Posts Tagged 'Islam'

Felicidades IU

Ahora que terminan las fiestas navideñas, merece la pena reflexionar sobre la felicitación de IU en Madrid, a través de una conocida red social y con la imagen que ilustra nuestra entrada de hoy. Existió en verdad, y se corresponde con una manifestación en Grecia, en protesta por la muerte de un joven de quince años en 2.008. No pareció adecuada a muchos internautas -a la mayoría- y sobre todo cuando la expresión de libertad religiosa preconizada desde la formación progresista, se traduce en una agresión poco velada hacia las creencias católicas y una connivencia mal disimulada con otras confesiones, como el Islam, que en muchos países del mundo tiene una escasa comprensión con determinados valores incluidos en el ideario de la izquierda militante. No conozco países en los que actualmente se asesine en nombre del cristianismo, pero no resulta difícil encontrar repúblicas islámicas en las que el adulterio o la homosexualidad se castigan con la lapidación y la horca respectivamente; aún así, IU insiste en conectar mejor con las creencias minoritarias, en un ejercicio de postmodernismo cursi y absurdo que los aleja de su propio espectro de electores. Hay quien se empeña en desaparecer y puede terminar por conseguirlo.

Terrorismo nacional

Por fin un integrista de origen nacional, como el jamón ibérico o el queso Cabrales, aunque en este país, capaz de mofarse de su propia sombra, no quede exento el muchacho de toda suerte de memes en las redes sociales. Va el ejempo con estos tres que fueron virales.

Julián Cadman

Cuando el jueves pasado un hijo de Satanás convirtió su furgoneta en una guadaña con la que fue segando vidas inocentes por La Rambla de Barcelona, quedó tendido en el suelo el cuerpo de un pequeño niño moreno con la pierna quebrada en una posición imposible y sangrando abundantemente por la cabeza. Harry Athwal, un británico de 44 años lo vio e intentó auxiliarlo, contraviniendo las instrucciones de los policías quienes, por seguridad, le ordenaron que se se pusiera a resguardo. Pero Harry no obedeció para intentar socorrerlo, aunque enseguida notó que el pequeño no tenía pulso. Aún así se quedó a su lado llorando mientras lo acariciaba porque según dijo: “No iba a dejar a ese niño solo en medio de la calle”.

Imágenes de ese angelito las hemos visto en varios medios de comunicación, y en Twitter el injustamente censurado @VerdadesOfenden inició una campaña con el hashtag #BarcelonaChildren para intentar averiguar su estado. Su fotografía traía a la memoria la de otro niño, Aylan Kurdi, el inmigrante kurdo que apareció ahogado en una playa turca en 2015. La imagen de Aylan dio la vuelta al mundo y hasta U2 modificó la letra de una canción en su memoria. En el primer aniversario de su muerte, Pablo Iglesias organizó un homenaje en las escalinatas del Congreso de los Diputados y el padre Ángel lo convirtió en el niño Jesús del belén de la parroquia de San Antón.

Pero pese al parecido de las dos fotografías su difusión no es equiparable porque al Aylan de Barcelona lo han escondido. Las autoridades dicen que nadie debe enterarse, al ver una imagen en los medios de comunicación, de que un familiar ha sido víctima de un atentado, y que deben ser ellos, con el apoyo psicológico adecuado, los que informen. Por eso piden que no se difundan imágenes identificables hasta que lo hayan hecho. También hay quienes opinan que tampoco deben difundirse después porque causan sufrimiento a sus familiares y a las víctimas de otros atentados, haciéndoselo rememorar. Yo, como muchas asociaciones de víctimas del terrorismo, no comparto este segundo criterio. Creo que estas imágenes deben difundirse para informar y concienciar a la sociedad de la realidad a la que nos enfrentamos. Eso es hacer periodismo, contar lo que ocurre por desagradable que sea.

Pero existe un tercer grupo más numeroso que cambia de criterio en función de la bastarda utilización que puedan hacer de unas imágenes u otras. Así, cuando el muerto es un inmigrante ahogado en una playa o un palestino de Gaza, difunden la imagen hasta la extenuación, para intentar que la opinión pública se muestre favorable a la inmigración y contraria a Israel, respectivamente. En cambio si el asesinado ha sido víctima del terrorismo islamista, llenan las redes sociales con fotografías de gatitos para evitar que se vean las que muestran con crudeza la guerra a la que occidente se enfrenta. El Aylan de Barcelona ya tiene nombre, se llamaba Julian Cadman, tenía sólo siete años y doble nacionalidad británica y australiana. Paseaba con su madre cuando ambos fueron arrollados. Estaba identificado desde el principio pero había que esperar a que su padre llegara desde Australia para comunicárselo. Julian no merece menos homenajes que Aylan. Si uno se convirtió en la imagen de la lucha contra las mafias que trafican con seres humanos en el Mediterráneo, el otro debe ser símbolo de la resistencia frente al terrorismo islamista. No puede haber dos varas de medir ni dos clases de víctimas. Descansa en paz Julian, que tu muerte no sea en vano y sirva para despertar conciencias contra tus asesinos.

Tomado de OK Diario el día 23 de los corrientes.

Forn

Nadie duda, a tales alturas, de que el catalán es lengua oficial en la comunidad autónoma correspondiente, del mismo modo que todo el mundo se percata de que el eufemismo “inmersión lingüística” supone la imposición del catalán en todos los ámbitos, obviando una lengua hablada por mas de quinientos cincuenta millones de personas, cuya utilización exclusiva en rótulos comerciales, puede suponer una sanción administrativa por parte del gonbierno catalán. Desde este espacio, afirmamos en no pocas ocasiones, que el catalán, curiosa lengua romance, era útil para llegar poco más allá de Granollers, sin ánimo alguno de menosprecio hacia un idioma de rancia tradición en una pequeña parte de nuestro país, y en ese sentido debería haber sido interpretado por parte de los representantes públicos que ofrecieron ruedas de prensa con relación al reciente atentado ocurrido en Las Ramblas de Barcelona.

Un periodista extranjero llegó a abandonar el recinto por la reticente actitud de los responsables de la información, en el uso del catalán; si en verdad se pretende que Cataluña sea conocida más allá de nuestras fronteras e “internacionalizar” el “conflicto”, nada más útil que los representantes de los medios de comunicación europeos en sus ruedas de prensa, facilitándoles el entendimiento tanto de lo que sucede en su territorio, como de las pretensiones independentistas. El Sr. Forn se negó a la utilización del castellano, o español, pero no tuvo inconveniente en modificar su apellido para “catalanizarlo”, del mismo modo que siendo el concejal responsable de la seguridad en Barcelona, hizo caso omiso del consejo de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para colocar bolardos, de la forma en que se publicó por parte de diferentes medios, protegiendo la eventual realización de un ataque como el sucedido. Hay que estar muy seguro de sí mismo -o ser extremadamente tonto- para cargar sobre los hombros tal responsabilidad, pero mantener la actitud arrogante de ese nacionalismo aldeanista.

Ambigüedad

La ANC celebró un acto independentista en la mezquita de la que era imán el líder de la célula islamista que ocasionó, en recientes fechas, decena y media de muertos en Barcelona. Puede -estoy seguro- ser casualidad, pero la proximidad a ciertos personajes, medios o grupos, es cuando menos, políticamente inconveniente. Publicamos, hace años , en este mismo espacio, una feroz crítica a un político popular, por aparecer en una fotografía con un acompañante que, años después, resultó ser un delincuente; la aplicación de la misma vara de medir en este caso, llevaría a la sospecha, pardójica desde luego, de que la ANC representa una facción terrorista dentro del panorama político catalán. Por supuesto, no es esa mi opinión, más bien creo que conforman el resultado de una formación cultural errónea propiciada por políticos de medio pelo, más interesados en conservar su poltrona que en el bienestar de la ciudadanía, de tales polvos, estos lodos, y así nos van las cosas.

¿Se imaginan vds. que un acto político del partido popular hubiese tenido por sede la mezquita de referencia?

Si estos son los políticos que nos enseñan la “auténtica” democracia, la “verdadera” democracia, lo están haciendo desde una ambigüedad peligrosa, para ellos mismos y para el resto de la ciudadanía a la que representan; históricamente el Islam ha ocasionado problemas no solo en la conviencia con otras confesiones religiosas, sino entre ellos mismos, en países en los que corrientes distintas representan porcentajes elevados de población. Tal vez sería momento de entender que se trata de una religión que supone un retraso de medio milenio respecto a la situación que vivimos hoy en día en occidente, que es profesada por millones de fieles que, descontentos con sus países, emigran a los nuestros, para tratar de convertirlos en aquello que abandonaron previamente. Cuesta entenderlo, pero es así.

El coño insumiso

Piden 3.000 euros de multa para los responsables de la procesión del “coño insumiso”, burla de poco pelo de los pasos católicos de nuestra Semana Santa. Obra y gracia, en este caso, del progresismo militante, que desprecia todo lo que no comulgue -perdón- con el ideario políticamente correcto, que induce a la mofa de la tradición cristiana y subvenciona el Islam -confesión paradigma de la libertad- al que considera multiculturalidad, en uno de los ejercicios de hipocresía política y social, propios de las formaciones emergentes, tristemente condenadas a vivir en la transgresión absurda de todo lo que se etiqueta ideológicamente incorrecto.

Inteligencia social (gracias Sr. Sirgo)

Said Lachhab, el primer supuesto yihadista retornado a Euskadi que fue detenido la pasada semana en Vitoria, estuvo cobrando de forma irregular durante los últimos meses cerca de 1.800 euros mensuales. Una cantidad que se deduce de sumar las distintas ayudas sociales que percibía al encontrarse en riesgo de exclusión social (Renta de Garantía de Ingresos y Prestación Complementaria de la Vivienda) con el dinero que ingresó durante al menos tres meses de una mutua por una baja laboral. Retribuciones que son irregulares en la medida en que, según la normativa de Lanbide, el Servicio vasco de Empleo, un ciudadano no puede percibir este tipo de prestaciones sociales mientras cobra cierta cantidad de dinero por una baja laboral.

Lachhab, ciudadano marroquí de 41 años residente en el barrio Judizmendi de Vitoria, fue arrestado la pasada semana por la Policía Nacional en una de las primeras detenciones que se produce en España contra uno de los denominados retornados, como se conoce a los radicales islamistas que viajaron a combatir a las guerras de Siria e Irak.

Mientras los españoles sin recursos duermen en cajeros -que ahora les cierran algunas entidades-, los terroristas perciben ayudas sociales por encontrarse en riesgo de “exclusión social”.

Somos gilipollas.