Posts Tagged 'Francia'

La muerte está enfrente

El pasado mes fue el aniversario del desembarco en Normandía y con tal motivo, la red “Flickr” publicó varios centenares de fotografías inéditas de diferentes orígenes correspondientes a aquella efeméride. La primera instantánea muestra la imagen del interior de una barcaza, antes de llegar a la entonces llamada playa de Omaha, donde la mayor parte de sus ocupantes encontrarían la muerte, la muerte siempre absurda de una guerra que, como todas, también lo fue.

No hace muchos años paseé por aquellas playas y me conmovió el silencio de sus cementerios, cuajados de cruces blancas, donde descansan para siempre los restos de jóvenes que no pudieron dejar de serlo por el capricho megalómano de los dirigentes, o por oscuros intereses económicos de quienes nunca mueren en los campos de batalla.

Francia

Una única instantánea recoge la imagen de esa vieja Europa de bicicletas, campanarios y carteros(*), con la piedra y el cielo grises bajo los que circula un moderno tranvía entre un cesped tan verde como el convoy. Costó siglos, muertes y sangre, alcanzar el bienestar del que disfrutamos en este occidente, en que aparecen catedrales, castillos y palacios entre carreteras tranquilas, por las que se circula con seguridad, admirando la belleza de tantos paisajes naturales. Cuesta creer que todo ese bienestar se vea amenazado por la convivencia con algunos grupos de inmigrantes que, lejos de integrarse en la serenidad que transmite la piedra secular, prefieren pensar en la sangre impregnando la arena caliente del desierto, a quienes ofende la admirable fachada lateral de la catedral de Reims, en la imagen. A quienes molesta que una mujer descubierta conduzca el tranvía de nuestra instantánea. Los que piensan que otras confesiones religiosas deben ser perseguidas y exterminados sus fieles. Esos que se esconden entre la paz que les ofrece occidente, para reventarla con atentados y con reivindicaciones que igualmente van contra nuestra tradición y nuestras constumbres. Que crecen demográfica e ideológicamente entre nuestros ciudadanos, a quienes odian, a quienes están dispuestos a matar so pena de obligar a su tradición y costumbres medievales. Desde este humilde espacio el aviso a nuestros gobernantes para que tengan tan abierta la puerta de entrada para acoger al inmigrante, como la de salida, para expulsar a quien atente ideológicamente, o de hecho, contra la libertad y la vida que disfrutamos en esta vieja Europa de bicicletas, campanarios y carteros(*).

 

(*) Tomado de José Luis Alvite, sangre y vendimia.

 

Mueren 12 personas al chocar un microbús con un camión en Francia

Todos ellos eran portugueses, y viajaban a su país natal para pasar la Semana Santa en su tierra.

Uno, poco entendido en vehículos, tiene la sensación de que el transportado por la grúa no es un microbús, o por lo menos, lo que entendemos en estos pagos por ello; el aspecto es el de una furgoneta en la que doce personas no deberían viajar holgadas de espacio y necesariamente, alguna de ellas sin ventanilla ni vista al exterior. Es probable que el conductor se hubiese dormido y fue a colisionar directamente contra un camión en el que encontraron la muerte los doce emigrantes.

La pobreza circula con frecuencia tan cerca de nosotros que pasa al lado sin que nos demos cuenta. Las carreteras, siempre impersonales, son la vía de quienes viajan por placer con todo tipo de comodidades junto a otros, con menos medios y necesidades diametralmente opuestas. Strauss Kahn gustaba de recorrer París en un Panamera, no sé si antes o después de buscarse la ruina con su camarera de habitación, y no puede pensar como quienes hacinados en un furgón encontraron el final de su viaje definitivo en un pueblecito francés. Descansen en paz.

