Posts Tagged 'Cataluña'

La CUP distribuye una caricatura del alcalde de Tarragona y un diputado del PP sodomizándose

Hay hechos que se califican por sí solos y en los que sobra todo comentario. La doble vara de medir, herramienta extraordinariamente útil entre el progresismo militante, permite el humor de trazo grueso sobre todo aquello que resulta políticamente incorrecto por no adscribirse al pensamiento único, lógicamente propio de morados y adláteres. Reflexionen ustedes un minuto sobre el resultado de realizar una caricatura similar con el Sr. Iglesias y Echenique, y claro, que el responsable de la chanza fuese un partido político y no una publicación satírica. Curiosa forma de ejercer la libertad, aunque sea la de expresión.

Marta Ferrusola

Es difícil ser justo con el castigo que merece quien se aprovecha del dinero ajeno, público o no, porque al privar de libertad a un delincuente, estamos poniendo precio a la vida. No parece muy lógico ser condenado a doce años de prisión por un homicidio y a veinte por apropiarse de fondos públicos, aún con premeditación, alevosía y los agravantes que el Derecho pueda añadir al ilícito penal. Sin embargo, en el caso particular de Dª Marta, al robo -sea legalmente correcto el término, o no- hay que añadir la tomadura de pelo, el desprecio y el desdén con que trató a todos sus compatriotas. Empezando por la mentira -afirmó no haber dispuesto en su vida de cuentas en bancos andorranos- y siguiendo por su famoso “no tenemos ni cinco”, llegamos a un final en el que hizo amasar a su familia decenas de millones de euros mientras Cataluña precisaba ayudas del gobierno central para aliviar los apuros de una población que, como el resto de España, se vio sacudida por la crisis. Jordi Pujol jr. coleccionaba un elevado número de automóviles de altísima gama y declaraba con increíble soberbia sobre el particular, movió ingentes cantidades de dinero después de haber sido imputado y la familia, en general, pasó años sin que el verdadero peso de la ley cayese sobre sus cabezas. Todo esto me produce dolor de tripas, me revuelve, resulta repugnante y apetece desear a esta caterva de delincuentes, penas ejemplares. Después, le viene a uno a la cabeza eso de que vivimos en un Estado de Derecho, y se da cuenta de que la visceralidad es mala compañía de una valoración ponderada. Así que, desde este humilde espacio, solo deseamos a la madre superiora, al abad y al conjunto de monaguillos una condena justa, en caso de ser encontrados culpables, y un cumplimiento íntegro de la misma, en idénticas condiciones que los reclusos comunes. Probablemente sea demasiada la fe que aún conservo, tanto en la especie humana, como en la clase política, pero, como reza el refrán, la esperanza es lo último que se pierde.

De banderas

Parece ser que se pide la dimisión de un condejal sevillano por el “Tweet” anterior, en el que defendía la bandera preconstitucional -o franquista- en los términos perfectamente legibles en la imagen que ilustra nuestra entrada de hoy.

No cuestiono las solicitudes, seguramente razonadas y razonables, de conspicuos progresistas -y no tanto- sobre la dimisión del edil sevillano, pero ello me obliga a preguntarme, ¿cuantas dimisiones de concejales, alcaldes, diputados y otros cargos políticos de distintas formaciones deberíamos pedir por haber ondeado la bandera republicana, igualmente preconsitucional e ilegal?.

Tal vez no falte quien me recuerde que la tricolor evoca un tiempo mejor que los cuarenta años de dictadura franquista, y tiene razón en parte. Efectivamente, tras el golpe militar es cierto que se produjeron detenciones -y asesinatos- por cuestiones políticas, tan verdadero como que resurgió la economía, se creó la Seguridad social (muchos piensan que fue obra del Sr. González, pero el andaluz, que mejoró mucho la institución, ya la encontró inventada y funcionando), nacieron las pensiones no contributivas (tampoco fueron obra del socialismo, que se limitó a actualizar el reglamento, mendiante una pésima traducción de las tablas americanas para la determinación del grado de discapacidad en 1.984, en las que ni siquiera los socialistas se molestaron en pasar las medidas de pulgadas a centímetros, está ahí para que lo lean ustedes) y se universalizó la educación en todos los ámbitos sociales. Y no es menos cierto que la Segunda República fue corrupta, facilitó intrigas y crímenes y no resultó  modelo político ni para España ni para nadie.

Y, vamos a recordrlo, actualmente España tiene una bandera bicolor, con un origen muy anterior al franquismo, aunque parece que haya gente a la que se le ha olvidado, y que lucen, como el Sr. Puigdemont, la enseña aragonesa, de la que se apropiaron los catalanes, que nunca fueron reino, a diferencia de los maños.

En fin que uno, en su ignorancia, entiende el motivo por el que a nuestros actuales dirigentes les ineresa la ignorancia en la población: La manipulación y el maniqueísmo, a la orden del día, resultan extremadamente más sencillos.

Y como colofón: Sepan vds., queridos y escasos lectores, que Alejandro Pumarino “pasa” ampliamente de banderas, grímpolas y gallardetes.

Puigdemont

Esta es la copia de la carta enviada por el Sr. Puigdemont a D. Mariano, en la que excusa su asistencia a la Conferencia de Presidentes, entre otras razones porque, como buen independentista, lo que pretende no es ser diferente, sino ser más.

