Posts Tagged 'Fanatismo'

Trapero

El Sr. Trapero se ha hecho famoso en Cataluña, donde se le considera casi un héroe, desde la ignorancia propia de un ciego sentimiento independentista; los orígenes de este insigne funcionario no son catalanes, como corresponde a todo buen separatista que se precie; rehusó la instalación de bolardos que se le recomendó como medida preventiva, por considerarla “postureo” (sic) y quien abatió a cuatro de los cinco terroristas era un exlegionario de cabra y trompeta, y no un policía catalán con pedigrí histórico de Granollers.

Consiguió mosquear a un representante de los medios de comunicación extranjeros por el empecinamiento en repetir en catalán la información facilitada a los periodistas foráneos, relegando el castellano -decir español en Cataluña es signo inequívoco de fascismo nacional- a un tercer o cuarto lugar haciendo más que buena la imposición -inmersión- de un idioma minoritario que enorgullece a un pueblo cuyos dirigentes tienen a sus hijos estudiando inglés y alemán. En fin, que este policía de medio pelo y pistola al cinto en sus comparecencias, representa perfectamente el espíritu independentista: Un punto de prepotencia, un rictus de honda preocupación por la situación catalana, que solo refleja una ignorancia consciente -léase el asunto de los bolardos- y un empecinamiento ridículo en la utilización de un idioma minoritario que, más que diferenciar, aísla a quien lo utiliza. Enhorabuena.

Julián Cadman

Cuando el jueves pasado un hijo de Satanás convirtió su furgoneta en una guadaña con la que fue segando vidas inocentes por La Rambla de Barcelona, quedó tendido en el suelo el cuerpo de un pequeño niño moreno con la pierna quebrada en una posición imposible y sangrando abundantemente por la cabeza. Harry Athwal, un británico de 44 años lo vio e intentó auxiliarlo, contraviniendo las instrucciones de los policías quienes, por seguridad, le ordenaron que se se pusiera a resguardo. Pero Harry no obedeció para intentar socorrerlo, aunque enseguida notó que el pequeño no tenía pulso. Aún así se quedó a su lado llorando mientras lo acariciaba porque según dijo: “No iba a dejar a ese niño solo en medio de la calle”.

Imágenes de ese angelito las hemos visto en varios medios de comunicación, y en Twitter el injustamente censurado @VerdadesOfenden inició una campaña con el hashtag #BarcelonaChildren para intentar averiguar su estado. Su fotografía traía a la memoria la de otro niño, Aylan Kurdi, el inmigrante kurdo que apareció ahogado en una playa turca en 2015. La imagen de Aylan dio la vuelta al mundo y hasta U2 modificó la letra de una canción en su memoria. En el primer aniversario de su muerte, Pablo Iglesias organizó un homenaje en las escalinatas del Congreso de los Diputados y el padre Ángel lo convirtió en el niño Jesús del belén de la parroquia de San Antón.

Pero pese al parecido de las dos fotografías su difusión no es equiparable porque al Aylan de Barcelona lo han escondido. Las autoridades dicen que nadie debe enterarse, al ver una imagen en los medios de comunicación, de que un familiar ha sido víctima de un atentado, y que deben ser ellos, con el apoyo psicológico adecuado, los que informen. Por eso piden que no se difundan imágenes identificables hasta que lo hayan hecho. También hay quienes opinan que tampoco deben difundirse después porque causan sufrimiento a sus familiares y a las víctimas de otros atentados, haciéndoselo rememorar. Yo, como muchas asociaciones de víctimas del terrorismo, no comparto este segundo criterio. Creo que estas imágenes deben difundirse para informar y concienciar a la sociedad de la realidad a la que nos enfrentamos. Eso es hacer periodismo, contar lo que ocurre por desagradable que sea.