Basque Country

Estas señales, indicativas de que estamos circulando con nuestro vehículo por la “Basque Country”, han costado al erario público unos noventa mil euros, a algo más de diez mil por cada uno de los carteles. El nacionalismo aldeanista y de izquierdas, como casi todos los de su cuerda política, son verdaderos expertos en gastar el dinero ajeno, aquel con el que el sufrido contribuyente se ve cada vez más presionado por una administración voraz que termina por hacer reparto de beneficios y prebendas entre los conspicuos con filiación política, o estupideces inútiles como la que nos ocupa el día de hoy.

La utilización del inglés es un recurso falaz, un medio para no escribir en español, o castellano, que tanto da, por la alergia que produce en los dirigentes vascos todo lo que se aparte de la seña identitaria políticamente correcta, y están terminando por hacer el  mismo ridículo que los seguidores del Barcelona C.F. cuando despliegan enormes pancartas con la leyenda “Catalonia is not Spain” por eso de que en su lengua madre no quieren ponerlo y el catalán no lo entiende ni Dios más allá de Granollers.

Los franceses, más listos y más europeos que nosotros, llevan con flema e indiferencia este asunto de la independencia, que consideran menor precisamente por ello. El movimiento separatista interesa sobre todo a España porque con Francia se desinflan un poco las ansias de escisión, considerando que el gobierno galo es menos proclive a la tolerancia que las últimas administraciones españolas. Desde luego, ni Zapatero primero, ni Rajoy después, han sabido dimensionar el problema donde realmente debería estar: En ninguna parte. Nada hace falta, más allá de aplicar la ley escrita hace muchos años, y para saber como se hacen esas cosas sin meter ruido, basta levantar la vista y mirar a los franceses, eso es todo.

Paul Bismuth

Es el alter ego del Sr. Sarkozy, a cuyo nombre se hizo con una línea privada de teléfono a través de la que sostener conversaciones inconfesables que suponen, según todos los indicios, delitos tipificados en el Código Penal, de ese o de cualquier otro país. Después llega la triquiñuela, la vuelta, el buenismo del sistema, que permite entender como ilegal la prueba y no poder condenar en base a ella. Sarkozy no puede dimitir porque ya no ocupa un puesto de responsabilidad gubernamental, pero el Sr. Rajoy firmó un “Luis sé fuerte” que debería haber constituido la fosa política del gallego impasible, y lo hubiera sido en Estados Unidos, paraíso de los “mercados” y azote del progresimo militante, aunque siempre ejemplo de democracia a niveles insospechados en Europa y desconocidos en las repúblicas asamblearias y participativas de Maduro y adláteres. Si D. Nicolás es culpable, deberá purgar su pena; en caso de dudas o de demostrarse su inocencia, todo sería diferente, aunque la sombra de la incertidumbre es alargada e incompatible con la política activa. No lo precisa; yo en su lugar, dedicaría el tiempo a deleitar mis oídos con la melodía de la Sra. Bruni que además de elegante, es muy atractiva.

Informe Mosby (Gracias Sr. Sirgo)

