Posts Tagged 'Independentismo'

Barcelona

Una de las imágenes de la manifestación de Barcelona que más ha circulado por las redes, no es otra que la de nuestro monarca -el de los catalanes también, aunque les pese- con un individuo a pocos metros luciendo una pancarta con la siguiente leyenda (traducida al español, obviamente): “Felipe, quien quiere la paz, no trafica con armas”.

Me parece muy bien. Es más, estoy de acuerdo. ¿Llama traficante de armas al rey?. Institucionalmente, pese a representar la instancia máxima en nuestro país, carece de poder ejecutivo alguno para tomar tal tipo de decisiones; deberíanos, en tal caso, preguntar al Sr. Zapatero como conjungaba la defensa de los palestinos cara a la galería, mientras vendía armas a Israel, por poner un ejemplo, el mismo presidente del gobierno que afirmó aceptar cualquier estatuto que saliese del parlamente catalán; así nos va.

Pero además, el sujeto en cuestión, formó parte del comité de bienvenida a Otegi, conocido terrorista -al margen de sus actividades políticas- que no traficaba con armas, las utilizaba directamente contra quienes no pensaban como él y representaban, por tanto, al “Estado opresor”, ese mismo que tanto daño hace a la amadísima Cataluña de nuestro protagonista. Las ideas radicales suelen ser propias de gente con pocas luces, mientras la tolerancia va más unida al conocimiento, no solo de la forma de pensar propia, sino de justificar la ajena, hasta en lo que consideramos errores en los demás. Alguien debería decírselo al orgulloso portador de la pancarta.

Trapero

El Sr. Trapero se ha hecho famoso en Cataluña, donde se le considera casi un héroe, desde la ignorancia propia de un ciego sentimiento independentista; los orígenes de este insigne funcionario no son catalanes, como corresponde a todo buen separatista que se precie; rehusó la instalación de bolardos que se le recomendó como medida preventiva, por considerarla “postureo” (sic) y quien abatió a cuatro de los cinco terroristas era un exlegionario de cabra y trompeta, y no un policía catalán con pedigrí histórico de Granollers.

Consiguió mosquear a un representante de los medios de comunicación extranjeros por el empecinamiento en repetir en catalán la información facilitada a los periodistas foráneos, relegando el castellano -decir español en Cataluña es signo inequívoco de fascismo nacional- a un tercer o cuarto lugar haciendo más que buena la imposición -inmersión- de un idioma minoritario que enorgullece a un pueblo cuyos dirigentes tienen a sus hijos estudiando inglés y alemán. En fin, que este policía de medio pelo y pistola al cinto en sus comparecencias, representa perfectamente el espíritu independentista: Un punto de prepotencia, un rictus de honda preocupación por la situación catalana, que solo refleja una ignorancia consciente -léase el asunto de los bolardos- y un empecinamiento ridículo en la utilización de un idioma minoritario que, más que diferenciar, aísla a quien lo utiliza. Enhorabuena.

La Generalitat

El Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat catalana emitió un comunicado en el que se solicita que se retiren de las redes sociales las instantáneas, como la que ilustra la entrada de hoy, del monarca con los niños heridos en atentado islamista, con relación al derecho a la intimidad de los menores y de sus familias. La Casa del Rey respondió que la totalidad de las imágenes fueron hechas públicas con expreso permiso de sus padres o tutores, sosteniendo de este modo, su presencia en internet.

Sorprende el excesivo celo que ciertas autoridades ponen en la monarquía, buscando fantasmas donde no existen, con tal de minar un sistema político con el que no están, al parecer, de acuerdo; no tengo conocimiento de que la imagen de Aylan fuese difundida por las redes con expreso consentimiento de sus padres, pero sirvió a la izquierda progresista y militante, para tratar de sensibilizar a la población occidental de las penurias sufridas por los inmigrantes y refugiados, islámicos, en ese caso. También llama la atención, la escasa importancia que los mismos medios políticos y de comunicación, otorgan a la hambruna que sigue asolando Africa, a los chiquillos que, diariamente y por centenares, mueren de hambre o de falta de agua. Se conoce que incluso hasta para morir y hacer un bonito cadáver, debe incluirse uno en las etnias políticamente correctas. Mientras tanto, los dirigentes catalanes, siguen en el ridículo permanente motivado en gran parte, por el odio hacia todo lo que ignoran, que no es poco.

