Posts Tagged 'PSOE'

Pedro y Pablo

Los máximos (ir)responsables del PSOE y Podemos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, mantuvieron una reunión de “estadistas” el pasado martes — “conjunción planetaria” parafraseando a la insigne Leire Pajín— para poner en marcha una temerosa “agenda común” con la idea de “desmantelar las políticas del PP”. Es decir, ofrecen a los sufridos españoles como elemento estrella de su propuesta guerracivilista el acabar con el Partido Popular a cualquier precio, despreciando de manera extrema y “bolivariana” la democracia representativa y la voluntad de los españoles refrendada en las últimas elecciones generales. El portentoso profesor de la Facultad de Políticas —luego nos extrañamos de los informes Pisa— y actual sátrapa secretario general de Podemos, manifestó que “para que nosotros gobernemos, necesitamos ponernos de acuerdo con el PSOE, y para que el PSOE gobierne necesita ponerse de acuerdo con nosotros”.

Su epílogo fue épico. Emulando el más furibundo “abrazo del oso”, indicó que ambos partidos de izquierda radical van a “trabajar para construir juntos un proyecto de Gobierno”. Pedro y Pablo son los principales personajes de la mítica serie de ‘Los Picapiedra’. Al menos ellos eran simpáticos. En la cruda realidad —no pido perdón a los “animalistas”— Pedro y Pablo son los principales personajes pero sin pizca de empatía. Pedro Picapiedra es un personaje rudo y poco reflexivo. Es el error constante y una nula capacidad de afrontar sus fallos, lo que desemboca en un cúmulo de nuevos desaciertos. Pedro Sánchez es igualmente rudo y especialmente poco reflexivo. No entiende, y a la vez desconoce, el verdadero objetivo de Podemos. Después de una primera vez, no ha entendido una segunda. Iglesias tiene como principal objetivo y antes de “asaltar los cielos”, fagocitar al PSOE para erigirse en protagonista único y principal de la izquierda. Cae en errores hasta llegar a convertir al PSOE en cuasi marginal con los peores resultados de su historia, pero mantiene esa innata capacidad de intrigar hasta “la derrota final”.

En ‘Los Picapiedra’, Pablo Mármol es aparentemente tranquilo pero igualmente inseguro. Si bien reflexivo en ocasiones, determinadas consideraciones le hacen ser vacuo, ñoño e incluso cursi. Pablo Iglesias es un ser inseguro. Sus “reflexiones” desbordan odio y revanchismo. También una gran dosis de demagogia, farsa y mentira. Representa el populismo en estado puro. Son mensajes vacíos, cargados de nada. Y sus formas nos muestran la “quintaesencia” de la cursilería. En la más cruda realidad, PSOE y PODEMOS estarán coordinadas en sus negociaciones por sus “Vilma y Betty”, Margarita Robles e Irene Montero. La primera, así va el socialismo “español”, portavoz en el Congreso sin militar en el partido. La que deberá exigir disciplina en el grupo parlamentario fue la primera que lo incumplió. Qué paradoja y qué partido. La segunda, una altiva acunada en la ortodoxia y la intolerancia. Y Pedro Sánchez, mezcla de odio, prepotencia y miras más bien cortas, al igual que Pedro Picapiedra, vuelve a caer en los mismos errores.

Pablo Iglesias se lo volverá a llevar al huerto. El PSOE de Sánchez cae en las redes de un partido peligroso donde ese peligro deriva de su propio proyecto político consistente en la imposición de una ideología totalitaria de extrema izquierda que buscará, si obtuviera mayores cotas de poder, eliminar a su adversario, controlar la sociedad y dividir a esta entre los progres y pobres frente a los ricos y malos. Especialmente significados estos últimos por poner en cuestión las soflamas del “gran jefe”. No existe engaño posible. Lo de menos con esta nueva alianza de extrema izquierda no son sus propuestas económicas sino su deseo de sometimiento de la sociedad a sus postulados. Y de nuevo, su primer episodio será el abrazo del oso de Pablo a Pedro. Por desgracia, la actual situación en España no es de dibujos animados. La bochornosa actitud de Pedro Sánchez, desde su necedad, nos puede abocar al abismo. Como dijo el gran Konrad Adenauer, canciller alemán: “Hay algo que Dios ha hecho mal. A todo le puso límites menos a la tontería”.

Tomado de OK Diario

De banderas

En el trigésino noveno congreso federal del PSOE han lucido numerosas banderas republicanas, como se aprecia en la instantánea que ilustra la entrada de hoy. La tricolor no representa a nuestro país, como tampoco lo hacen otras enseñas que muestran un águila imperial en su centro, y que son sistemáticamente atacadas por parte del progresismo militante. Es triste que un partido centenario, que cuenta en sus siglas con la “E” de español, prefiera mostrar la bandera de una república que representó, mal que le pese a algunos, una parte oscura de nuestra historia, extremadamente alejada del paraíso democrático que cuentan muchos políticos actuales que no la conocieron. Nuestro vecino galo llena de enseñas nacionales los mitines de las diferentes formaciones políticas, incluidos por supuesto, los socialistas franceses, mientras en esta España cañí preferimos el extremismo de los símbolos y tratamos de identificar la bandera española con un determinado partido político. Sería una gran idea que, en la renovación pretendida por el nuevo secretario general del PSOE, compartiese con el resto de ciudadanos, piensen o no como él, la utilización de nuestra enseña, empezando por aclarar que la pasada república no fue ejemplarizante para nadie, ni siquiera para un partido que cuenta en su haber con la connivencia hacia una dictadura militar en los tiempos de Primo de Rivera.

