Archive Page 2

Begoña

Rebuscando en las fotografías de Gijón antiguo alguna instantánea en la que se viese el Café Begoña, antes café La Aurora, hacia los años sesenta, tiempo en que lo regentaba “Galache”, personaje irrepetible, encontré esta imagen, fechada en 1.925. Comprendí al verla, que ya entonces mis padres circulaban por las aceras de ese Gijón medio desierto, sin apenas automóviles, antes de la Guerra Civil -y de una Mundial- con la antigua fachada del Teatro Jovellanos que Alejandro Pumarino nunca llegó a conocer.

Monedero Plus

En línea con su jefe de filas, ejemplificando el funcionamiento democrático interno de la formación morada, el sr. Monedero afirma que Leopoldo López, “echa gasolina al fuego” en Venezuela. Lean vds. la entrada de ayer…

Miserable

Mensaje políticamente correcto y moralmente inaceptable; el Sr. Iglesias es fiel a la mano que le da de comer -cobró 250.000 € en un paraíso fiscal procedentes del gobierno bolivariano de su amigo Maduro- y no menciona a Leopoldo López, preso político, en un país “ejemplo de democracia” de la que sufrimos en el nuestro una “emergencia” en palabras del líder vallecano. Recuérdenlo cuando depositen el voto en las urnas.

El coño insumiso

Piden 3.000 euros de multa para los responsables de la procesión del “coño insumiso”, burla de poco pelo de los pasos católicos de nuestra Semana Santa. Obra y gracia, en este caso, del progresismo militante, que desprecia todo lo que no comulgue -perdón- con el ideario políticamente correcto, que induce a la mofa de la tradición cristiana y subvenciona el Islam -confesión paradigma de la libertad- al que considera multiculturalidad, en uno de los ejercicios de hipocresía política y social, propios de las formaciones emergentes, tristemente condenadas a vivir en la transgresión absurda de todo lo que se etiqueta ideológicamente incorrecto.

Euskadi

El Euskera no lo entiende nadie y el español es una lengua maldita para los independentistas de medio pelo -pese a que la hablen quinientos millones de personas- de forma y manera que se ven obligados a rotular en inglés -que entienden pocos compatriotas- su noticia de construir la patria vasca. Deben llevar años haciéndolo, y a tenor de los resultados, no excesivamente bien. Quien haya leído algo de historia, se preguntará por qué el equipo de fútbol de San Sebastián se llama la “Real” Sociedad, o cual es el motivo de la extraordinaria popularidad de La Concha, y tantos otros datos relativos a la auténtica tradición vasca, cuando su lengua era patrimonio de los ciudadanos de escasa formación cultural y campesinos. Animo y adelante con la construcción de su paraíso independentista.

Mercedes

Junto al nuevo “Simago”, aunque hubiese abierto sus puertas bastantes años antes, tal era la referencia que tenía quien suscribe para uno de los restaurantes más emblemáticos de Gijón durante muchos años. Nunca entré. Estaba lejos de las posibilidades económicas de mi familia -y de las mías, por supuesto-, pero recuerdo la luz cálida del establecimiento en la primera hora de la noche, cuando regresaba al domicilio familiar, aún chiquillo, o algo más tarde, cuando caminábamos desde la entonces muy transitada, calle Buen Suceso.

Parchís

600, 127, 132, 124, números de los Seat que aparcan en el Parchís en aquellos lejanos años setenta, en los que Alejandro Pumarino todavía se encontraba con sus amigos en esta plaza o en la Plazuela, antes de subir a El Jardín, cita obligada de aquella juventud que duró demasiado poco.