Archive Page 2

Sidra

Poco menos que un revuelo regional se armó hace unos días cuando el precio de la sidra -generalmente uniforme- alcanzó dos euros con oventa céntimos. En primer lugar, quien suscribe está en contra de la estandarización de dicho precio, pues como cliente, no me parece justo pagar la misma cantidad por un buen producto que por otro inferior; por uno servido a la temperatura correcta y con un buen echador, que otro escanciado de mala gana o defectuosamente. Y tambien opino que la sidra natural asturiana es excesivamente económica; aunque el valor de la botella en el llagar sea sensiblemente inferior, su tratamiento y servicio apareja un extraordiario gasto para el profesional de la hostelería. efectivamente, un refresco o una cerveza de botellín, solo ocupan al camarero unos segundos, mientras que una botella de sidra, con un margen similar, obliga a servir seis “culetes” cada uno de los cuales implica más dedicación y tiempo que poner una Cocacola con un vaso en la barra del establecimiento. Fimalmente, como buen liberal, entiendo que cada profesional tiene todo el derecho a cobrar el producto al precio que considere oportuno siendo la clientela quien selecciona el establecimiento que frecuenta siguiendo muchos más parámetros que el precio de la botella de sidra.

Y entre todos, a apoyar y promocionar un producto auténtico y original de Asturias, que nos diferencia del resto de las regiones, incluso de aquellas que producen sidra.

Nazismo

La instantánea recoge dos imágenes de Eva González y Antonio Baños, tras haber publicado este último un “Tweet” en el que criticaba a los andaluces por su peculiar acento, ejerciendo sin excesivos tapujos el nazismo propio de la exclusión y de la  ignorancia que suelen acompañar el ideario separatista del nacionalismo aldeanista que predican. A simple vista la elección no es difícil, sobre todo para un caballero, y es que la presentadora de Master Chef, pese a ciertos defectos, es tan atractiva como elegante, mientras el Sr. Baños luce los estigmas estereotipados de lo esperable en su formación, desde la corbata informal a la montura intelectualoide y demodé de unas gafas redondas que no acompañan excesivamente bien el peculiar óvalo facial del político emergente. Además de demagogo y xenófobo resulta difícil de mirar y eso, según decía el Sr. Wilde, siempre es un defecto.

Jennifer Aniston

La profesión de actor con lleva ciertas dotes artísticas que llevan a estos profesionales, a despuntar en otro tipo de actividades, como la moda o los perfumes, estos últimos de forma extremadamente frecuente sportados por deportistas de élite o ídolos del cine. Antonio Banderas tiene su línea de colonias y Jennifer Aniston, en la imagen que ilustra la entrada de hoy, la suya. Me impresionó la fotografía, por lo poco que se parece a la imagen que proyecta habitualmente la actriz, así como a su perfilada silueta; Alejandro Pumarino, heterosexual de momento, la encuentra más atractiva que con su clásico peinado e imagen tradicional con los que protagoniza “Friends”.

Portavozas

D. Pablo, el líder mesiánico, ha lanzado otra campaña publicitaria mediante la deliberada utilización por parte de su pareja sentimental, del término “portavozas”, una auténtica barbaridad gramatical cuyo único fin es devolver a la formación morada la relevancia que la intención de voto le va restando. Defienden ahora la igualdad a ultranza, la igualdad por decreto ley, la igualdad por encima de la lógica más elemental del lenguaje, como es el caso y poniendo ahora el término en el lugar que ocuparon antes  la “casta” o la “trama”. Curioso, porque de los diecisiete líderes regionales que tiene Podemos, solamente cuatro son mujeres, aunque eso entra dentro de la doble vara de medir tan habitual entre el progresismo militante, mientras sus adeptos y simpatizantes, aplauden con las orejas.

Concejal de Transparencia

Efectivamente, tal es la concejalía que la que es edil la dama que aparece en la fotografía que ilustra nuestra entrada de hoy. Se conoce que el progresismo militante de Kichi, adalid de la nueva izquierda y alcalde gaditano por la gracia de su pareja sentimental, tiene especial interés en la claridad absoluta en cuentas municipales, ingresos, gastos y subvenciones de sus ediles; a tal fin nombró una rotunda concejala que hizo gala del buen nombre que tiene su departamento, saliendo de esta guisa a celebrar el famoso carnaval andaluz. Le deseamos, desde este espacio, que haya sido feliz estos días de fiesta pagana, y le aconsejamos, con toda humildad, que no se aceque por estos pagos del norte ataviada de tal modo, anque estaríamos encantados de admirar su anatomía, tendría grandes probabilidades de contraer cualquier catarro u otro tipo de enfriamiento propio de la geografía y el mes del año. Ni en verano, oiga.

Jordi Evole

Jordi Evole ha manipulado las imágenes obtenidas en una granja porcina convirtiendo un reportaje sobre la cría del ganado, en todo un alegato contra la empres “El Pozo”, consiguiendo que tres empresas belgas dejen de adquirir estos productos. Resulta curioso por cuanto, lejos de un análisis profundo del sector, utilizó un sensacionalismo de perfil populista que perjudica a la empresa matriz y a uno de sus mejores clientes -Mercadona- modelo en el ámbito alimentario. Seguramente los trabajadores de la cárnica no piensan como el periodista transgresor, pues serían los primeros afectados en caso de que la producción o las ventas se vean significativamente mermadas, aunque, naturlamente, esto le preocupa poco al activista de “La Sexta” con unos ingresos -no publicados- entre uno y dos millones de euros al año. Por ese dinero casi me voy a vivir con los pobres gorrinos.

“Cosificando”

El progresismo militante utiliza con experiencia y eficacia la doble vara de medir en numerosas ocasiones, con el aplauso y connivencia de sus adeptos, capaces de ver la paja en el ojo ajeno con una sospechosa facilidad. El Gran Circo de la Fórmula uno hubo de deshacerse de sus azafatas porque “denigraban” al sexo femenino, a la mujer, a la hembra o como quiera llamársele para no salir de lo políticamente correcto; supongo que no pensarán del mismo modo las muchachas que sacaban un dinero extra de esta actividad tan execrable que “cosifica” a quien la practica.

Pero, sin embargo, no sucede lo mismo con el grupo Femem, muchachas -y otras no tanto- que aparecen por sorpresa, se despelotan y, tetas al aire, portan sus soflamas en grueso texto sobre sus propios cuerpos que, por supuesto en este caso, no se consideran “cosificados” ni utilizados. Si se tratase de sostener una sombrilla o un paraguas en una carrera de bólidos, es inadmisible, pero si la cuestión es defender unas ideas -que serán, cuando menos, cuestionables- alcanzan las más altas cotas de dignidad. Ver para creer.