Archive for the 'Sociedad' Category

Andreíta

Entiendo la preocupación de la Sra. Esteban con relación al cumpleaños -hoy- de su hija, el decimoctavo, para ser precisos, lo que permite “despixelizar” sus antiguas instantáneas y retratarla, como en la imagen del día, de forma natural.

A la vista del resultado, le apetece a uno “pixelizar” de nuevo a la muchacha, y hacer otro tanto con su madre, aunque de eso, hace ya bastante tiempo, desde los últimos “retoques”. Quiero acordarme de Dª Belén, cuando su “affaire” con el torero la hizo popular, con una belleza juvenil, limpia, fresca, tan alejada del esperpento plástico estético que luce en la actualidad. La hija conserva el aspecto natural, por supuesto, pero -que quieren que les diga- es fea.

El coño insumiso

Piden 3.000 euros de multa para los responsables de la procesión del “coño insumiso”, burla de poco pelo de los pasos católicos de nuestra Semana Santa. Obra y gracia, en este caso, del progresismo militante, que desprecia todo lo que no comulgue -perdón- con el ideario políticamente correcto, que induce a la mofa de la tradición cristiana y subvenciona el Islam -confesión paradigma de la libertad- al que considera multiculturalidad, en uno de los ejercicios de hipocresía política y social, propios de las formaciones emergentes, tristemente condenadas a vivir en la transgresión absurda de todo lo que se etiqueta ideológicamente incorrecto.

Euskadi

El Euskera no lo entiende nadie y el español es una lengua maldita para los independentistas de medio pelo -pese a que la hablen quinientos millones de personas- de forma y manera que se ven obligados a rotular en inglés -que entienden pocos compatriotas- su noticia de construir la patria vasca. Deben llevar años haciéndolo, y a tenor de los resultados, no excesivamente bien. Quien haya leído algo de historia, se preguntará por qué el equipo de fútbol de San Sebastián se llama la “Real” Sociedad, o cual es el motivo de la extraordinaria popularidad de La Concha, y tantos otros datos relativos a la auténtica tradición vasca, cuando su lengua era patrimonio de los ciudadanos de escasa formación cultural y campesinos. Animo y adelante con la construcción de su paraíso independentista.

Orgullo

Tiene uno la sensación de que no siendo gay, se convierte en una especie de despojo social que no va con los tiempos -no es “cool” como dirían otrora nuestros vecinos trasatlánticos- una suerte de retrógrado ente primitivo que no comprende la pluralidad en las relaciones íntimas y vive anclado en el inmovilismo. En Madrid, hasta la Sra. Cifuentes hizo el “trenecito” con Carmena, no sea que un amplio colectivo se sitúe frontalmente contra una formación a la que se tacharía de homófoba automáticamente, con la misma facilidad con la que los morados tildan de fascista a quien muestre disidencia con su pensamiento, políticamente correcto.

No existe, desde mi punto de vista, marginación alguna hacia la homosexualidad y la transexualidad y desde hace ya muchos años; la creación de “ghettos”, revistas específicas, barrios concretos, es fruto de la propia actividad del colectivo y responsable del tipo de distinción que se quiera interpretar, sesgadamente, por parte de los propios interesados. En este sentido llama la atención lo sucedido en Madrid hace tres años, y publicado en este espacio, cuando los organizadores del evento prohibieron el desfile de la carroza israelí por su postura en el tema palestino; curiosamente, es el país de Medio Oriente en el que existe libertad de sexo, toda vez que sus amigos palestinos tienen la poco saludable costumbre de colgar de grúas a quienes muestren esas tendencias “desviadas”; fue el mismo año en el que dicha organización invitó a todas las formaciones políticas menos a los populares, naturalmente, pese a que ninguna de las reformas de la era Zapatero fue modificada por el gobierno conservador.

