Posts Tagged 'Cataluña'

Restaurante catalán

Pizarra de un restaurante catalán moderado.

No entiendo mucho de Derecho, pero tengo entendido que es constitutivo de falta legalmente punible.

Por lo demás, la imagen no merece más comentarios.

De raza le viene al galgo

Tras la declaración de dos testigos, parece ser que el asesinato cometido por Víctor Lanza se hizo sin mediar pelea previa y por la espalda, asegurando los declarantes, que el motivo de tal actuación fue ideológico, dado el tiepo de tirantes de los que era portadora la víctima. En la instantánea adjunta aparece con su madre, activista de la extrema izquierda en Cataluña, ignoro si más o menos próxima a los antisistema, de los que su vástago es un fiel exponente. Luego me resulta curiosa la filosofía pacifista de muchas formaciones de este tipo; el otro día se publicó que el independentismo catalán sí estaba dispuesto a favoreacer algún tipo de actuación violenta que les permitiese a quienes pretenden ser víctimas, constituirise una vez más, y como casi siempre, en verdugos.

Subvencionado

Es moda, entre periodistas, escritores, actores y otras actividades, en general, relacionadas con el mundo de la “cultura”, soltar improperios contra personas o instituciones del Estado, especialmente por parte del progresismo separatista, que nos tiene absurdamente acostumbrados a sus exabruptos, subvencionados por la administración correspondiente. El Sr. Soler, por ejemplo, desearía que los Magistrados del Tribunal Supremo fuesen atropellados por un trailer, supongo que como forma prudente y democrática de acatar una decisión judicial -base de la separación de poderes- por la que se mantenía en prisión  a ciertos delincuentes encarcelados con relación a no acatar las decisiones del Constitucional, entre otros motivos. Es cierto que existen también pintores, escultores y otra suerte de artistas que no comulgan ni con el independentismo militante, ni con las barbaridades de otros compañeros, siendo, por ello, calificados automáticamente de fascistas; curiosa situación en la que, o comulgas con el barbarismo imperante, adueñado del pensamiento políticamente correcto, o te conviertes en un facha franquista, exponente de la derecha casposa y retrógrada que gobernó España durante cuarenta años. Nunca Franco tuvo tanta relevancia política como ahora, después de cuarenta y dos años muerto. El día que falte de verdad, dejará sin argumentos a mucho pseudoprogresista con chaqueta de pana y Visa Platino.

Tabarnia

Tabarnia es el último invento del separatismo nacionalista, no exento de cierto grado de razón, de razón profunda, de esas que surgen cuando a uno le rascan el bosillo, que es lo fundamental. En los municipios ilerdenses importa poco la caída del turismo en Barcelona, mientras los payeses piensan que, aún siguiendo en su empeño independentista, seguirán percibiendo las ayudas europeas, a modo del maná divino, o en el peor de los casos, formarán parte de una república independiente, adalid de las libertades y de los logros sociales; malo es que no se cuenta con el éxodo empresarial, la fuga de capitales (y cotizaciones) y el varapalo al turismo, que terminó con la mitad de los cruceristas en Valencia. Después, y con toda la razón del mundo, los araneses reclamarán su derecho a decidir y terminaremos con una Cataluña dividida en Tabarnia, Arán y “el resto”, presta a escindirse más aún, en un proceso desintegrador que solo puede terminar en la autodestrucción que les profetizo.

Menú

La instantánea se corresponde con el menú de Nochebuena que se sirvió a los policías nacionales desplazados a Barcelona, mientras, más o menos a la misma hora, en la prisión donde se encuentra recluido, el sr. Junqueras daba buena cuenta de un entrecot.

Uno, que tiene cierta y dilatada experiencia en los menús carcelarios, es consciente de que su calidad supera, con creces, al habitual cubierto del día que se sirve en numerosos establecimientos de hostelería a lo largo y ancho de esta vieja piel de toro y ahora, de forma más que evidente, a la oferta gastronómica dedicada a los desplazados en tales fechas, lejos de sus familias y pernoctando en un buque que no ofrece las mejores condiciones, después de haber sido expulsados de los hoteles concertados por parte de ese independentismo militante que aobrrece la ley y el orden más que cualquier otra cosa.

Pues nada, buen provecho al adalid del independentismo, que cuida la uricemia después de ingerir carnes rojas y enhorabuena a los funcionarios que desempeñan su trabajo con dignidad y con un profundo respeto por las instituciones; no faltaría quienes, en su lugar hubiesen ya promovido movilizaciones y otro tipo de actuaciones -siempre legales- improcedentes en los momentos que vivimos.

Pacifismo

Se dice que una imagen vale más que mil palabras, y la que ilustra nuestra entrada de hoy representa mejor que nada el término, manido por su uso, de “pacífica”. Así, el ciudadano que perdió un ojo por una bola de goma mientras trataba de agredir a números de la Policía Nacional, en realidad se manifestaba pacíficamente; pacifismo es el término que mejor define la actitud de los independentistas que rodean el vehículo policial en la fotografía precedente y no menos pacíficas resultaron las lesiones sufridas por parte de las fuerzas de orden público durante la no menos pacífica expresión popular de la voluntad independentista. Juzguen ustedes mismos.

Eduard Pujol

El portavoz de Junts per Catalunya (JxCat) y diputado electo, Eduard Pujol -en la imagen-, ha afirmado hoy que el mensaje de Navidad del Rey “volvió a ser el del Rey del 155”, pues parece que “el Rey se siente más cómodo apelando a la represión del 1 de octubre que no a la voluntad expresada en las elecciones”.

No nos aclaró el Sr. Pujol a cual de las dos votaciones celebradas en fechas recientes se refería la “voluntad” del pueblo catalán. Es difícil, especialmente con una población tan voluble en sus ideas, pues con apenas dos meses y medio de diferencia, se pasó de un 98% de ciudadanos favorables a la independencia, a una victoria en número de votos para los constitucionalistas, no traducido en la necesaria victoria en escaños tras aplicar la ley d’Hont. A mi me cuesta mucho trabajo creer que los resultados de la pantomima en que consistió el referéndum se aproximen, ni de lejos, a la realidad, y me resulta todavía más preocupante que los políticos catalanes proclamasen unilateralmente la independencia “por el mandato de los ciudadanos” traducido en el aplastante resultado de la consulta, que no dejó de ser un pucherazo más propio de una república bananera que de una región que aspira a la independencia, para convertirse en una república modelo del primer mundo.

Tampoco nos dijo el Sr. Pujol cual es su opinión sobre la victoria, incuestionable, de Ciudadanos en las pasadas elecciones autonómicas. ¿Permitirá gobernar a la lista más votada?. Mucho me temo que la piel del político catalán se volverá menos fina que para criticar la “violencia” del uno de Octubre y no consentirá tal aberración, por supuesto en defensa de los intereses de una Cataluña que no lo tradujo con el mandato de los votos.