Posts Tagged 'Iglesia Católica'

El coño insumiso

Piden 3.000 euros de multa para los responsables de la procesión del “coño insumiso”, burla de poco pelo de los pasos católicos de nuestra Semana Santa. Obra y gracia, en este caso, del progresismo militante, que desprecia todo lo que no comulgue -perdón- con el ideario políticamente correcto, que induce a la mofa de la tradición cristiana y subvenciona el Islam -confesión paradigma de la libertad- al que considera multiculturalidad, en uno de los ejercicios de hipocresía política y social, propios de las formaciones emergentes, tristemente condenadas a vivir en la transgresión absurda de todo lo que se etiqueta ideológicamente incorrecto.

El chumino

La muy venerable hermandad del coño insumiso, idea brillante de la responsable de feminismo en Podemos Málaga, cuya fotografía ilustra nuestra entrada de hoy, no cayó muy bien en el Juzgado de Instrucción número once de la cicudad andaluza, que decidió abrir diligencias por un delito contra los sentimientos religiosos en la llamada procesión del “chumino rebelde”. Según consta en el auto, la nº 6 de la formación morada en esta ciudad andaluza, Dª Elisa Mandillo, tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados para responder por este delito tipificado en el artículo 525 del Código Penal.

La causa resultó finalmente archivada.

Independientemente de la cuestión legal, está la ética; el insulto, la vejación, son extremadamente baratos en esta España cañí, que aguanta casi de todo y a casi todos. Uno, con el paso de los años, se hace cada vez más tolerante con quienes disiente ideológicamente, aceptando que llevan una buena parte de razón pese a todo y desde luego, jamás se me ocurriría llegar al insulto o la provocación. Por cierto, que el envalentonamiento del progresismo militante se produce siempre hacia la iglesia católica, no tengo conocimiento de que el credo musulmán, judío o budista, hayan sido perseguidos con la misma vehemencia por la formación morada. Málaga, como casi toda Andalucía en particular y numerosas provincias de España en general, tiene una rancia tradición católica y celebra una Semana Santa que, más allá del contenido religioso, es un espectáculo digno de admiración. Se conoce que nuestra edil malagueña pretende terminar con parte de los ingresos procedentes del turismo, boicoteando una fiesta popular, profundamente arraigada en las creencias de muchos vecinos suyos, a quienes, mediante este comportamiento, desprecia de forma impropia en un servidor público.

¿Insultante u ofensivo?

Arabia Saudí prohibió hace varios años a las compañías aéreas suizas que volaban a sus ciudades mostrar en el exterior de sus aviones la bandera nacional -una cruz blanca sobre fondo rojo- para no herir la sensibilidad del país que custodia los lugares sagrados de la Meca y Medina.

La intolerancia, que suele ser fruto de la incultura y madre del subdesarrollo, rige la vida y los actos de numerosos países árabes, repúblicas islámicas, en las que la religión no solo forma parte de su vida diaria, sino de su política y su gobierno. Vivimos en nuestro medio otra suerte de cortapisa a la libertad, encarnada en el pseudoprogresimo militante, sustituyendo la divinidad por enemigos invisibles y difusos, como los mercados, el Ibex 35 o “los ricos” (el Sr. Iglesias, estadísticamente por sus ingresos, se encuentra, desde luego entre ellos, pero no se incluye por su “compromiso” social); al fin y al cabo, la ideología política no es sustancialmente diferente de la fe ciega en el dios de turno. Los países árabes viven el mundo actual con unos cinco siglos de retraso respecto a un occidente que hace poco más de cuatrocientos años quemaba a las mujeres por pensar, o por tratar de expresar una opinión divergente desde la libertad que, desde luego merecían, pero que les costó la vida. Los derechos y libertades que se disfrutan en esta vieja Europa, en Estados Unidos y otros países del primer mundo, está escrita con la sangre de millones de inocentes que merecen, cuando menos, la lucha por su defensa frente al totalitarismo emergente, fruto de la globalización, y encarnado en el islamismo radical. Sentirse ofendido por la cruz blanca sobre fondo rojo de la bandera suiza, país neutral donde los haya, es una manifestación de intolerancia inadmisible hacia nuestros símbolos, que representan el modo en el que disfrutamos la libertad que tanto costó obtener. No se posible transigir frente a las exigencias absurdas de quienes viven aún en la Edad Media, sentando sus pretensiones sobre el montón de dólares crecidos desde el suelo que cubre el petróleo, tan imprescindible en nuestro mundo occidental.

