Posts Tagged 'Políticos'

Puerta del Sol

Podemos llamó este sábado a sus bases a “salir a las calles” y secundar una concentración en la Puerta del Sol de Madrid para mostrar el apoyo de la “sociedad civil” a su moción de censura. Un respaldo que no han logrado en el Congreso de los Diputados donde la iniciativa fracasará . El partido de Pablo Iglesias pretendía hacer una demostración de fuerza pero no consiguió llenar la plaza del kilómetro cero. Delegación de Gobierno cifró la asistencia en 6.000 personas mientras que la formación asegura que fueron 40.000 los que acudieron a la concentración.

En la víspera de las primarias socialistas, la cúpula al completo de Podemos, salvo Iñigo Errejón, se subió al escenario situado en la plaza madrileña junto al “tramabús” en el que colocaron la cara de Cristina Cifuentes como “invitada especial”.

No consiguió el líder mesiánico podemita su propósito, y el Sermón de la Montaña le quedó corto de espectadores. Tal vez tuviera razón el Sr. Ojeda y al madrileño, en general, prefirió la plaza de las Ventas, en la que se celebraba una corrida de toros a la que asistieron veinticuatro mil personas, que pedir la expulsión del Sr. Rajoy y de la derecha en general de todas las instituciones, evento seguido por poco más de cinco mil espectadores.

No escuchamos la voz del Sr. Errejón, que terminó por grabarse un “selfie” para subir a las redes sociales; el bigardo con rostro de infante no se codea con la cúpula podemita, haciendo patente una división interna en la formación, pese a las campanas de boda que sonaron en Vistalegre; luego, el Sr. Iglesias, recurrió a fletar autobuses para evitar una debacle participativa como la registrada que, en todo caso y como suele suceder en política, se interpreta en términos de éxito por parte de los organizadores.

Finalmente, lo mismo que le sucedió al Sr. Sánchez a lo largo de su campaña: Su voluntad de “echar” a Rajoy; no escuché al socialista proponer mejores prestaciones de desempleo, facilitar guardería gratuita a menores con padres trabajadores e ingresos inferiores a cierto “quantum”; no oí nada sobre mejorar la universidad, garantiazar el acceso a todo aquel con valía, independientemente de su poder económico, no… solo escuché que era necesario acabar con el rival político. Cuando la oposición vocifera, cuando sus argumentos, como el del ínclito catalán, son “líbranos de Rajoy”, los popoulares pueden dormir tranquilos, pasarán años antes de que las urnas los desalojen del poder.

Pedro Sánchez

El candidato a la Secretaría General del PSOE arenga en sus mitines con inusitada vehemencia, a fin de “echar” a la derecha del gobierno y de las instituciones, meta que, considerando su candidatura en tal caso a la presidencia del ejecutivo, es tan loable como egoísta. Sin embargo, más allá de esa expulsión, las propuestas concretas, contantes y sonantes para reducir el paro, reactivar la economía y solucionar los “problemas de la gente”, son escasas. No es Rajoy santo de mi devoción, y los casos de corrupción populares son escandalosos, aunque tampoco menos que los de PSOE o Podemos, tratándose de un problema transversal que no debería utilizarse en campaña electoral; sin embargo resulta incuestionable que la economía ha mejorado, las cifras del paro se han visto mermadas y parece atisbarse luz a la salida del túnel, de modo bastante más objetivo que aquellos brotes verdes de la Sra. Salgado que jamás legaron a germinar del todo. Así pues, no entiendo la necesidad de “echar” a nadie; me hubiese gustado un discurso de corte progresista en el que manifestase sus diferencias en gasto social, cambios -para mejorar- en educación, entender que España no es -como dijo Zapatero- ni discutida ni discutible y una serie de medidas que le otorgasen talla política además de anatómica, que parece ser la única que tiene. Todo eso, tras haber llevado al PSOE a conseguir los peores resultados en la historia del partido, en vez de hacer mutis por foro izquierda con la discreción y la dignidad que debería presidir la línea de la formación y la actitud de sus conspicuos.

Isidro López

Isidro López -le faltan méritos para anteponer el “don”- ha sido indentificado por haber coaccionado a varios agentes durante una protesta junto a un edificio okupado este fin de semana en el centro de Madrid, coacciones negadas a EFE por fuentes del partido.

Según fuentes policiales, los hechos ocurrieron a raíz de una concentración en la calle Gobernador en apoyo a una veintena de personas procedentes de varios colectivos que habían accedido a un edificio municipal que ya había sido anteriormente okupado por el colectivo Patio Maravillas en 2015.