Forn

Nadie duda, a tales alturas, de que el catalán es lengua oficial en la comunidad autónoma correspondiente, del mismo modo que todo el mundo se percata de que el eufemismo “inmersión lingüística” supone la imposición del catalán en todos los ámbitos, obviando una lengua hablada por mas de quinientos cincuenta millones de personas, cuya utilización exclusiva en rótulos comerciales, puede suponer una sanción administrativa por parte del gonbierno catalán. Desde este espacio, afirmamos en no pocas ocasiones, que el catalán, curiosa lengua romance, era útil para llegar poco más allá de Granollers, sin ánimo alguno de menosprecio hacia un idioma de rancia tradición en una pequeña parte de nuestro país, y en ese sentido debería haber sido interpretado por parte de los representantes públicos que ofrecieron ruedas de prensa con relación al reciente atentado ocurrido en Las Ramblas de Barcelona.

Un periodista extranjero llegó a abandonar el recinto por la reticente actitud de los responsables de la información, en el uso del catalán; si en verdad se pretende que Cataluña sea conocida más allá de nuestras fronteras e “internacionalizar” el “conflicto”, nada más útil que los representantes de los medios de comunicación europeos en sus ruedas de prensa, facilitándoles el entendimiento tanto de lo que sucede en su territorio, como de las pretensiones independentistas. El Sr. Forn se negó a la utilización del castellano, o español, pero no tuvo inconveniente en modificar su apellido para “catalanizarlo”, del mismo modo que siendo el concejal responsable de la seguridad en Barcelona, hizo caso omiso del consejo de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para colocar bolardos, de la forma en que se publicó por parte de diferentes medios, protegiendo la eventual realización de un ataque como el sucedido. Hay que estar muy seguro de sí mismo -o ser extremadamente tonto- para cargar sobre los hombros tal responsabilidad, pero mantener la actitud arrogante de ese nacionalismo aldeanista.

Universidad de Barcelona.

La instantánea de hoy muestra una captura de pantalla de la Universidad de Barcelona, escrita en ¿español?, con gran número de errores gramaticales, algo verdaderamente insólito, tratándose de un centro de supuesto prestigio en el que la cultura, empezando por el conocimiento de la lengua oficial -o de una de ellas- debería considerarse básico. La deriva independentista solo perjudica al pueblo hipnoteizado por las ideas radicales de pl.íticos que emvían a sus hijos a estudiar alemán, español e inglés y por supuesto, no el catalán, que no alcanza mucho más allá de Granollers. Después, de tales polvos vienen estos lodos, y nos encontramos con auténticos adalides del mundo universitario catalán, expresándose en los términos que constan en la página de referencia. Una pena.

Euskadi

El Euskera no lo entiende nadie y el español es una lengua maldita para los independentistas de medio pelo -pese a que la hablen quinientos millones de personas- de forma y manera que se ven obligados a rotular en inglés -que entienden pocos compatriotas- su noticia de construir la patria vasca. Deben llevar años haciéndolo, y a tenor de los resultados, no excesivamente bien. Quien haya leído algo de historia, se preguntará por qué el equipo de fútbol de San Sebastián se llama la “Real” Sociedad, o cual es el motivo de la extraordinaria popularidad de La Concha, y tantos otros datos relativos a la auténtica tradición vasca, cuando su lengua era patrimonio de los ciudadanos de escasa formación cultural y campesinos. Animo y adelante con la construcción de su paraíso independentista.

Puigdemont

El Sr. Puigdemont tiene un aspecto un tanto extraño, con un peculiar corte de pelo característico que recuerda tiempos pasados y mejores, parece un personaje de comic, extraído a la política real por parte de una formación que perdió el norte hace tiempo. Su peculiar idea de la democracia -por indicar el modo en el que quiere incumplir la ley- propugna una consulta en la que un mismo ciudadano puede votar varias veces, dada la infraestructura con la que se pretende dotar el referéndum. Es, hasta cierto punto, lógico que los separatistas radicales ejerzan su derecho en más de una ocasión, porque una de las maneras de crear participación “verdaderamente” democrática, pasa porque el voto separatista merezca una calificación diferente al de quien no quiere la escisión del país. ¿O no?


septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 383 seguidores