Epifanía

Como él mismo explica en un artículo en su blog, David Fernández es uno de los artistas que ha participado en la polémica cabalgata de Reyes Magos que ha recorrido las calles de Madrid este martes: “Creo que me toca ponerme un traje peludo y agitar los brazos a ritmo de pachanga Jajajajaaaa”, escribe.

Lo curioso es que en el mismo el propio Fernández explica lo que para él suponen esta fiesta: “Aborrecemos a los Reyes Magos y lo que representan, nunca pondríamos nuestras herramientas al servicio de un evento casposo como este”, dice sin dar el más mínimo rodeo para después aclarar que “nuestra sociedad está cambiando y hay determinados huecos y tareas que requieren de nuestras habilidades, y si hay que apechugar, se apechuga”. Eso sí, un poco más adelante aclara que no lo hace por amor al arte sino “cobrando, por supuesto”, lo que no excluye que su participación demuestre “el compromiso radical (y aquí hablo en mi nombre) con nuestro trabajo y nuestra idea de una sociedad mejor”“.

Estas declaraciones del Sr. Fernández ponen de manifiesto dos hechs objetivos elementales: El primero, que fue contratado por la Sra. Carmena tanto con relación a su arte, como por su concepto ideológico de la Epifanía, o dicho con otros términos; para la celebración de una fiesta que no se comparte, parece lógico elegir organizadores que piensen de forma similar. El segundo hecho, mucho más relevante, es que el pseudoprogresismo no defiende la libertad -en ese caso se toleraría que quien así lo desease, siguiese con la tradición- sino la imposición del laicismo como otra religión, bastante más estricta, por cierto, que otras muchas confesiones. La injerencia en un acto de connotación social y raíces cristianas por parte de la autoridad competente, autoerigida en organizadora de como debe celebrarse el evento desde el agnosticismo imperante, contrasta con la indulgencia hacia otras confesiones religiosas, no conociendo quien suscribe, ningún tipo de comentario, salvo el llevado a cabo por el Sr. Zapata -quien defendía eso de poder meter a quinientos judíos en el cenicero de un automóvil- quien acudió con todo respeto a la tradición a la “fiesta del fin del ayuno”, o terminación del “Ramadán”. ¿Merecen los cristianos el mismo respeto que los musulmanes?. Parece que no, y eso es una discriminación difícilmente asumible por quienes se autodefinen como adalides de la libertad y terminan por interpretar que el laicismo consiste en perseguir las ideas de los católicos o restar carácter religioso a fechas que llevan dos mil años señaladas en el calendario como festividad cristiana. Me suena que la Sra. Carmen no acudió a su despacho el día de Navidad…

 

P.D.:

La instantánea recoge uno de los elementos de la cuestionada cabalgata madrileña. Los dragones y serpientes chinos, con su colorido y movimiento, forman parte de otro tipo de celebraciones, su presencia en la cablagata de Reyes para proporcionar multiculturalidad al evento no me parece adecuada. Admiro a Velázquez y a Pink Floyd, pero jamás admitiría una interpretación de The Wall frente a las Meninas.

¿Gira el sol alrededor de la tierra?

Un 30% de los españoles cree que los humanos convivieron con los dinosaurios —en línea con la serie de dibujos animados Los Picapiedra, aunque en realidad más de 60 millones de años separan ambos grupos— y un 25% piensa que es el Sol el que gira alrededor de la Tierra y no al revés. Los datos, sin embargo, son solo relativamente desoladores. En 2006, apenas la mitad de la población sabía que hombres y mujeres no coincidieron con los dinosaurios y casi el 40% desconocía que es nuestro planeta el que da vueltas en torno a su estrella.