Debido a que la concentración impedía el tránsito de vehículos y el acceso de los agentes al inmueble para verificar si había existido una irrupción por la fuerza, y además no se había notificado a la Delegación del Gobierno, los agentes trataron de identificar a varias de las personas que se encontraban en la zona.

Las mismas fuentes apuntan que, cuando se dirigieron a la representante legal del grupo, esta se encontraba con tres diputados: uno de la Asamblea y dos del Congreso.

De acuerdo al relato de los agentes, el diputado en la Asamblea Isidro López se negó a enseñar su DNI y, tras mostrar su identificación de diputado en la Asamblea, les dijo: “De hecho tú estás bajo mi mando y te tienes que cuadrar, vosotros lo que tenéis que hacer es aprenderos las leyes, yo estoy aforado y no podéis hacerme nada”.

El hecho no pasa de ser una anécdota, pero impropia de un diputado; es extraordinariamente más parecida al capricho de un niño mal criado que guarda en la manga el as de su aforamiento para restregarlo por la cara del primer sujeto que se le ponga por delante, en este caso, un funcionario público en el ejercicio de su trabajo. Me parece lamentable. Como siempre, la conjugación del verbo dimitir es la asignatura pendiente de los políticos españoles, sean del partido que sean y tengan el cargo que se trate; en cualquier caso, y a la vista de la imagen que ilustra la entrada de hoy, la ciudadanía parece representada por un suido venido a menos, a menos que un pobre artiodáctilo paquidermo, quiero decir.

Ya hablamos de este ilustre político en este espacio en otra ocasión. Reproducimos su “Tweet” de entonces, en un debate con un rival político:

Macron

El proyecto político del exministro de economía francés, reciente ganador por abrumadora mayoría de las elecciones galas, se encuentra bien alejado de los modelos podemitas y además, demuestra creer profundamente en un futuro prometedor para esta Europa Unida de la que formamos parte. No piensa así el Sr. Iglesias, que manifestaba en recientes fechas, durante el debate presupuestario, cómo pertenecer a la zona euro, y por ende a la moneda única, era una pérdida de soberanía, acusando de escasamente patriota a D. Mariano, el gallego impasible. Macron es una apuesta de futuro para Francia, con notable solidez en sus ideas y una carrera política contrastada, con luces y sombras, pero alejada de los excesos podemitas, capaces de centrar su defensa de los trabajadores en boicotear las bebidas refrescantes en el Congreso y el Senado, así como otros postureos que dan un inadecuado aspecto circense al hemiciclo que representa a todos los españoles. Puede no gustar a conspicuos políticos morados, pero la evidencia es que mientras Alemania, Francia, Bélgica, Italia, Holanda o España, por citar unos ejemplos, son países que progresan económica y socialmente, la experiencia griega, la realidad venezolana y la situación en Cuba, verbigracia de naciones gobernadas por la izquierda que tanto gusta a D. Pablo, pasan apuros económicos, y necesidad de productos básicos entre la población general, alejada de las privilegiadas élites que nadan en abundancia. Malas noticias para Podemos y buena nueva entre quienes creemos en que la libertad es un derecho que no se alcanza a través de la prohibición.

Desde este humilde espacio, nuestra enhorabuena al flamante presidente francés.

 

Kichi

José María González, “Kichi” es alcalde de Cádiz por obra y gracia de un PSOE en horas bajas, y ha traído a la capital andaluza la verdadera democracia que alcanzamos solamente gracias a la política de las formaciones emergentes de corte comunista que defienden la transversalidad. Uno de los problemas que acuciaban a los gaditanos, era la ausencia de una bandera republicana -inconstitucional- en el centro de la ciudad, problema que solucionó rápidamente el novio de la responsable podemita en Andalucía, Teresa Rodríguez, que naturalmente, nada tuvo que ver en la candidatura de su pareja a la alcaldía: Un profesor de literatura, liberado sindical y vocal de una chirigota eran las cualidades requeridas para ser edil en la tacita de plata. Las puertas giratorias y el nepotismo son defectos propios de la “casta” o de la “trama”; la facilidad con la que allegados y familiares de conspicuos podemitas alcanzan puestos preeminentes -y extraordinariamente bien pagados- no se debe a influencia personal alguna, sino a la valía individual de los aspirantes, que suele asdquirirse por inducción o cosanguinidad en no pocas ocasiones.