Informe realizado in situ en el país francés en Agosto de 2012. En Masby queremos divulgar cómo los franceses conviven en paz con sus distintas culturas regionales sin erosionar la unidad nacional. Queremos demostrar a los ciudadanos españoles, periodistas y políticos, que hay otras formas de gestionar la política nacional distintas a las que nos han “vendido” en España durante los últimos 30 años. Unas formas y normas francesas que son totalmente compatibles con nuestra Constitución.   Educación – Todos los estudiantes franceses siguen exactamente el mismo currículo educativo en todo el territorio francés. Un estudiante de la Bretaña francesa, por ejemplo, puede trasladarse a mitad de curso a cualquier Departamento (región) francés sin ver alterado su plan de estudios. La educación no es endogámica y no se usa como arma política ni de adoctrinamiento. Los temas y las materias son las mismas en cualquier punto de Francia. Los Topónimos – Se estudian, publican y difunden en toda Francia exclusivamente en francés. Los franceses, siendo muy respetuosos con las culturas locales, admiten la rotulación en las carreteras de topónimos en lengua local (alsaciano, bretón, vasco, franco-provenzal, occitano, gascón, corso, catalán, y neerlandés) en sus respectivos departamentos, siempre en tamaño más pequeña para que no lleve a confusión con los nombres oficiales franceses.   Las lenguas – Estudiar o hablar en las distintas lenguas locales es un privilegio que tienen los nativos de los distintos Departamentos, en cambio estudiar o hablar en francés es un derecho. En ningún Departamento se obliga estudiar, ni siquiera a conocer las distintas lenguas locales. Por ejemplo, en el País Vasco Francés, los alumnos pueden estudiar el vasco como asignatura optativa, pero no obligatoria. Los padres que quieran que sus hijos estudien exclusivamente en vasco, pueden llevarlos a las Ikastolas que disfrutan de los mismos privilegios que el Colegio Alemán, el Colegio Inglés o el Colegio Español. Son colegios privados y sin ningún tipo de subvenciones estatales.   Algunos colegios o centros de estudios de lengua extranjera están subvencionados por sus países respectivos. Sirva de ejemplo ver que todos los centros donde se estudia catalán en Francia están subvencionados por la Cataluña española.   La lengua oficial de Francia es el francés. Los franceses tienen la obligación de conocer la lengua y el derecho a usarla. Es por ello que sería incomprensible en Francia, por ejemplo, facilitar a un imputado un traductor de vasco, catalán, etc. en un juicio. Si un imputado se niega a declarar en francés, es su abogado –voluntariamente- quien traduce las declaraciones de su defendido.   País – Debemos resaltar que en Francia la palabra “País” no tiene la misma connotación que en España. Así podemos ver escrito “País Catalán” o “País Vasco”, al igual que cualquier producto regional con la nota “Producto del país”. La palabra “país” es equivalente en España a “región”. En cambio nunca veremos escrito ni oiremos “Cataluña” o “Vascongadas” porque eso llevaría implícito el reconocimiento de ser una Nación, igual que cuando se refieren a nuestro país, nunca dicen “el país Español”, simplemente dicen “España”. De hecho, cuando los franceses hablan de “Cataluña”, siempre se refieren a la Cataluña de España.   Las matrículas de vehículos – Los franceses observando la polémica desatada en España con las matriculas de Cataluña poniendo el adhesivo “CAT” y viendo que esto se podía contagiar a Francia, optaron hace unos años por modificar las suyas y regularlas para impedir cualquier inicio de polémica. Las matrículas en Francia disponen a la izquierda de un cuadrado azul que indica la nacionalidad francesa y su pertenencia a la UE. En el centro aparece el numero de matrícula y a la derecha hay un cuadrado, igual que el de la izquierda, reservado para poner el Departamento al que pertenece el coche. Este se indica con números: Marsella se identifica con el número 13, París con el número 75,… No obstante este cuadrado es de libre disposición y aunque es obligatorio llevarlo, el usuario puede poner lo que quiera. Incluso puede poner “España”. Con esta regularización se evita que radicales independentistas caigan en la tentación de modificar la matrícula oficial. Lo cierto es que en todo nuestro recorrido no encontramos matriculas con identificativos independentistas como “CAT” o “VASC”. Independencia de Vascongadas o Cataluña – Esta cuestión ni se plantea ni se cuestiona en Francia. Preguntamos a un experto periodista en temas políticos, Jean Claude Rochais, de la ciudad de Pau: ¿Usted cree que François Hollande, por el hecho de ser de izquierdas puede propiciar un inicio de independencia o secesión del “País Vaso” o “País Catalán” en Francia al estilo español? Su respuesta de asombro no se hizo esperar: Vous est fou? –¿Usted está loco?