Pese a todo, apenas el 46% de los ciudadanos sabe que los antibióticos no curan enfermedades causadas por virus, sino solo las originadas por bacterias. El 11,5% niega que los seres humanos procedan de especies animales anteriores, algo que podría ser un poso de la época en la que la Iglesia católica prohibió hablar de evolución en la televisión española.

El programa más visto del día correspondiente, fue el debut de la última edición de Gran Hermano, ocupando el segundo lugar, a más de seis puntos de diferencia, una estupenda película programada por Antena 3 Televisión.

Sin comentarios.

Publicidad

El candidato popular Sr. Soler lleva a cabo una curiosa campaña en la que obsequia a sus posibles votantes con un preservativo que simboliza la sensibilidad y eficacia del alcaldable. Podría interpretarse, con perdón, en el sentido de que sea cual fuere nuestra decisión de voto, nos joderán, en el caso concreto que nos ocupa, con esa profilaxis profesional ofertada por el político conservador. La idea no deja de ser original, y poco próxima a las ideas de la formación que representa nuestro original candidato; ignoro en profundidad las relaciones de nuestra derecha con la iglesia católica, pero parece ésta última escasamente proclive a los métodos anticonceptivos, sean de barrera como es el caso, o de otro tipo. Es casi seguro que otras formaciones no utilizarán el mismo reclamo publicitario, sobre todo algunas de nuevo cuño, porque detrás de sus programas está el jodernos (con perdón) hasta sin preservativo, y si no, que se lo pregunten a los griegos, que contemplan a través de la red las mariscadas del Sr. Varoufakis al pie de la acrópolis, mientras el país entra en suspensión de pagos. De momento parece que los populares hacen un esfuerzo poco propio de su encorsetado discurso, para aproximarse a la “gente” que diría otro conocido político actual; es buena la idea del Sr. Soler, solo falta hacerla extensiva al resto de correligionarios suyos, que andan bastante ocupados en disparar torpedos sobre la línea de flotación de D. Mariano, el gallego impasible. Pero eso es otra historia.

A vueltas con el aborto

En una semana que se prevé crucial para la cuestión del aborto, pues el sábado se celebra en Madrid una manifestación a favor de la vida, Blázquez reconoció que los obispos siguen «desconcertados» por la decisión del Gobierno, al que exigió que se retome «lo prometido el programa electoral». «En esta ocasión quiero trasmitir una vez más el mensaje y el empeño de la Iglesia de defender siempre el valor sagrado e inviolable de la vida humana desde la concepción hasta el ocaso, y en todas las situaciones y circunstancias. Con predilección queremos defender la vida de los más débiles, entre los que se encuentran los niños concebidos y no nacidos», afirmó“.

Los obispos parece que no se han leído la Biblia, ni los Evangelios, que están cronológicamente más próximos, se olvidan de las palabras de Jesús cuando dijo “dad al Cesar lo que es del Ceñsar y a Dios lo que es de Dios”. Se me hace extraño oir a un religioso hablar de programas electorales y mucho más, hacer exigencias a un gobierno laico constitucionalmente, en función de sus particulares creencias. La imagen que ilustra la entrada de hoy muestra unas indumentarias no alejadas de aquellas que criticamos en los islamistas más radicales, sin la diferencia incluso, de pensar que nuestra fe es la única y auténtica, lo mismo que hacen todas las demás. Me parece muy bien que cada cual profese la confesión que le venga en gana, con el límite establecido allá donde empieza la libertad ajena; es intolerable la violencia impositiva de algunos musulmanes y resulta curiosa la religión católica en la que parte de sus conspicuos se escandalizan ante las medidas políticas de un Estado laico mientras otros abandonan los hábitos para militar en Podemos, formación con cierta tendencia al ateísmo entre sus miembros y simpatizantes, porque encuentra similitudes significativas entre los fines de su partido con las enseñanzas de Jesucristo. Vivir para ver.