Se han marcado en fosforito los errores cometidos, a razón de uno por párrafo, esto es, cuatro por página.

En la línea del líder catalán, enviaré una misiva a nuestra alcaldesa comunicándole que nuestra comunidad de vecinos se declara municipio independiente tras un referéndum en el que hemos ganado por mayoría absoluta. Que recaudaremos nuestro propio IBI y administraremos los recursos comunitarios, si bien cedemos al Ayuntamiento algunos asuntos básicos, como el agua o las basuras.

MNDHVS

Aldeanismo

Un colaborador de la radio catalana RAC1, TV3 y del partido Junts pel Sí “celebraría” que Esperanza Aguirre fuera “torturada” en una plaza de toros. El personaje apodado Berlustinho respondió en Twitter a un tuit de la portavoz popular en la capital, Esperanza Aguirre, en el que se congratulaba de que el Tribunal Constitucional levantara la prohibición de los toros en Cataluña.

Este muchacho representa el resultado de la educación inculcada a las nuevas y venideras generaciones, con la colaboración imprescindible de los partidos mayoritarios, cuyos dirigentes ejercieron el poder con el ombliguismo propio de su carácter egoísta. Mientras los hijos de nuestros próceres se educaron en centros bilingües -español e inglés, no catalán, por supuesto- el pueblo al que “protegen” no solamente sufrió la inmersión -eufemismo de imposición- lingüística, sino que terminaron por conocer mal un idioma que hablan cuatrocientos millones de personas y que es, sin duda alguna, la segunda lengua del mundo occidental. Por si fuera poco, dicha educación fue además, excluyente y sectaria, la historia se vio manipulada y, lejos de formar ciudadanos europeos, crearon un aldeanismo militante con ideas pseudoprogresistas.

El grado de intolerancia es tal, que no soporta la mínima crítica; cojan vds, queridos -y escasos- lectores, las manifestaciones de este impresentable y sustituyan el nombre de Esperanza Aguirre por Oriol Junqueras, Artur Mas o cualquier líder mesiánico de la independencia anhelada y esperen a ver las reacciones de esta caterva de ciegos seguidores. Y, ojo al dato, todo por un comentario que se hizo sobre una sentencia del Tribunal Constitucional, al que, evidentemente, profesarán el mismo respeto que a la expresidenta de la comunidad madrileña.

Ada Colau expedienta a un guardia urbano por llevar una muñequera de España

No es infrecuente, menos entre los miebros de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, ver lucir la enseña nacional en pulseras, relojes o, como sucede en el caso de Barcelona, la estelada en el arma reglamentaria.

Dª Ada Colau no hizo absolutamente nada por cambiar el despropósito de sancionar a quienes rotulen sus negocios exclusivamente en español, lengua oficial del Estado -me pregunto como puede ser motivo de denuncia la utilización de mi lengua en mi propio país-, pero en este caso, apoyó una denuncia al agente que lucía la bandera española, que al parecer, lucía “ostentosamente” lo cual supone “un perjuicio” para la imagen del cuerpo. Mejor se hubiese ocupado de retirar las esteladas que llevan muchos números de la policía local y autonómica en el arma, claro que tratándose de un símbolo catalán, no representan “perjuicio” alguno.

Establece la Constitución que una supuesta independencia catalana debería ser votada por todos los españoles, y ya se comentó en este mismo espacio cual sería el resultado de una supuesta consulta. Mientras la mayoría de catalanes -hay pocos que hacen mucho ruido- probablemente apoyaría la permanencia de su autonomía en el seno de nuestra nación, es más que probable que el resto de ciudadanos de este país deseásemos una Cataluña libre e independiente, fuera lógicamente, del euro, con una liga propia en la que Messi se enfrentase al Granollers y convertida en la primera república bananera del Mediterráneo, con un Artur Mas al frente, enarbolando la bandera de la libertad.

Puigdemont viaja a Portugal para anunciar la “independencia de Cataluña” y lo hace ¡¡¡en español!!!

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha viajado a Portugal a inaugurar una de sus nuevas ‘embajadas’ independentistas. Con todo el boato se ha presentado en los estudios de la cadena de televisión pública lusa RTP y ha concedido una entrevista que se emitirá esta noche. En ella, orgulloso de su “país”, ha anunciado que Cataluña acabará proclamando su independencia y que ello “no será el fin de España”. El paladín de utilizar la lengua catalana para forzar la máquina, obligar a los niños a hablarla hasta en los juegos del patio y multar a las tiendas que no la utilizan para rotular, ha emitido su mensaje de un modo curioso: Puigdemont ha proclamado sus intenciones de secesión ha utilizado ¡¡¡el español!!!.

No es extraño este esperpento, del mismo modo que las pancartas exhibidas en el estadio del FC Barcelona, rezan “Catalonia is not Spain” ¡¡¡en inglés!!! porque resultaría patético, patético para los independentistas, quiero decir, rotularlo en español y, caso de utilizar el catalán, podría no ser entendido más allá de Granollers. El Sr. Puigdemont, en tierra lusa, utilizó el castellano, mucho más próximo a nuestros vecinos peninsulares y desde luego, de muchísima más repercusión internacional, que su amadísimo catalán. Mientras tanto, sigue siendo el máximo responsable de una administración que sanciona por rotular en español, lengua oficial del estado, en un ejercicio de demagogia no visto en ningún país de Europa.