-. François Hollande puede ser de izquierdas, pero es francés. A diferencia de lo que ocurre en España con los socialistas, en Francia usted puede ver a todos nuestros presidentes y políticos acompañados de la bandera francesa. Es un tema muy claro que el pueblo francés en su conjunto no perdonaría.   Continuó diciendo: Es más, es un tema que ya ha salido a debate en algunos círculos y puedo asegurarle que ni siquiera, en el caso que ocurriera en España, íbamos a permitir la entrada en la UE de Cataluña o Vascongadas como países pertenecientes a Europa, eso sería dar pie para que con el tiempo reclamaran a Francia sus pretensiones territoriales. No sé lo que ustedes harán, pero le aseguro que Francia no lo tolerará.   La igualdad entre franceses – Todos los franceses, incluidos los funcionarios, pueden trabajar en cualquier Departamento francés sin necesidad de conocer la lengua cultural local. En ningún caso se otorga puntos o se favorece el conocimiento de la lengua local.   La bandera francesa – En nuestro recorrido por el “País Vasco” o “País Catalán” no observamos ningún problema con banderas. En todos los ayuntamientos estaba expuesta la bandera francesa. En algunos pueblos en fiestas observamos banderas regionales, pero en ningún caso, hablando con los franceses, detectamos que existan problemas ni guerra de banderas.   Podemos ser respetuosos con las culturas locales sin cuestionar la identidad de un país.   Todo lo expuesto es compatible con la Constitución Española que lo dice muy claro en su artículo 3º: 1 – El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. 2 – Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos. Efectivamente lo que hay que modificar en España son los distintos Estatutos Autonómicos, no la Constitución. 3 – La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección. Pero no de su imposición.   El artículo 14 dice: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. En España se discrimina a millones de trabajadores y funcionarios por no conocer las lenguas tribales otorgando facilidades o “puntos” a los nativos de la Comunidad o simplemente no admitiéndolos como hace el PP en Galicia y en Valencia.   El Movimiento Masby pretende con este informe realizado en Francia, demostrar que hay otras formas de hacer las cosas distintas a como nos las han enseñado nuestros políticos durante los últimos 30 años y concienciar a los ciudadanos de que hemos sido engañados y sometidos a la tiranía de las Autonomías.   • El sistema político actual genera unos 2 millones de víctimas infantiles obligándoles a estudiar en una lengua que, si pudieran elegir libremente sus padres o tutores, no elegirían. • El sistema político actual ha generado el mayor retraso y fracaso educativo de toda la historia de España situándonos por detrás de Grecia. • El sistema político actual genera unos 6 millones de víctimas de la discriminación lingüística al no poder optar libremente por ofertas de trabajo y oposiciones en todo el territorio nacional. • El sistema político actual gasta 6.500 millones de euros al año para mantener la imposición lingüística y normalizar lo que no es normal.   …no hay que olvidar que todos los males de España comenzaron el día que se equipararon las lenguas locales a la lengua común de todos los españoles. Fue la semilla de las diferenciaciones.   Fdo. Juan Vte. Santacreu

Urkullu: “En España tienen un problema, solo saben decir que no”

Frase gloriosa dl dirigente vasco, que completó con otras perlas como que España ya no es una grande y libre. Al menos acierta en este último extremo porque, teniendo en cuenta que las provincias vascongadas forman parte del territorio nacional, la desigual lucha de las nucas contra las pistolas, cercena esa imprescindible libertad de defender cada un sus ideas y votar según sus personales filias. Urkullu gobierna una autonomía de la que numerosos ciudadanos han tenido que exiliarse porque el precio de pensar de modo diferente al independentismo radical, puede pagarse con la vida, en una suerte de auténtica dictadura, mucho menos flexible que la del autor de la frase de marras. El independetismo es la única idea admitida y admisible en Vizcaya y Guipúzcoa, y contagian irremediablemente a los alaveses; después se anexionan los territorios franceses, con la sutil diferencia de que los políticos de nuestro país vecino tienen menos tolerancia con la estupidez que nuestros dirigentes, habitualmente tan tolerantes con la mal llamada diversidad, que caemos en la dictadura de algunas minorías enloquecidas.


octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores