Posts Tagged 'Pablo Iglesias'

No a la violencia

La imagen se corresponde con el Sr. Fernando Barredo, meimbro de Podemos en Castilla La Mancha, que fue brutalmente golpeado al salir de su domicilio por parte de un individuo quien, al parecer, lo abordó sin previo aviso.

La agresión física no tiene nuna justificación alguna, en ningún caso, y desde este espacio se condena firmemente el hecho, fuese por motivos políticos o personales, tanto da.

Sin embargo, uno se pregunta si sería tan firme la crítica en caso de que el lesionado hubiese tenido otra filiación ideológica. Reucerdo perfectamente el calificativo de jarabe democrático que dio el Sr. Iglesias al escrache sufrido por Doña Cristina Cifuentes, que pasó automáticamente a ser un acto fascista cuando el interesado era afín a su partido. Tal vez mereciese el Sr. Barredo, por parte de D. Pablo, otra consideración diferente, en la línea de transgresora provocación que suele ofrecernos el mesiánico lider morado.

Miserable

Mensaje políticamente correcto y moralmente inaceptable; el Sr. Iglesias es fiel a la mano que le da de comer -cobró 250.000 € en un paraíso fiscal procedentes del gobierno bolivariano de su amigo Maduro- y no menciona a Leopoldo López, preso político, en un país “ejemplo de democracia” de la que sufrimos en el nuestro una “emergencia” en palabras del líder vallecano. Recuérdenlo cuando depositen el voto en las urnas.

Paloma Adrados

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, criticaron sin piedad durante el World Pride a la presidenta de la Cámara autonómica, Paloma Adrados, a la que llamaron “la loca esa” y “orca desencajada”.

Llueve sobre mojado, toda vez que el Secretario General de Podemos “azotaría” a Mariló Montero hasta que sangrase, además de hacer referencias a la vestimenta de compañeras en el Congreso. El machismo es nocivo cuando procede de “la casta” o los “fascistas”, pero redime su condición cuando nace del hombre progresista militante, tal vez por venir de serie, dotado de un espíritu puro. Pasó algo parecido con la pornografía; las películas más cutres del clásico cine “X” son motivo de debate y charla sobre feminismo, cuando la actriz es simpatizante de la formación morada.

 

Hemeroteca

No está de más el recuerdo en la hemeroteca digital de algunas actuaciones del líder morado. Piensen en ellas cuando depositen el voto en las urnas.

Pedro y Pablo

Los máximos (ir)responsables del PSOE y Podemos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, mantuvieron una reunión de “estadistas” el pasado martes — “conjunción planetaria” parafraseando a la insigne Leire Pajín— para poner en marcha una temerosa “agenda común” con la idea de “desmantelar las políticas del PP”. Es decir, ofrecen a los sufridos españoles como elemento estrella de su propuesta guerracivilista el acabar con el Partido Popular a cualquier precio, despreciando de manera extrema y “bolivariana” la democracia representativa y la voluntad de los españoles refrendada en las últimas elecciones generales. El portentoso profesor de la Facultad de Políticas —luego nos extrañamos de los informes Pisa— y actual sátrapa secretario general de Podemos, manifestó que “para que nosotros gobernemos, necesitamos ponernos de acuerdo con el PSOE, y para que el PSOE gobierne necesita ponerse de acuerdo con nosotros”.

Su epílogo fue épico. Emulando el más furibundo “abrazo del oso”, indicó que ambos partidos de izquierda radical van a “trabajar para construir juntos un proyecto de Gobierno”. Pedro y Pablo son los principales personajes de la mítica serie de ‘Los Picapiedra’. Al menos ellos eran simpáticos. En la cruda realidad —no pido perdón a los “animalistas”— Pedro y Pablo son los principales personajes pero sin pizca de empatía. Pedro Picapiedra es un personaje rudo y poco reflexivo. Es el error constante y una nula capacidad de afrontar sus fallos, lo que desemboca en un cúmulo de nuevos desaciertos. Pedro Sánchez es igualmente rudo y especialmente poco reflexivo. No entiende, y a la vez desconoce, el verdadero objetivo de Podemos. Después de una primera vez, no ha entendido una segunda. Iglesias tiene como principal objetivo y antes de “asaltar los cielos”, fagocitar al PSOE para erigirse en protagonista único y principal de la izquierda. Cae en errores hasta llegar a convertir al PSOE en cuasi marginal con los peores resultados de su historia, pero mantiene esa innata capacidad de intrigar hasta “la derrota final”.