Pero existe un tercer grupo más numeroso que cambia de criterio en función de la bastarda utilización que puedan hacer de unas imágenes u otras. Así, cuando el muerto es un inmigrante ahogado en una playa o un palestino de Gaza, difunden la imagen hasta la extenuación, para intentar que la opinión pública se muestre favorable a la inmigración y contraria a Israel, respectivamente. En cambio si el asesinado ha sido víctima del terrorismo islamista, llenan las redes sociales con fotografías de gatitos para evitar que se vean las que muestran con crudeza la guerra a la que occidente se enfrenta. El Aylan de Barcelona ya tiene nombre, se llamaba Julian Cadman, tenía sólo siete años y doble nacionalidad británica y australiana. Paseaba con su madre cuando ambos fueron arrollados. Estaba identificado desde el principio pero había que esperar a que su padre llegara desde Australia para comunicárselo. Julian no merece menos homenajes que Aylan. Si uno se convirtió en la imagen de la lucha contra las mafias que trafican con seres humanos en el Mediterráneo, el otro debe ser símbolo de la resistencia frente al terrorismo islamista. No puede haber dos varas de medir ni dos clases de víctimas. Descansa en paz Julian, que tu muerte no sea en vano y sirva para despertar conciencias contra tus asesinos.

Tomado de OK Diario el día 23 de los corrientes.

Forn

Nadie duda, a tales alturas, de que el catalán es lengua oficial en la comunidad autónoma correspondiente, del mismo modo que todo el mundo se percata de que el eufemismo “inmersión lingüística” supone la imposición del catalán en todos los ámbitos, obviando una lengua hablada por mas de quinientos cincuenta millones de personas, cuya utilización exclusiva en rótulos comerciales, puede suponer una sanción administrativa por parte del gonbierno catalán. Desde este espacio, afirmamos en no pocas ocasiones, que el catalán, curiosa lengua romance, era útil para llegar poco más allá de Granollers, sin ánimo alguno de menosprecio hacia un idioma de rancia tradición en una pequeña parte de nuestro país, y en ese sentido debería haber sido interpretado por parte de los representantes públicos que ofrecieron ruedas de prensa con relación al reciente atentado ocurrido en Las Ramblas de Barcelona.

Un periodista extranjero llegó a abandonar el recinto por la reticente actitud de los responsables de la información, en el uso del catalán; si en verdad se pretende que Cataluña sea conocida más allá de nuestras fronteras e “internacionalizar” el “conflicto”, nada más útil que los representantes de los medios de comunicación europeos en sus ruedas de prensa, facilitándoles el entendimiento tanto de lo que sucede en su territorio, como de las pretensiones independentistas. El Sr. Forn se negó a la utilización del castellano, o español, pero no tuvo inconveniente en modificar su apellido para “catalanizarlo”, del mismo modo que siendo el concejal responsable de la seguridad en Barcelona, hizo caso omiso del consejo de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para colocar bolardos, de la forma en que se publicó por parte de diferentes medios, protegiendo la eventual realización de un ataque como el sucedido. Hay que estar muy seguro de sí mismo -o ser extremadamente tonto- para cargar sobre los hombros tal responsabilidad, pero mantener la actitud arrogante de ese nacionalismo aldeanista.

La muerte está enfrente

El pasado mes fue el aniversario del desembarco en Normandía y con tal motivo, la red “Flickr” publicó varios centenares de fotografías inéditas de diferentes orígenes correspondientes a aquella efeméride. La primera instantánea muestra la imagen del interior de una barcaza, antes de llegar a la entonces llamada playa de Omaha, donde la mayor parte de sus ocupantes encontrarían la muerte, la muerte siempre absurda de una guerra que, como todas, también lo fue.

No hace muchos años paseé por aquellas playas y me conmovió el silencio de sus cementerios, cuajados de cruces blancas, donde descansan para siempre los restos de jóvenes que no pudieron dejar de serlo por el capricho megalómano de los dirigentes, o por oscuros intereses económicos de quienes nunca mueren en los campos de batalla.

De banderas

Parece ser que se pide la dimisión de un condejal sevillano por el “Tweet” anterior, en el que defendía la bandera preconstitucional -o franquista- en los términos perfectamente legibles en la imagen que ilustra nuestra entrada de hoy.

No cuestiono las solicitudes, seguramente razonadas y razonables, de conspicuos progresistas -y no tanto- sobre la dimisión del edil sevillano, pero ello me obliga a preguntarme, ¿cuantas dimisiones de concejales, alcaldes, diputados y otros cargos políticos de distintas formaciones deberíamos pedir por haber ondeado la bandera republicana, igualmente preconsitucional e ilegal?.

Tal vez no falte quien me recuerde que la tricolor evoca un tiempo mejor que los cuarenta años de dictadura franquista, y tiene razón en parte. Efectivamente, tras el golpe militar es cierto que se produjeron detenciones -y asesinatos- por cuestiones políticas, tan verdadero como que resurgió la economía, se creó la Seguridad social (muchos piensan que fue obra del Sr. González, pero el andaluz, que mejoró mucho la institución, ya la encontró inventada y funcionando), nacieron las pensiones no contributivas (tampoco fueron obra del socialismo, que se limitó a actualizar el reglamento, mendiante una pésima traducción de las tablas americanas para la determinación del grado de discapacidad en 1.984, en las que ni siquiera los socialistas se molestaron en pasar las medidas de pulgadas a centímetros, está ahí para que lo lean ustedes) y se universalizó la educación en todos los ámbitos sociales. Y no es menos cierto que la Segunda República fue corrupta, facilitó intrigas y crímenes y no resultó  modelo político ni para España ni para nadie.

Y, vamos a recordrlo, actualmente España tiene una bandera bicolor, con un origen muy anterior al franquismo, aunque parece que haya gente a la que se le ha olvidado, y que lucen, como el Sr. Puigdemont, la enseña aragonesa, de la que se apropiaron los catalanes, que nunca fueron reino, a diferencia de los maños.

En fin que uno, en su ignorancia, entiende el motivo por el que a nuestros actuales dirigentes les ineresa la ignorancia en la población: La manipulación y el maniqueísmo, a la orden del día, resultan extremadamente más sencillos.

Y como colofón: Sepan vds., queridos y escasos lectores, que Alejandro Pumarino “pasa” ampliamente de banderas, grímpolas y gallardetes.

Miren Gaztañaga

Miren bien la fotografía que ilustra nuestra entrada de hoy; es la actriz vasca Miren Gaztañaga quien,en una entrevista concedida a la ETB afirmó que los españoles, se supone que los no vascos, claro, son “culturalmente atrasados, al verlos me viene la imagen de un cateto” (sic). Estrena película, “El Guardían Invisible”, de forma que esos españoles catetos e incultos, tienen la oportunidad de agradecer a la Sra. Gaztañaga sus sabias afirmaciones en defensa de un independentismo aldeanista y excluyente que busca la confrontación en vez de la diferencia, pese a sus limitaciones intelectuales. Los rasgos diferenciales de los pueblos y culturas resultan enriquecedores a través del intercambio y el conocimiento; eso no puede suceder con los vascos, quienes han alcanzando la cima de la evolución y el desarrollo, como evidencian las condescendientes declaraciones de esta intérprete nacionalista. Para enmarcar.

Más hipocresía política: Ramón Espinar

Pocos días antes de las pasadas elecciones generales, el podemita de turno tuiteó una supuesta felicitación para los musulmanes, cuajada de errores (el Ramadán comienza para numerosos musulmanes, no éstos empiezan el Ramadán) y faltando a los principios postulados por el propio político cuando defendió a ultranza la laicidad del Estado.

Efectivamente, que socialmente nos definamos dentro de la laicidad no excluye la libertad religiosa, ni las creencias que profesen nuestros representantes, ni tampoco, y por supuesto, el derecho individual de cada uno, de defender su fe o alegrarse de los eventos de otras creencias. Lo que me llama la atención del Sr. Espinar, es que no felicite a los cristianos por la Navidad, ni a los judíos o los budistas por sus celebraciones respectivas. Correligionarios de D. Ramón se despelotaron en un acto cristiano -una misa- como forma de protesta -según ellos- contra la fe cristiana -ignora uno el daño ocasionado por esta religión al personal en cuestión- que, a la vez, felicita a los musulmanes. ¿Miedo?. ¿Captación de votos?. Permaneceremos en el sombrío espacio de la ignorancia hasta el fin de los días; no faltaron conspicuos de la formación morada que calificaron este tipo de actos de defensa de la “multiculturalidad”. Se conoce que el cristianismo no es vehículo de cultura, tradición, conocimiento o filosofía y los practicantes de la Yihad representan el progresismo militante del Islam moderado, mereciendo el reconocimiento de los suyos en una Europa decandente. Lamentable.


octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores