Posts Tagged 'Alejandro Pumarino'

San Lorenzo

La fotografía parece haber sido tomada en 1.937, fecha en la que, como hoy en día, la gente seguía provocando un océano insensible que arrastró más de una vida en el Muro de San Lorenzo. Está firmada por Constantino Suárez y fue tomada de la página Gijón en el Recuerdo, a la que hicimos referencia en otras ocasiones. Los árboles, los bancos, han desaparecido en estos ochenta años que nos separan de la imagen, pero el mar sigue siendo el mismo, se que “se traga un barco o cien barcos, mata a un marinero o a cien marineros y sigue murmurando con su voz afónica, con su voz de borracho triste y pendenciero, amargo y peleón”.

Campo Valdés

El campo Valdés está actualmente sobreelevado respecto a la imagen que ofrece nuestra entrada de hoy; la obra se hizo para dar más capacidad a las antiguas termas romanas, prácticamente olvidadas en los tiempos en que se realizó la instantánea anterior. En aquellos años previos  a la reforma, frecuentaba la Iglesia de San Pedro, durante la infancia y la adolescencia temprana, cuando los “seiscientos” se acumulaban en el aparcamiento que es hoy zona peatonal. En aquellos automóviles entrábamos cuatro o cinco personas, para viajar durante centenares de kilómetros a poco más de setenta u ochenta a la hora, en el supuesto de que no fuese necesario superar elevaciones u otro tipo de obstáculos, y las cosas discurrían así, como si nada, con más pena que gloria, entre la indiferencia de lo cotidiano. Los árboles son los mismos que hoy en día decoran un entorno en el que faltan muchos pescadores, algunos viandantes y, desde luego, las reliquias de un parque automovilístico tan menor en número, que daba un aspecto diferente a toda la ciudad.

ALSA

El día 30 de Diciembre de 1.941 se inauguraba en Gijón, la estación de ALSA que sigue en funcionamiento a día de hoy. El aspecto de los vehículos y del entorno, dista significativamente de como luce a día de hoy, esta zona de Gijón. Los autocares siguen mal aparcados en Mariano Pola, que no es un estacionamiento industrial, y la catalogación del edificio que muestra la fotografía, por su valor arquitectónico, impide realizar las mejoras oportunas y necesarias para que nuestra ciudad disponga de una estación de autobuses acorde con los tiempos actuales. Por otra parte, tengo entendido que la propiedad del edificio es particular, no municipal, lo que conforma una segunda paradoja; nos encontramos en una ciudad con una terminal de viajes por carretera que no es pública, cuando lo correcto sería que el Ayuntamiento de turno ofreciese una infraestructura adecuada en la que cada empresa de transporte, a través del pago correspondiente, tuviese la oportunidad de utilizar sus servicios.

Plaza del Seis de Agosto

La diferencia cronológica entre las dos instantáneas es de apenas cincuenta años, siendo la superior de 1.884 y situarse la segunda, en los años treinta. Los dos edificios que se ven en la derecha de la imagen, han desaparecido en la actualidad, sustituidos por inmuebles de menor gusto y más altura -demasiada- propios del “boom” de la construcción. En todo caso, la Plaza del Seis de Agosto de Gijón sigue siendo uno de los rincones emblemáticos de la villa.

Fichas

La imagen de nuestra entrada de hoy recoge dos “fichas” para llamar por teléfono, los “jetton” franceses; recuerdo especialmente los teléfonos adaptados a este sistema que había en el Café Begoña (antes La Aurora) y en el Café Oriental, desde los que avisábamos a nuestro domicilio paterno del más que posible retraso a la salida de la discoteca o de la zona de vinos de Gijòn.

Tormenta

Vuelve el mal tiempo a Asturias en el momento de redactar la entrada que se publicará el día de hoy. Ahora las ventoleras se llaman ciclogénesis explosivas y las tormentas tienen nombre propio, a veces de hombre y en otras ocasiones, de mujer, a saber cuáles serán las peores y si tal diferencia genera un conflicto sexista, o sea. Bruno dieron en denominar a la actual, con frío, viento y olas grandes “cachones” en Cimadevilla, desde donde se mira al mar de frente, sin titubeos, como hace tantos años, cuando el único nombre de estos fenómenos meteorológicos, era el del amarre del barco a puerto, en espera de tiempos mejores para la pesca.

Estación del Norte

La instantánea recoge la imagen de la antigua Estación del Norte de Gijón, hoy Museo del Ferrocarril, hacia 1.884, con propuesta de coloración por Digital Task.

Cambió poco con el paso de los años, apareciendo una marquesina que conocí en los años sesenta, para proteger a los pasajeros de la lluvia; en aquel entonces el viaje a Galicia era lento y difícil, con transbordo en Monforte de Lemos y circulando por unos túneles en Pajares que siguen, por desgracia, presentes más de ciento treinta años después. Durante mis estudios en la capital, viajaba casi diariamente en el Omnibús de León, con salida a las tres y diez de la tarde, propulsado por una de las antiguas locomotoras verdes y con vagones divididos en departamentos y pasillo, al que se salía a fumar asomado a una ventanilla por la que se adivinaba el resto del convoy.