El Sr. González, “Kichi” le cerró el micrófono a la concejal popular por pedir la retirada de un cartel en el pleno municipal, en el que se tachaba de corrupto y lacayo, textualmente, al Partido Popular. Siguió la leyenda, pero quien no pudo continuar hablando, fue la adversaria política del liberado cantante sindical. ¿Hubiese sucedido lo mismo en caso de que se calificase así a Podemos? (Podría hacerse, Iglesias cobra en un paríso fiscal de Venezuela, Echenique paga en negro, Monedero falsea cuentas al fisco, Errejón cobra una beca sin trabajar). Obviamente, la pregunta es retórica, no espera respuesta alguna, porque todos sabemos que hubiese sucedido: Sería retirado de forma inmediata el cartel y calificado de fascista quien lo portase. Un día Franco va a morir de verdad y terminará por dejar sin discurso a la izquierda progresista y militante que, huérfana de ideas, se disgregará luciendo las banderas de una república corrupta que jamás conoció ninguno de ellos.

Podemos con Bildu

El Sr. Iglesias promueve una moción de censura que sabe condenada al fracaso de antemano, pese a lo que insiste con la finalidad, creemos todos, de llevar a posicionarse a un PSOE en horas bajas. No tiene candidato, no hay programa alternativo, dice plantearla por “responsabilidad” y “emergencia democrática” (fue a raíz de la detención de Ignacio González, entiende uno que la emergencia debería haber sido anterior a la captura del delincuente, su encarcelamiento es signo de salud institucional) y espera contar con el apoyo de una foración separatista que, cuando menos, es ambigua con el terrorismo. Reuniones que, por cierto, llevó a cabo de forma discreta, oculta, siendo quienes apoyan la radicalidad los que hicieron pública la noticia. Curioso ejercicio de transversalidad el de D. Pablo, que se hace cada vez más populista, menos centrado, regresando al tiempo pasado en el que arengaba las asambleas populares. De ahí, a pretender presidir una nación del primer mundo, hay un abismo insalvable. Y este tipo de actuaciones deben permanecer en el recuerdo de los ciudadanos, especialmente en el momento de depositrar el voto el la urna.

 

De banderas

Parece ser que se pide la dimisión de un condejal sevillano por el “Tweet” anterior, en el que defendía la bandera preconstitucional -o franquista- en los términos perfectamente legibles en la imagen que ilustra nuestra entrada de hoy.

No cuestiono las solicitudes, seguramente razonadas y razonables, de conspicuos progresistas -y no tanto- sobre la dimisión del edil sevillano, pero ello me obliga a preguntarme, ¿cuantas dimisiones de concejales, alcaldes, diputados y otros cargos políticos de distintas formaciones deberíamos pedir por haber ondeado la bandera republicana, igualmente preconsitucional e ilegal?.

Tal vez no falte quien me recuerde que la tricolor evoca un tiempo mejor que los cuarenta años de dictadura franquista, y tiene razón en parte. Efectivamente, tras el golpe militar es cierto que se produjeron detenciones -y asesinatos- por cuestiones políticas, tan verdadero como que resurgió la economía, se creó la Seguridad social (muchos piensan que fue obra del Sr. González, pero el andaluz, que mejoró mucho la institución, ya la encontró inventada y funcionando), nacieron las pensiones no contributivas (tampoco fueron obra del socialismo, que se limitó a actualizar el reglamento, mendiante una pésima traducción de las tablas americanas para la determinación del grado de discapacidad en 1.984, en las que ni siquiera los socialistas se molestaron en pasar las medidas de pulgadas a centímetros, está ahí para que lo lean ustedes) y se universalizó la educación en todos los ámbitos sociales. Y no es menos cierto que la Segunda República fue corrupta, facilitó intrigas y crímenes y no resultó  modelo político ni para España ni para nadie.

Y, vamos a recordrlo, actualmente España tiene una bandera bicolor, con un origen muy anterior al franquismo, aunque parece que haya gente a la que se le ha olvidado, y que lucen, como el Sr. Puigdemont, la enseña aragonesa, de la que se apropiaron los catalanes, que nunca fueron reino, a diferencia de los maños.

En fin que uno, en su ignorancia, entiende el motivo por el que a nuestros actuales dirigentes les ineresa la ignorancia en la población: La manipulación y el maniqueísmo, a la orden del día, resultan extremadamente más sencillos.

Y como colofón: Sepan vds., queridos y escasos lectores, que Alejandro Pumarino “pasa” ampliamente de banderas, grímpolas y gallardetes.