Lo cierto es que nunca entendí el motivo de sentirse orgulloso por la orientación sexual: Conozco “heteros”, gays, misóginos, bisexuales; las páginas “X” de internet se clasifican por temas de preferencias íntimas, muchas de las cuales, incluso desconozco; sería lo mismo que sentirse orgulloso de tener olfato, o dos piernas, que tanto da. Defendimos en su momento, el día del promiscuo o “putero”, con el permiso de Carmena, que busca castigar a los usuarios de sexo por pago mientras cuelga la bandera del arco iris en el Ayuntamiento. Algo no funciona bien.

 

Felicidades

Pamela Anderson acaba de cumplir cincuenta años. Se hizo famosa como vigilante de la playa, junto al imperturbable David Hasselhof, pero no fue menos popular por sus videos privados subidos de tono con su marido rockero y sus apariciones, hasta en cinco ocasiones, como portada de Play Boy. Por cierto, según he leído, siempre se consiguió con esta señora, un incremento en las ventas de la revista.

Cumple ahora cincuenta años, y aunque la instantánea se anterior, se conserva tan llamativa y sugerente como siempre. Felicidades.

Banda-Bus

Tiene razón el PP en fletar un “Banda-Bus” con las miserias de las hordas podemitas,que no son pocas, pero desacierta en la forma, a través de la que se sitúa a la misma altura que su adversario. El “Odio-Bus” de Inda salió a la circulación con la mala baba de un Iglesias cabreado por la pérdida de popularidad en los últimos meses, motivo por el que planteó una moción de censura; ganase o perdiera, era lo mismo; varias horas de televisión dedicadas a su persona eran rédito sobradamente suficiente para el circo mediático que tan bien maneja. El autobús forma parte del mismo juego, creando una controversia innecesaria, pero que lleva a los dirigentes a aparecer en platós televisivos para que formen parte, con su indumentaria cuidadosamente estudiada por los asesores de imagen, de nuestra cotidianeidad. No debería entrar la formación gobernante en este tipo de juego; los hombres de estado, y Rajoy dice serlo, están por encima de estas iniciativas de patio de colegio o asamblea de facultad -de primer curso, naturalmente- que son además, los medios en los que conspicuos podemitas se defienden como pez en el agua. Tenía razón D. Mariano cuando afirmó que “cuanto mejor peor”, aunque se hiciese un lío mayúsculo, que generó incontables “memes” no exentos de la gracia propia de nuestra idiosincrasia, pero su respuesta nunca debería ser situarse a la altura -baja- de su rival político.

YouTube

Monalisa Perez le disparó el lunes al aspirante a estrella de YouTube Pedro Ruiz, de 22 años, después de que él la convenciera de hacerlo con una poderosa pistola, a unos 30 centímetros de distancia, mientras llevaba una enciclopedia frente a su pecho, consignaron en documentos judiciales autoridades del estado de Minnesota. Ruiz había mostrado otro libro, con un agujero de bala en un lado y sin agujero de salida, como evidencia de que la enciclopedia detendría la bala, dijo la Policía. “Yo y Pedro probablemente vamos a filmar uno de los videos más peligrosos jamás hechos”, escribió Perez el lunes en Twitter. Se ha tratado de persuadir a Ruiz que no realizara el truco, pero él alegó que quería “más espectadores”.

Fríamente, un análisis de la situación nos lleva a las siguientes evidencias: En primer lugar, se trata de una joven de 19 años de edad, embarazada de su segundo hijo y con una niña de tres años; el padre, fallecido, cuenta con 22 años de edad. En segundo lugar, el cabeza de familia pone en riesgo su vida, y la pierde, porque quería “más espectadores” en su canal de YouTube.

La conclusión inmediata es la escala de valores que rige en algunos sectores de las nuevas generaciones, capaces de desatino semejante por aumentar su popularidad en un canal de vídeos gratuito -al margen de los beneficios que colateralmente pueda representar- mientras es padre de una criatura de corta edad que espera un hermanito en breve. La conclusión a medio y largo plazo es cuestionar el tipo de educación que proporcionamos a nuestros jóvenes, la escala de valores, el respeto por la vida y otras cuestiones que son más propias de la familia que de los centros de enseñanza. Como acertadamente dice un asiduo a este espacio, “los neños tienen que ir al cole lavaos y enseñaos, la escuela ye pa aprender“.