La preocupación social del Sr. Iglesias

El grupo parlamentario Podemos y sus “confluencias”, verdadero batiburrillo con más jefes que indios, ha presentado un total de 159 proposiciones no de ley en la cámara baja, de las que, según informe un medio nacional, solo 15 son de contenido social. Muchas de ellas centran su interés en el reconocimiento de las víctimas franquistas, anular las sentencias contra los defensores de la constitución en la Galicia de 1.936 y otras zarandajas similares.

No niego la relevancia de preservar la memoria histórica, pero tengo el convencimmiento de que los “gallegos y las gallegas” tienen preocupaciones mucho más importantes e inmediatas que el honor de sus ancestros. Al final, como sucedía en la película de Garci sobre la novela de Galdós, no deja de ser… un troz de excremento. Poco tiempo atrás, el líder morado, repartiendo carteras con el Sr. Sánchez, se reservaba Interior, Defensa y otras destinadas a controlar el aparato del Estado, lejos de mostrar interés por Agricultura, Pesca, Educación y demás carteras con responsabilidad social. El discurso de la hipocresía está tocando a su fin, porque la mayoría de la “gente” se percata cada día más, de la representación teatral que supone la política en la formación morada, un ejercicio de estilo destinado a alcanzar el poder “para reventar el sistema” (Pablo Iglesias, sic).

Compromisarios

El 39 Congreso del PSOE fue muy interesante, especialmente para algunos compromisarios, encantados de participar y hondamente preocupados por convertir a la formación en una verdadera alternativa de gobierno. Hasta sueñan con ello.

 

Iratxe García

Lo malo no es que se equivoque la ínclita conspicua socialista, lo malo es que ocupa un cargo en el PSOE, ¡como jefa de relaciones internacionales del partido!. Es la prueba palpable y evidente de que, para medrar en el seno de una formación política, hace falta cualquier cosa, menos valía. No se asciende por méritos propios, sino por no moverse en la fotografía, como acertadamente decía, hace ya muchos años, D. Alfonso Guerra, el del hermanísimo, y también por apuñalar discretamente por la espalda a algún que otro oponente en la lid. En fin, el “Tweet”, rápidamente retirado, no dejó de tener su gracia, viniendo de quien venía, y dejó huella indeleble en el universo de internet. Si algún día esta buena señora ocupa un puesto de responsabilidad en el seno del gobierno, espero que sea, por el bien de todos, más eficaz, diligente y preparada.

Transversalidad

La viñeta, publicada en La Razón, es un fiel reflejo del carácter transversal de la corrupción. Vivimos en un país cuyo presidente del gobierno envió mensajes de apoyo a un delincuente fiscal mientras dirigió un partido en el que se repartían sobres sus conspicuos; una oposición oficial que se rasga las vestiduras, indentificando las actividades ilegales con las siglas de su adversario político, pero alimenta el mayor volumen sustraído de dinero público en una Andalucía que despide un hedor pútrido. Y los morados siguen al líder mesiánico, que percibe un cuarto de millón de euros en un paraíso fiscal cuando aún no disponía de cuota alguna de poder, procedente de la sobradamente rica Venezuela, mientras nadie recuerda a D. Pablo estos extremos, siguiendo el ínclito comunista su particular reparto de carnets de honradez política.

Usted, amigo lector, y yo, somos los que pagamos al final los platos rotos.

Puerta del Sol

Podemos llamó este sábado a sus bases a “salir a las calles” y secundar una concentración en la Puerta del Sol de Madrid para mostrar el apoyo de la “sociedad civil” a su moción de censura. Un respaldo que no han logrado en el Congreso de los Diputados donde la iniciativa fracasará . El partido de Pablo Iglesias pretendía hacer una demostración de fuerza pero no consiguió llenar la plaza del kilómetro cero. Delegación de Gobierno cifró la asistencia en 6.000 personas mientras que la formación asegura que fueron 40.000 los que acudieron a la concentración.

En la víspera de las primarias socialistas, la cúpula al completo de Podemos, salvo Iñigo Errejón, se subió al escenario situado en la plaza madrileña junto al “tramabús” en el que colocaron la cara de Cristina Cifuentes como “invitada especial”.

No consiguió el líder mesiánico podemita su propósito, y el Sermón de la Montaña le quedó corto de espectadores. Tal vez tuviera razón el Sr. Ojeda y al madrileño, en general, prefirió la plaza de las Ventas, en la que se celebraba una corrida de toros a la que asistieron veinticuatro mil personas, que pedir la expulsión del Sr. Rajoy y de la derecha en general de todas las instituciones, evento seguido por poco más de cinco mil espectadores.

No escuchamos la voz del Sr. Errejón, que terminó por grabarse un “selfie” para subir a las redes sociales; el bigardo con rostro de infante no se codea con la cúpula podemita, haciendo patente una división interna en la formación, pese a las campanas de boda que sonaron en Vistalegre; luego, el Sr. Iglesias, recurrió a fletar autobuses para evitar una debacle participativa como la registrada que, en todo caso y como suele suceder en política, se interpreta en términos de éxito por parte de los organizadores.

Finalmente, lo mismo que le sucedió al Sr. Sánchez a lo largo de su campaña: Su voluntad de “echar” a Rajoy; no escuché al socialista proponer mejores prestaciones de desempleo, facilitar guardería gratuita a menores con padres trabajadores e ingresos inferiores a cierto “quantum”; no oí nada sobre mejorar la universidad, garantiazar el acceso a todo aquel con valía, independientemente de su poder económico, no… solo escuché que era necesario acabar con el rival político. Cuando la oposición vocifera, cuando sus argumentos, como el del ínclito catalán, son “líbranos de Rajoy”, los popoulares pueden dormir tranquilos, pasarán años antes de que las urnas los desalojen del poder.