. Dos detalles: El primero que no estaría mal permitir a los pasajeros de clase turista rotar periódicamente por este espacio -considerando la distancia que separa una fila de asientos de otra- y la segunda, desear que el merecido descanso de los profesionales no sea disfrutado por los dos pilotos simultáneamente.

¿Discriminación?

Una compañía se dedica a organizar cruceros para homosexuales, tal como reza la instantánea que ilustra nuestra entrada de hoy; sacar este tema a colación espero no sea motivo para tildarme de homófobo con la misma facilidad con la que se califica de fascistas automáticamente a quienes difieren del pensamiento políticamente correcto del progresismo militante. La idea no me parece ni buena ni mala, sencillamente la encuentro discriminatoria; ¿está abierto el viaje para parejas heterosexuales?. Si la respuesta es negativa -a buen seguro que no- prejuzgaríamos la posibilidad del crucero por la orientación sexual, lo que es una injerencia inadmisible en la libertad de cada uno para viajar donde o quien le parezca dentro de los márgenes establecidos por la ley. Además, en tal supuesto, la inversión de las condiciones sería denostado automáticamente por excluir -en ese caso a loos gays- la posibilidad de llevar a cabo un viaje con relación a su condición sexual.

Opino que los cruceros son estupendos viajes en los que caben heterosexuales, gays, “singles”, chiquillos, musulmanes, cristianos y agnósticos practicantes; la restricción a alguno de estos colectivos no deja de ser una forma poco disimulada de discriminación.

Híbridos del aire

A este avión comercial, BAe 146 se le prevé sustituir una de las cuatro turbinas convencionales por otra eléctrica, en un intento de hacer más ecológica, económica y amigable la navegación aérea. El proyeco se conoce como E-Fan X y están implicados Airbus, Siemens y Rolls Royce.

Con el escepticismo propio de quien desconfía profundamente de todo artilugio capaz de desplazarse a novecientos y pico kilómetros por hora y más de nueve mil metros de altura, me pregunto por qué no se propone sustituir una de las dos turbinas de un Airbus 320 o un Boeing 767 por este motor ecológico, y no encuentro otra respuesta que la mayor facilidad para el vuelo de una aeronave en la que funcionan tres de sus cuatro motores que no otra en la que la mitad se ha ido al garete. Los avances me parecen estupendos, pero los experimentos, como se dice por estos pagos, con gaseosa. Ya resulta lo suficientemente peligroso volar en condiciones normales, como para incrementar el riesgo en función de satisfacer las soflamas ecologistas de una minoría de la población.

Furadouro

Furadouro, Semana Santa hace diez años.