En ‘Los Picapiedra’, Pablo Mármol es aparentemente tranquilo pero igualmente inseguro. Si bien reflexivo en ocasiones, determinadas consideraciones le hacen ser vacuo, ñoño e incluso cursi. Pablo Iglesias es un ser inseguro. Sus “reflexiones” desbordan odio y revanchismo. También una gran dosis de demagogia, farsa y mentira. Representa el populismo en estado puro. Son mensajes vacíos, cargados de nada. Y sus formas nos muestran la “quintaesencia” de la cursilería. En la más cruda realidad, PSOE y PODEMOS estarán coordinadas en sus negociaciones por sus “Vilma y Betty”, Margarita Robles e Irene Montero. La primera, así va el socialismo “español”, portavoz en el Congreso sin militar en el partido. La que deberá exigir disciplina en el grupo parlamentario fue la primera que lo incumplió. Qué paradoja y qué partido. La segunda, una altiva acunada en la ortodoxia y la intolerancia. Y Pedro Sánchez, mezcla de odio, prepotencia y miras más bien cortas, al igual que Pedro Picapiedra, vuelve a caer en los mismos errores.

Pablo Iglesias se lo volverá a llevar al huerto. El PSOE de Sánchez cae en las redes de un partido peligroso donde ese peligro deriva de su propio proyecto político consistente en la imposición de una ideología totalitaria de extrema izquierda que buscará, si obtuviera mayores cotas de poder, eliminar a su adversario, controlar la sociedad y dividir a esta entre los progres y pobres frente a los ricos y malos. Especialmente significados estos últimos por poner en cuestión las soflamas del “gran jefe”. No existe engaño posible. Lo de menos con esta nueva alianza de extrema izquierda no son sus propuestas económicas sino su deseo de sometimiento de la sociedad a sus postulados. Y de nuevo, su primer episodio será el abrazo del oso de Pablo a Pedro. Por desgracia, la actual situación en España no es de dibujos animados. La bochornosa actitud de Pedro Sánchez, desde su necedad, nos puede abocar al abismo. Como dijo el gran Konrad Adenauer, canciller alemán: “Hay algo que Dios ha hecho mal. A todo le puso límites menos a la tontería”.

Tomado de OK Diario

Banda-Bus

Tiene razón el PP en fletar un “Banda-Bus” con las miserias de las hordas podemitas,que no son pocas, pero desacierta en la forma, a través de la que se sitúa a la misma altura que su adversario. El “Odio-Bus” de Inda salió a la circulación con la mala baba de un Iglesias cabreado por la pérdida de popularidad en los últimos meses, motivo por el que planteó una moción de censura; ganase o perdiera, era lo mismo; varias horas de televisión dedicadas a su persona eran rédito sobradamente suficiente para el circo mediático que tan bien maneja. El autobús forma parte del mismo juego, creando una controversia innecesaria, pero que lleva a los dirigentes a aparecer en platós televisivos para que formen parte, con su indumentaria cuidadosamente estudiada por los asesores de imagen, de nuestra cotidianeidad. No debería entrar la formación gobernante en este tipo de juego; los hombres de estado, y Rajoy dice serlo, están por encima de estas iniciativas de patio de colegio o asamblea de facultad -de primer curso, naturalmente- que son además, los medios en los que conspicuos podemitas se defienden como pez en el agua. Tenía razón D. Mariano cuando afirmó que “cuanto mejor peor”, aunque se hiciese un lío mayúsculo, que generó incontables “memes” no exentos de la gracia propia de nuestra idiosincrasia, pero su respuesta nunca debería ser situarse a la altura -baja- de su rival político.

La preocupación social del Sr. Iglesias

El grupo parlamentario Podemos y sus “confluencias”, verdadero batiburrillo con más jefes que indios, ha presentado un total de 159 proposiciones no de ley en la cámara baja, de las que, según informe un medio nacional, solo 15 son de contenido social. Muchas de ellas centran su interés en el reconocimiento de las víctimas franquistas, anular las sentencias contra los defensores de la constitución en la Galicia de 1.936 y otras zarandajas similares.

No niego la relevancia de preservar la memoria histórica, pero tengo el convencimmiento de que los “gallegos y las gallegas” tienen preocupaciones mucho más importantes e inmediatas que el honor de sus ancestros. Al final, como sucedía en la película de Garci sobre la novela de Galdós, no deja de ser… un troz de excremento. Poco tiempo atrás, el líder morado, repartiendo carteras con el Sr. Sánchez, se reservaba Interior, Defensa y otras destinadas a controlar el aparato del Estado, lejos de mostrar interés por Agricultura, Pesca, Educación y demás carteras con responsabilidad social. El discurso de la hipocresía está tocando a su fin, porque la mayoría de la “gente” se percata cada día más, de la representación teatral que supone la política en la formación morada, un ejercicio de estilo destinado a alcanzar el poder “para reventar el sistema” (Pablo Iglesias, sic).